Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda (Reichsministerium für Volksaufklärung und Propaganda) fue una instancia del gobierno nazi encargada de elaborar, durante el Tercer Reich la imagen de Adolf Hitler como canciller y reforzar la ideología del partido nacionalsocialista. Fue fundada en 1933 y dirigida por Joseph Goebbels.

Después de la designación de Adolf Hitler como Canciller del Dritten Reich (Alemania nazi), el 30 de enero de 1933, así como la aprobación de la ley por la cual el Reichstag (parlamento alemán) autorizó a Hitler asumir el control total del Imperio alemán - el 24 de marzo de 1933 - el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores comenzó inmediatamente a modelar el nuevo sistema político y social en todos los sectores de la sociedad. La reestructuración de la sociedad alemana debería garantizarles el dominio total de la nación.

El sector de la prensa no quedó exceptuado en este plan. Mediante la subcategoría de las llamadas Illustrierte (revistas populares y de tirada masiva) se puede ejemplificar a grandes rasgos los principales aspectos de la remodelación medial con el fin de sostener y fomentar los intereses políticos e ideológicos del régimen del NSDAP.

Creación del ministerio y disposiciones legales[editar]

Sólo un mes después de la designación de Hitler como Canciller de la Alemania nazi (30 de enero de 1933), éste declaró frente a su gabinete sus intenciones de instaurar un ministerio de propaganda. Ya el 12 de marzo de 1933 Paul von Hindenburg, presidente en la Alemania nazi, firmó el respectivo bando con el cual se crearon los marcos legales que permitieron la fundación de este nueva cartera: el Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda (Reichsministerium für Volksaufklärung und Propaganda) nombrando al mismo tiempo como ministro a Joseph Goebbels.

La ley que reglamentó el quehacer del Ministerio de Propaganda durante la dictadura NS, promulgada el 30 de junio de 1933, indica que el ministerio debe servir:

"(...) für Zwecke der Aufklärung und Propaganda unter der Bevölkerung über Politik der Reichsregierung und des nationalen Wiederaufbaus zu dienen". (Reichsgesetzblatt / RGBL, republicada en: Abel, Karl-Dietrich: "Presselenkung im NS-Staat", Berlín, 1968.). (Traducción libre: "(...) para los fines de ilustración y propaganda en la población sobre la política del Gobierno dell Reich y para la reconstrucción nacional".

La meta de esta ley fue utilizar al Ministerio de Propaganda como un instrumento de poder y de "guía cultural" durante la dictadura NS, tanto en Alemania misma como para las actividades "culturales y de prensa" destinadas al exterior.

Pero un Ministerio de Propaganda no bastó por sí solo para cimentar y difundir la ideología del Estado NS en Alemania. Esta necesitó, además, otros métodos en el área cultural que en gran parte fueron de competencia del Ministerio de Propaganda.

La dictadura del NSDAP estableció mediante leyes un control y vigilancia absoluta de toda la producción cultural del país. Con los decretos de emergencias del 28 de febrero de 1933 (Notverordnungen zum Schutz von Volk und Staat = Decretos de Emergencia para la Protección del Pueblo y del Estado) se permitió al Estado ejercer una fuerte restricción de la libertad de opinión, de la libertad de prensa y de las libertades individuales; al mismo tiempo estos decretos "legalizaron" los registros de viviendas, la confiscación y la intervención de bienes.

Hitler, en un discurso sostenido el 24 de marzo de 1933 ante el parlamento alemán, habló de "la necesidad de realizar una 'limpieza'" en la vida intelectual del país. Los resultados - aquí no se hace alusión a los otros campos de la vida intelectual, cultural, política, social, etc. de la Alemania nazi - fueron claros en el sector de la prensa: todos los medios impresos considerados como pertenecientes a la oposición - primeramente el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) y el Partido Comunista de Alemania (KPD) - fueron confiscados inmediatamente después en un par de semanas. Y no únicamente los medios, sino también los bienes inmuebles y los terrenos de los editores, sus cuentas bancarias, sus imprentas, vehículos, etc. Todo lo que fue confiscado fue vendido en precios simbólicos a las diferentes estructuras y filiales del NSDAP en Alemania. Al SPD se le confiscaron 120 casas editoriales e imprentas y al KPD unas 20.

Los medios impresos del SPD y del KPD y sus bienes pasaron a ser controlados por el NSDAP, así lograron por primera vez levantar una prensa a nivel nacional. Para su financiación, los bancos alemanes le otorgaron créditos en condiciones favorables y otorgaron al mismo tiempo órdenes comerciales a las imprentas-NS, de esta manera la prensa-NS pudo obtener sólidas bases de funcionamiento.[1]

En este escenario había quedado, no obstante, una prensa que abarcaba un espectro de opiniones que representaban desde los valores liberales hasta conservadores, pasando por los religiosos; este espectro conformó la gran mayoría del ente de la prensa en los inicios de la dictadura-NS, siendo tolerada en gran parte. Sin embargo, el edicto de Hitler del 3 de abril de 1933 puso las condiciones bajo las cuales esta prensa podía ejercer sus labores: para poder publicar medios impresos, para crear otros a los ya existentes, darles un nombre, o para designar a un nuevo director o jefe de redacción es necesario obtener un "certificado de confiabilidad política"; y este "certificado" sólo lo podía extender el Ministerio de Propaganda. Esta prensa fue sometida definitivamente a la voluntad política del NSDAP por una orden de Max Amann, el Presidente de la "Cámara de Prensa del Reich" (Reichspressekammer), mediante las llamadas "Disposiciones de Amann".

En la ley del 30 de junio de 1933, el Ministerio de Propaganda recibió, además, funciones que hasta ese momento ejercían otros ministerios. Del Ministerio de Asuntos Exteriores obtuvo los gabinetes destinados a dar a conocer en el exterior la cultura - principalmente arte, exposiciones y cinematografía - y la vida deportiva. El Ministerio del Interior le delegó los dependencias destinadas a la prensa, radio, arte, música, teatro, cinematografía y otros sectores dedicados a la formación, especialmente aquellos dedicados al "esclarecimiento general de la población" (Compare: Müller, George Wilhelm: "Das Reichministerium für Volksaufklärung und Propaganda", Berlín, 1940, p. 11 y siguientes.).

Con el ejercicio de actividades en estos campos quedó manifiesta la intención del régimen NS de la instrumentación de estas áreas con fines propagandistas, tratadas hasta allí como gabinetes técnicos en los respectivos ministerios.

Para cumplir con sus tareas, el Ministerio de Propaganda fue dividido en nueve departamentos: gabinete Jurídico y de Administración, Propaganda, Radio, Prensa, Cinematografía, Teatro, Arte, Literatura y Exterior. Con el fin de lograr una mayor efectividad en sus funciones, el Ministerio de Propaganda creó y mantuvo representaciones ministeriales en 40 localidades y regiones de Alemania; éstas a su vez - como un ente de gobierno - estaban subordinadas directamente bajo la máxima autoridad regional respectiva (Gauleitung). Esta "regionalización" no significó que el NSDAP hubiera hecho una excepción en la construcción, tanto personal como administrativa, de las estructuras del Ministerio de Propaganda, por el contrario, ésta se llevó a cabo en el sentido piramidal y autoritario de la agrupación centralista del Estado-NS. En pocos años este ministerio se convirtió en un ente burocrático de grandes dimensiones p.e.: mientras que al 1 de abril de 1939 contaba el Ministerio de Propaganda ya con 956 funcionarios, empleados y trabajadores, éste tuvo ya sólo un año más tarde 1.356, y a finales de 1940, 1.902 funcionarios, empleados y obreros (Compare: Müller, George Wilhelm: "Das Reichministerium für Volksaufklärung und Propaganda", Berlín, 1940, p. 31 y siguientes.).

Las secciones que supervigilaban a la prensa en el Ministerio de Propaganda recibieron mayor influencia de Otto Dietrich - Vocero de Prensa del Gobierno del Reich y Subsecretario del Ministerio de Propaganda - que de Goebbels mismo. En sus relaciones con la prensa o con el ente de las revistas de tirada masiva, interesa más que nada en estas líneas, nombrar a los departamentos ministeriales "Prensa Alemana" (Deutsche Presse), "Prensa Extranjera" (Auslandspresse) y "Prensa para las Revistas" (Zeitschriftenpresse).

Los subdepartamentos "Prensa Alemana" (también: Prensa Interior) y "Prensa Extranjera" cumplieron la función del máximo filtro para las publicaciones de todo tipo de los diferentes ministerios y demás entes e instituciones de gobierno del Tercer Reich. Además ambas subsecciones tuvieron una competencia ilimitada en todas aquellas áreas que permitieron influenciar y dominar a la prensa: así p.e. ellos preparaban las órdenes y las informaciones de confianza que debía publicar la prensa, o ejercían la censura correspondiente o bien determinaban las cuotas de papel que recibían los medios impresos. Para ejercer con mayor efectividad el control sobre la prensa, el Ministerio de Propaganda creó subdepartamentos que supervigilaban cada campo de la comunicación, así es claro que el subdepartamento de "Prensa para las Revistas" tenía la función de velar por el cumplimiento de las líneas y disposiciones ministeriales en las revistas.

El marco legal de la prensa en el régimen nazi[editar]

Aquí es importante referirse sólo a la ley de prensa del 4 de octubre de 1933 (Schriftleitergesetz vom 4. Oktober 1933). Además se ilustrarán algunos aspectos de la disposición de Amann del 30 de marzo de 1936 (Amann Anordnung vom 30. März 1936). A modo de resumen se puede indicar que el marco legal (leyes, disposiciones, decretos y bandos) que el NSDAP levantó durante su dictadura sirvió sólo para unir y controlar más estrechamente a los periodistas y gente de prensa con la ideología e intereses NS.

La ley de prensa del 4 de octubre de 1933 estaba compuesta por 47 artículos. Entró en vigor el 12 de diciembre de 1933. Con esta ley el NSDAP reglamentó la vida profesional y el comportamiento de los periodistas y personal de la prensa en general. Así p.e., los artículos 5 al 11 determinaban quiénes podían ejercer la profesión: un periodista debía tener la nacionalidad alemana y ser de descendencia aria. El artículo 14 determinaba sobre que asuntos y materias un redactor no podía escribir. Los artículos 22 al 35 describían las obligaciones y deberes de los periodistas y gente de prensa con respecto a la Unión Imperial de la Prensa Alemana (Reichsverband der Deutschen Presse), es decir, la unión patronal de los editores de periódicos y revistas alemanes; los artículos 36 al 46 determinaban las sanciones y penalidades por infracciones a la ley cometidas por periodistas.

La ley definía también quién podía ejercer la función de jefe de redacción y de director del medio. Estos debían ser nombrados por el editor del medio y debían ejercer en el Estado-NS una función pública como si estuvieran al servicio del Estado. Al mismo tiempo los redactores fueron considerados como una especie de funcionarios públicos con una función de instrucción pública. La ley prohibía a los editores de las revistas y periódicos determinar el contenido de sus medios de acuerdo a sus políticas editoriales y posiciones ideológicas; esta labor la realizaba el redactor en jefe y director, persona que a su vez recibía las indicaciones a través de los diferentes canales que el Ministerio de Propaganda creó para esos fines.

La Tercera Disposición de Amann se encuentra en los archivos históricos no bajo esa denominación sino como "Anordnung des Präsidenten der Reichspressekammer zur Wahrung der Unabhängigkeit des Zeitschriftenverlagswesens vom 30. März 1936" (Disposición del Presidente de la Cámara Imperial de Prensa para Salvaguardar la Independencia del Ente Editorial de Revistas del 30 del marzo de 1936). Entre los aspectos más relevantes de las reglas de comportamiento de la prensa dispuestas por Amann en marzo de 1936 sobresalen:

  • la obligatoriedad de los editores de revistas alemanas de exponer ante las autoridades del Estado-NS sus relaciones económicas, la suma de su capital social en la editorial y el porcentaje de participación de estos en la editorial respectiva,
  • la obligación de los editores y de sus esposas de mostrar un certificado de descendencia aria, este certificado incluía a todos los antepasados nacidos a partir de 1800,
  • en caso de recibir subvenciones de terceros debían indicarlos y señalar la cantidad,
  • el artículo II prohibía a las siguientes personas jurídicas ejercer la función de editor: corporaciones de derecho público, sociedades anónimas, sociedades comanditas, sociedades limitadas, cooperativas, fundaciones, industrias y bancos,
  • a personas o grupos de personas que pertenecieran a las iglesias y a otras organizaciones gremiales le estaba prohibido editar periódicos y revistas,
  • en el caso que personas privadas desearan editar una revista o periódico, debían contar con una autorización especial del Presidente de la Cámara de Prensa del Reich.

El artículo 3, inciso 3.º de la Tercera Disposición de Amann del 30 de marzo de 1936 eximía al NSDAP de todas esas reglas.

La Cámara Imperial de Cultura (Die Reichskulturkammer)[editar]

Con la publicación de dos leyes la dictadura NS logró cimentar y fortalecer su dominio total en el ente de la cultura (y prensa): la una creó corporaciones gremiales, obligando a todas las personas que laboraban en el área cultural (y de la prensa) a ser miembro de la respectiva nueva organización gremial. La otra ley - publicada el 4 de octubre de 1933 - "reguló" el quehacer de los directores de medios de prensa y del personal de estos mismo.

La "Ley Cámara Imperial de Cultura" (Reichskulturkammergesetz), del 22 de septiembre de 1933, invistió al Ministro de Propaganda con la "facultad para crear corporaciones de derecho público con el fin de representar los intereses gremiales de los trabajadores de la cultura (y de la prensa)". Las principales organizaciones gremiales creadas fueron la "Cámara Imperial de Escritores" (Reichsschrifttumkammer), la "Cámara Imperial de Radio" (Reichsrundfunkkammer), la "Cámara Imperial de Teatro" (Reichstheaterkammer), la "Cámara Imperial de Música" (Reichsmusikkammer), la "Cámara Imperial de Artes Plásticas" (Reichskammer für Bildende Kunst), la "Cámara Imperial de Cinematografía" (Reichsfilmkammer) y la "Campara Imperial de Prensa" (Reichspressekammer). El conjunto de las cámaras estaban organizadas bajo una asociación común: la "Cámara Imperial de la Cultura" (Reichskulturkammer). El Presidente de la "Cámara Imperial de la Cultura" era por ley el propio Ministro de Propaganda, es decir, Goebbels; el Presidente de la "Cámara Imperial de la Cultura", tenía, entre otras, la función de nombrar a los presidentes de cada Cámara.

La "Ley de la Cámara Imperial de la Cultura" invistió a cada Presidente de cada Cámara con el poder absoluto sobre la corporación cultural respectiva, así, p.e., él podía autorizar o no el ingreso de un miembro (un diario, revista, radio, teatro, etc.) en la Cámara, determinar las condiciones en que este miembro debía operar o ejercer sus labores, ordenar el cierre de una empresa del sector o bien la creación de una nueva sociedad (artículos 4, 25 y 26). El artículo 10 de la Ley de la Cámara Imperial de la Cultura otorgaba al Presidente de cada corporación el poder de autorizar o no a una persona para que ésta ejerciera la profesión respectiva.

Cámara Imperial de la Prensa (Reichspressekammer)[editar]

Como presidente de la Cámara Imperial de la Prensa (Reichspressekammer) fue nombrado Max Amann. La Cámara de la Prensa estaba compuesta por las dos más importantes organizaciones alemanas de la prensa Verein Deutscher Zeitungsverleger (Unión Alemana de Editores de Periódicos) y el Reichsverband der Deutschen Presse (Asociación Imperial de la Prensa Alemana) así como de otras once asociaciones específicas en el sector de la prensa (p.e.: agencias de prensa, empleados de las editoriales, asociación de distribuidores de revistas, etc.) (Compare: a) Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlín 1948, p. 19 y siguientes; y, b) Hale, Oron J.: "Presse in der Zwangsjacke", Düsseldorf 1965, p. 97 y siguientes.).

En los primeros años de la dictadura nazi, la prensa de corte liberal, conservadora y religiosa fue tolerada en un determinado marco dispuesto por la Cámara de Prensa. En lo referente a la prensa religiosa, que hasta 1935 fue de un gran volumen, fue obligada a crear por la Primera Disposición de Amann de noviembre de 1933 un propio departamento al interior de la Cámara de Prensa: la "Hauptfachschaft der kirchlich-konfessionellen Presse" (Departamento Central de la Prensa de Iglesia y Confesional"). Este Departamento a su vez estuvo compuesto por dos subdepartamentos: a) Reichsverband der Evangelischen Presse (Asociación Imperial de la Prensa Evangélica), y, b) Fachschaft der katholisch-kirchlichen Presse (Sección de la Prensa Católica). Las otras confesiones, principalmente la de creencia judía - hasta 1938 -, solamente estaban autorizadas a publicar un número muy restringido de publicaciones, las que además, obtuvieron ya a partir de 1933 una mínima cuota de papel.

Los editores de periódicos y revistas[editar]

La primera medida de los controlares del NSDAP de la prensa fue prohibir la creación de nuevos medios impresos. La prohibición se basó en el inciso 1.º de la disposición del Presidente de la Cámara Imperial de la Prensa publicada el 13 de diciembre de 1933, cuya vigencia - después de una prolongación - fue fijada hasta el 31 de marzo de 1935. Esta disposición autorizaba la creación de nuevas publicaciones sólo en el caso que ellas fortalecieran las metas políticas NS. Esta disposición obligó a los editores alemanes de diarios y revistas a reorganizarse, a partir de ese momento (fines de 1935) pasó a llamarse "Reichsverband der Deutschen Zeitungsverleger" (Asociación Imperial Alemana de Editores de Periódicos).

La Asociación Imperial Alemana de Editores de Periódicos fue, al interior de la Cámara de la Prensa, aquella organización que tuvo el mayor peso político y económico. Entre sus funciones al servicio de la dictadura NS sobresalieron dos: a) velar que sus asociados tuviesen las condiciones personales y materiales para transportar en la prensa las metas del Estado-NS, b) velar por los principios del nazismo al interior de los órganos de prensa mismo.

La prensa escrita[editar]

Mientras que el "Völkische Beobachter" (El Observador Popular) se convirtió en los años 1920 como el periódico u órgano oficial de prensa más importante del NSDAP, se consolidó paralelamente la "Franz Eher-Nachfolger GmbH" como la casa editorial central del nazismo, cuyo Director fue Max Amann desde sus inicios. A partir de esa base, Amann controló ya en 1933 la totalidad de la prensa-NS.

Una vez en el poder del Estado, y con la ayuda de la Ley de la Cámara Imperial de la Cultura así como de las primeras disposiciones despachadas como Presidente de la Cámara de la Prensa, Amann comenzó a levantar el imperio de prensa nazi. Entre otras disposiciones fijó las condiciones de principios para poder ejercer la labor de editor, determinó bajo que condiciones se podía confiscar - con o sin indemnización - casas editoriales, quién podía adquirirlas, etc. De esa manera, la casa editorial central NS "Franz Eher-Nachfolger GmbH" pasó a controlar, mediante una docena de filiales, 1.473 casas editoriales, 352 periódicos diarios, dio ocupación a 35.000 personas, bajo éstas a 600 editores y a 3.000 redactores; la "Franz Eher-Nachfolger GmbH" logró facturaciones anuales, en sus mejores años, mayores a los de la firma química IG-Farben. El consorcio de prensa NS publicó libros, revistas, "Illustrierte" y periódicos diarios. Sólo la tirada de sus periódicos diarios - que no se vendieron únicamente en Alemania, sino que además en toda Europa - alcanzó más de 20 millones de ejemplares. En relación a la totalidad del control sobre periódicos, el consorcio de prensa NS pasó de un mercado medial de 2,5 por cien en el año 1933 al 82,5 en el año 1944 (Compare: a) Las Disposiciones de Amann: "Erste Durchführungsverordnung zum Reichskulturkammergesetz vom 1. November 1933"; b) Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlín 1948, pp. 7-20; c) Hale, Oron J.: "Presse in der Zwangsjacke", Düsseldorf 1965, p. 25 y siguientes, y d) Reichs-Rundfunk-Gesellschaft und Union Deutsche Verlagsgesellschaft, Zweigniederlassung Berlin (Hg.): "Rundfunk Jahrbuch 1929", "Rundfunk Jahrbuch 1930", "Rundfunk Jahrbuch 1931", "Rundfunk Jahrbuch 1932" y "Rundfunk Jahrbuch 1933", Berlin.).

Estructuras informativas nazis de poder y control sobre la prensa[editar]

El sistema de radio en la Alemania-NS fue controlada tanto en sus contenidos como económicamente por el Estado. En cuanto a la prensa escrita, el NSDAP dominó directamente más del 82 por cien. Para ejercer un control más efectivo, sin embargo, el NSDAP creó una serie de mecanismos para "subordinar" a la prensa y estableció pautas de contenidos generales que cada medio tenía que seguir, independientemente si éste estaba controlado directamente por el NSDAP o no. Estos mecanismos y pautas fueren sistematizadas en una serie de estructuras ministeriales o semi oficiales. Cada medio debía seguir estas pautas de comportamiento, adaptándolas a las características técnicas del medio respectivo.

Bajo las estructuras oficiales y semi oficiales creadas por el NSDAP o por el Ministerio de Propaganda se pueden nombrar - además de la censura oficial -, los despachos de informaciones, las conferencias de prensa, las informaciones de confianza, - y especial par el ente de las revistas - el servicio de informaciones para las revistas.

El NSDAP no habló oficialmente de censura en los primeros años de la dictadura (1933-1938), no obstante, esta se ejerció en todos los espectro de la creación cultural (y de prensa). La censura se introdujo oficialmente en la Alemania-NS por primera vez durante la crisis política llamada "Sudetenkrise" (crisis de los sudetes) en el otoño de 1938; esta situación de censura permaneció invariable hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, esto no significó que en los años anteriores no se hubiera ejercido la censura. Los medios impresos, de radio y de cine así como otras expresiones culturales recibieron constantemente "reglas y normas de comportamiento de redacción y de cultura", cuyo seguimiento y cumplimiento era obligatorio. La censura "no oficial" se ejerció a través de una serie de instancia gubernamentales y semi estatales, fundamentalmente, mediante las instancias que suministraba el "material noticioso", entre otros, los despachos de informaciones, las conferencias de prensa, servicios noticiosos diversos, etc.

Los despachos de informaciones como instituciones semi estatales o estatales tuvieron durante la dictadura-NS un doble papel. Por una parte ellos ejercieron una actividad semejante a las actuales agencias noticiosas, con la diferencia, que sus materiales debían ser autorizadas día a día por el Gabinete de Prensa del Ministerio de Propaganda antes de ser dados a conocer a la opinión pública. Los diarios y revistas de la Alemania nazi debieron abastecerse, en primera línea, con "materiales periodísticos" por un despacho de informaciones llamado "Deutsches Nachrichtenbüro/DNB" (Oficina Alemana de Noticias). Paralelamente operaron una serie de despachos de informaciones, siendo los más importantes "Transocean/TO", "Europapress", "Dienst aus Deutschland" (Servicio de Alemania), "Eildienst" (Servicio Urgente), "Reischach Dienst" (Servicio Reischach), "Mattern Korrespondenz" (Correspondencia Mattern) y "Nationalsozialistische Korrespondenz/ NSK" (Correspondencia Nacionalsocialista).

Por la otra parte las oficinas de informaciones debían coleccionar informaciones destinadas a las esferas superiores del partido NSDAP así como a empleados fiscales de mando superior y medio. Todos los despachos de informaciones estuvieron controlados - tanto en contenidos como económica y personalmente - por el despacho del Vocero de Prensa del Gobierno del Tercer Reich.

Las Conferencias de Prensa del Gobierno fueron establecidas regularmente durante la República de Weimar como una institución independiente organizada por la prensa, la cual elegía por votación a su Presidente. Inmediatamente después de asumir el poder, el NSDAP institucionalizó esta instancia de diálogo entre la prensa y el gobierno, la que se caracterizó por su carácter obligatorio de asistir a las conferencias, por el monólogo del gobierno (únicamente a una restringida cantidad de periodistas le estaba permitido hacer preguntas) y por el imperativo de reproducir las conferencias de prensa en el sentido e interés del gobierno-NS. Después de 6 meses de asumir el poder - el 1 de julio de 1933 -, el NSDAP eliminó la independencia de las Conferencias de Prensa del Gobierno, pasándolas a integrarlas como una instancia del Ministerio de Propaganda, adjuntas al Gabinete de Prensa, designado como su Presidente al Director del Departamento IV del Gabinete de Prensa (el Departamento IV pasó a llamarse después "Deutsche Presse"= Prensa Alemana, en el sentido de prensa para el interior de Alemania).

A partir de ese momento, las conferencias de prensa del gobierno fueron obligatorias para todos los periodistas acreditados en Berlín; las conferencias fueron los canales por los cuales se seleccionaban los temas sobre los cuales la prensa debía informar; aquí se recibían las indicaciones para la prensa elaboradas por los distintos gabinetes del Ministerio de Propaganda. Las indicaciones para la prensa se entregaban en forma de comunicados orales y de notas escritas.

En el curso del tiempo, y, en la regla, las conferencias de prensa estaban compuestas de dos partes. Por un lado éstas consistían en la lectura de las llamadas "reglas de expresión" (Sprachregelungen), y, por el otro, en los "Lemas del Día del Vocero de Prensa del Gobierno del Tercer Reich" (Tagesparolen des Reichspressechefs), éste último procedimiento se introdujo por primera vez en 1940.

Bajo "reglas de expresión" (Sprachregelungen) se entiende como un proceso en el cual el Director del Departamento IV, adjunto al Gabinete de Prensa del Ministerio de Propaganda (más tarde Departamento "Deutsche Presse"), interpretaba y aclaraba para los periodistas, en el sentido nazi, los "Lemas del Día del Vocero de Prensa del Gobierno del Tercer Reich". En otras palabras: las "Sprachregelungen" representaron los límites idiomáticos e ideológicos en los cuales los periodistas debían reproducir los "materiales noticiosos" otorgados por el gobierno. Otras interpretaciones no estaban permitidas.

Los "Lemas del Día del Vocero de Prensa del Gobierno del Tercer Reich" eran determinados diariamente en una sesión ministerial a la cual asistían todos los Directores de Gabinetes así como los subsecretarios del Ministerio de Propaganda, los responsables de propaganda del NSDAP y los miembros del "Oberkommando der Wehrmacht/OKW" (Comando Superior de las Fuerzas Armadas, es decir, miembros de la Generalidad de las Fuerzas Armadas de la Alemania del Tercer Reich) y los directores de los despachos de informaciones. Durante estas reuniones se seleccionaban los "principales" eventos políticos, económicos y militares, tanto nacionales como internacionales, que la prensa debía destacar en el día; los "Lemas del Día del Vocero de Prensa del Gobierno del Tercer Reich" fueron las pautas más importantes para la prensa de aquella era: ellos debieron seguirse sin excepción alguna.

Las Conferencias de Prensa del Gobierno del Tercer Reich estaban separadas estrictamente en base a la procedencia de los periodistas: a los representantes de la prensa alemana le estaba prohibido asistir a las conferencias para los periodistas acreditados como prensa extranjera y viceversa. Al mismo tiempo se introdujeron conferencias de prensa para cada grupo medial específico, es decir, para los periodistas radiales, de revistas, de actualidad cinematográfica, etc.

En la norma, las conferencias de prensa del gobierno-NS, tanto para la prensa alemana como extranjera, estaban supervigiladas por O. Dietrich, Subsecretario del Ministerio de Propaganda y Vocero del Gobierno. Goebbels centró su interés en el área del arte, literatura y ciencia. Paralelamente a O. Dietrich, las conferencias de prensa estaban también supervigiladas por el Presidente de la Cámara de la Prensa, M. Amann. En cuanto a las conferencias de prensa para las revistas, el responsable directo fue Alfred Rosenberg, Director Ministerial de la "Oficina para la Vigilancia de la Educación Ideológica" (Amt zur Überwachung der weltanschaulichen Erziehung).

Otro instrumento de influencia directa en la prensa en la era del nazismo alemán fueron las llamadas "informaciones de confianzas" (Vertrauliche Informationen). Estas "informaciones de confianza" eran preparadas por funcionarios del subdepartamento de "Deutsche Presse" (Prensa Alemana) del Ministerio de Propaganda y fueron consideradas como una "fuente de información extra" por el Ministerio ya que los jerarcas NS en el área cultural y de prensa no le dieron a ellas un carácter de guía y obligatorio; éstas no fueron ni controladas ni influenciadas por Dietrich o Amann.

No obstante, la prensa las consideró como guías obligatorias; especialmente la prensa de provincia que no tenía corresponsales en Berlín, principales receptores de las "informaciones de confianza". Éstas se distribuían diariamente en todo el Reich vía telex y a través de las secciones de propaganda del NSDAP así como por las "Gauleitungen" (máximas autoridades regionales) (Compare para este punto: a) Abel, Karl-Dietrich: "Presselenkung im NS-Staat", Berlín 1968, y, b) Hagemann, Jürgen: "Presselenkung im Dritten Reich", Bonn 1970.).

Los servicios informativos para las revistas[editar]

Los servicios informativos para las revistas estaban orientados a los jefes de redacción y directores de las revistas de todo tipo. Estos servicios informativos fueron creados por la sección "Zeitschriftenpresse" (Prensa para la Revistas) del Ministerio de Propaganda. Los servicios informativos para las revistas, tenían, al igual que el resto de las informaciones producidas por el Ministerio de Propaganda, un carácter obligatorio: cada revista debió subscribirse a estos servicios.

La sección "Zeitschriftenpresse" del Ministerio de Propaganda creó dos boletines para las revistas: a) "Zeitschriften-Informationen" (Informaciones para las Revistas), y, b) "Zeitschriften- und Wochendienst" (Servicio de Revistas y Servicios Semanales).

Las "Informaciones para las Revistas" se publicaban semanalmente y eran producidos por las 13 Oficinas de Propaganda del Ministerio de Propaganda que éste había creado en el Reich. Tenían un carácter estatal y en él se resumían aquellas "Tagesparolen" (Lemas del Día del Vocero de Prensa del Gobierno del Tercer Reich) que era relevantes para las revistas.

Los "Servicios de Revistas y Servicios Semanales" fueron creados en 1938 y ellos eran vendidos a las revistas como cualquier otro "servicio de prensa" producido por el Ministerio de Propaganda. Ellos resumían las principales "Tagesparolen" del área cultural. La diferencia con los primeros consistió en que estos últimos, además de las "Tagesparolen", contenían una cantidad variable de contribuciones con temas culturales; los redactores de las revistas estaban obligados a profundizarlos.

"Personalidades" nazis en el ente de la prensa de la Alemania nazi[editar]

Bajo la gran cantidad de "personalidades" nazis que construyeron, levantaron y controlaron el sistema de prensa (y cultura) en la Alemania-NS, se limitará aquí a nombrar sólo a cuatro "personalidades": Dr. Paul Joseph Goebbels, Dr. Otto Dietrich, Max Amann y Dr. Rolf Rienhardt.

Sin duda alguna Goebbels - Ministro Imperial para el Esclarecimiento del Pueblo y de Propaganda (Reichsminister für Volksaufklärung und Propaganda) - es una de las "personalidades" NS más conocida que operó en el sector de la prensa, de la propaganda así como de la cultura en la Alemania Nazi.

Goebbels - Doctor en Filosofía (Dr. Phil.) - entró en contacto con el partido NSDAP ya en 1924. Cuando abandona la Universidad, no encuentra empleo. Él se ocupó, primero, como escritor, después, intentó trabajar como director de teatro. En este tiempo escribió en Heidelberg la novela "Michael", la crítica literaria contemporánea fue absolutamente negativa; por otro lado, ningún teatro lo deseó como director. En esa situación abandonó el sur de Alemania y se trasladó a Colonia, donde fue contratado como empleado bancario por una filial del banco "Dresdner Bank".

Ya como académico desempleado visitaba en el sur de Alemania, a inicios de los años 20, las asambleas del NSDAP. En esa época el NSDAP era pequeño y sin influencias en la sociedad alemana; debido a esa circunstancia Goebbels conoció personalmente a todos los jerarcas nazis de la primera hora. En septiembre de 1924 Goebbels se hizo cargo de la redacción del periódico semanal del NSDAP "Die Völkische Freiheit" (La Libertad del Pueblo). Un año más tarde, él fue nombrado jefe del distrito nazi regional Rheinland-Nord (Una región que está ubicada en la actual República Federal de Alemania en el Estado Federado de Renania del Norte-Westfalia). En octubre de 1925 asumió la dirección de la revista "Nationalsozialistische Briefe" (Cartas Nacionalsocialista); ésta se publicaba dos veces al mes.

Al inicio de su carrera política en el NSDAP, a Goebbels se le consideró ideológicamente como simpatizante del grupo encabezado por Karl Kaufmann y Gregor Strasser, aquella ala del NSDAP con "propensiones sociales", tendencia que tuvo fuertes diferencias con las posiciones nacionalistas de Hitler. Goebbels, sin embargo, cambió de posturas cuando Hitler lo designó - en noviembre de 1926 - jefe berlinés del NSDAP.

Su nominación como jefe del NSDAP en Berlín causó, por una parte, un crecimiento extraordinario del NSDAP en la ciudad, entre otras, por que él organizó las tareas de propaganda y agitación; pero, por otro lado, debido a sus escritos, provocó la prohibición del NSDAP en Berlín (mayo de 1927). Sin embargo, esto no impidió a Goebbels crear un nuevo medio de comunicación del NSDAP dos meses después de la prohibición del NSDAP; él fundó la revista semanal "Der Angriff" (El Ataque). Goebbels fue elegido como diputado en el Reichstag (Parlamento Imperial) en las elecciones de 1928. Dos años después, Hitler lo denominó como jefe nacional de propaganda del NSDAP.

Paralelamente al cargo de responsable nacional de propaganda del NSDAP, Goebbels fue el jefe de propaganda de las secciones del partido encargadas de la radio, de discursos, cinematografía, cultura y agitación. En sus inicios él caracterizó con su personalidad la sección del NSDAP "Amtspresse", aquella sección del NSDAP encargada de sostener y mantener contactos con la prensa alemana y extranjera.

Conjuntamente con su nombramiento como Ministro de Propaganda (1933), Goebbels asumió, también como tal, la presidencia de la Cámara Imperial de la Cultura. A partir de 1939 Goebbels comenzó a escribir con relativa regularidad editoriales, primeramente en el "Völkischer Beobachter" (El Observador Popular), y, después, permanentemente, en una revista semanal del NSDAP - creada en 1941 - llamada "Das Reich" (EL Imperio).

El "nuevo concepto de prensa" nazi[editar]

El "nuevo concepto de prensa" NS fue elaborado por el Ministerio de Propaganda. Algunas facetas de la política medial del NSDAP ya han sido bosquejados en las líneas anteriores; como una forma para completar ese esbozo se puede indicar que el NSDAP consideró a la prensa como:

  • un instrumento más para la realización de las metas políticas del "Partido" y del Estado-NS,
  • como un instrumento de educación del Estado: el NSDAP conceptuó a "la prensa como un servidor del Estado",
  • en el caso que la prensa debiera ejercer crítica y control sobre el Estado (y el "Partido") ésta no debía hacerla pública sino que debía dirigirse personalmente a la instancia superior del organismo estatal (y del "Partido") que cometió la falta "digna" de crítica,
  • a la prensa le estaba prohibido expresar la opinión personal de uno u otro miembro de la prensa,
  • la prensa debía interpretar correctamente la opinión y el pensamiento político del "Führer" (Hitler/Caudillo),
  • la prensa debía educar políticamente a la población en el sentido de la ideología del NSDAP.

A continuación se citarán o reproducirán pensamientos en torno al rol de la prensa de uno u otro representante "intelectual" NS encargado de configurar el sector de la prensa.

Werner Stephan - desde 1929 en el Gabinete de Prensa del Gobierno Imperial y a partir de 1935 consejero personal de O. Dietrich - redujo el concepto, en 1938, a la siguiente fórmula: "La tarea de los periódicos consiste en informar y esclarecer al pueblo sobre hechos y tendencias, de apoyar la actuación del Movimiento y del Estado nazis y de otorgar impulsos al pensamiento político del pueblo. Por estas razones no le corresponde a la prensa, por principio, ejercer críticas a las medidas del Partido y del Estado, a las organizaciones del Partido y a los funcionarios de gobierno.". (Traducción libre. Citado en alemán en: Hagemann, Jürgen: "Presselenkung im Dritten Reich", Bonn 1970, p. 25.).

Bajo los "nuevos" aspectos de esa nueva política medial que aquí también interesa remarcar, sobresale la posición que el NSDAP tuvo frente a la "libertad de prensa". Goebbels indicó, en un discurso sostenido frente a los periodistas en junio de 1937 en Berlín,

"Meinungsfreiheit ist ein Luxus, den sich gegenwärtig nur ein Volk wie das englische leisten kann. In Deutschland ist erst in einigen Jahrzehnten diese Frage zu prüfen.". (Citado en: Hagemann, Jürgen: "Presselenkung im Dritten Reich", Bonn 1970, p. 17.). (Traducción libre:(...la )"libertad de opinión es un lujo, que en la actualidad se lo puede permitir únicamente un pueblo como el inglés. En Alemania es un problema a considerar sólo en unos decenios más.".

O. Dietrich consideró a los periodistas como soldados que debían fortalecer la moral, conciencia y el espíritu de los alemanes, apoyar incondicionalmente a Hitler; O. Dietrich consideró que cada día, los periodistas - especialmente los editorialistas - debían escribir comentarios para fortalecer el "frente interior" de los alemanes, es decir, la moral de los alemanes.

En cuanto al rol específico de las revistas populares y de tirada masiva, O. Dietrich remarcó en 1943 que

"Keine der deutschen Zeitschriften ist um ihrer selbst Willen da. Sie hat ihre Berechtigung gerade jetzt nur als Dienerin der Volksgemeinschaft und als Erziehungsmittel des Staates. Es kann daher auch keine Zeitschrift sich herauslösen aus der antijüdischen Front." Citado en: Hagemann, Jürgen: "Presselenkung im Dritten Reich", Bonn 1970, p. 21.). (Traducción libre: "ninguna de las revistas alemanas existe por voluntad propia. La revista tiene ahora, más que nunca en este momento, su derecho de existencia sólo como una servidora de la sociedad y como und medio de instrucción del Estado. Por consiguiente, ninguna revista puede tampoco separarse del frente antijudío.".

Importancia del ministerio para la ideología nazi[editar]

Los nazis comprendieron cabalmente qué posibilidades de uso tenían los medios como instrumentos de poder y emplearon todas las alternativas para concentrarlos en sus manos y utilizarlos en la realización de sus fines políticos. La meta final del NSDAP no fue informar a la población, sino que lo contrario: desinformarla e influenciarla, utilizar a los medios como instrumentos acríticos y para crear modos de comportamientos otorgados por el Estado y por el NSDAP, los medios de comunicación social fueron guías de conducta.

Las revistas - especialmente las de tirada masiva 'Illustrierte' - tuvieron también que someterse a la voluntad y a los fines políticos de los nazis, ellas sirvieron como medios de estabilización de sistema político.

Sólo en cuatro años el NSDAP logró controlar todo el sistema de prensa escrita y radiofónico existente en la Alemania-NS y subordinarla a sus intereses. En la era del nazismo se caracterizó por la manipulación masiva a través de la concentración de la prensa, de utilización de elementos comunicativos que sirvieron para "desinformar" en vez de "informar", para fomentar la "intolerancia" en vez de la "tolerancia", en fin, una política informativa que apoyó a un régimen dictatorial con los resultados ya conocidos: por una parte la "industrialización de la muerte en los campos de concentraciones" como método para asesinar a más de 6 millones de judíos, sinti y romas (pueblos gitanos), homosexuales, minusválidos y a opositores del régimen, y, por la otra, un sistema de prensa que respaldó a un gobierno que desató la Segunda Guerra Mundial con más 50 millones de muertos.

Bibliografía de consulta[editar]

  • Abel, Karl-Dietrich: "Presselenkung im NS-Staat. Eine Studie zur Geschichte der Publizistik in der nationalsozialistischen Zeit", Colloquium-Verlag, Berlin, 1968
  • Arbeitsgemeinschaft von Verlegern offizieller Funkzeitschriften (Ed.): "Rundfunk Jahrbuch 1933", Berlin, 1934
  • Dietrich, Otto: "Auch die deutsche Zeitschrift ist eine Macht", in: "Der Zeitschriften-Verleger", Berlin, Jg. 42, Heft 5, Januar 1940
  • Haacke, Wilmont: "Die politische Zeitschrift. 1665-1965", Band I, K.F. Koehler Verlag, Stuttgart, 1968
  • Hagemann,Jürgen: "Die Presselenkung im Dritten Reich", H. Bouvier und Co. Verlag, Bonn, 1970
  • Hale, Oron J.: "Presse in der Zwangsjacke: 1933-1945", Droste-Verlag, Düsseldorf, 1965
  • Hoffmann, Alfred:"Haben wir zuviel Zeitschriften?",in: "Der Zeitschriften-Verleger", Berlin, Jg. 42, Heft 16, April 1940
  • Kemritz, Martin (Ed.):"Rufer und Hörer. Monatshefte für den Rundfunk", unter Mitwirkung der Reichs=Rundfunk=Gesellschaft, Jg. 3, Januar-Dezember 1934, Max Hesses Verlag, Berlin-Schöneberg, 1934
  • Lehmann, Ernst Herbert: "Die Deutsche Zeitschrift im politischen Kampf", Verlag Karl W. Hiersemann, Leipzig, 1938.
  • Müller, George Wilhelm:"Das Reichsministerium für Volksaufklärung und Propaganda", Berlin, 1940
  • Reichs-Rundfunk-Gesellschaft und Union Deutsche Verlagsgesellschaft, Zweigniederlassung Berlin (Ed.): "Rundfunk Jahrbuch 1929", "Rundfunk Jahrbuch 1930", "Rundfunk Jahrbuch 1931", "Rundfunk Jahrbuch 1932" y "Rundfunk Jahrbuch 1933", Berlin
  • Reichsverband der deutschen Zeitungsverleger (Ed.): "Pressehandbuch, Gesetz, Anordnungen, Erlasse, Bekanntmachungen. Zusammengestellt und erläutert nach den Bedürfnissen der Praxis", Verlag des Reichsverbandes der deutschen Zeitungsverleger, Berlin, 1938
  • Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln. Eine Schilderung des NS-Pressetrusts", Verlag Archib und Kartei, Berlin, 1948
  • Storek, Henning: "Dirigierte Öffentlichkeit. Die Zeitung als Herrschaftsmittel in den Anfangsjahren der nationalsozialistischen Regierung", Westdeutscher Verlag, Opladen, 1972
  • Weinbrenner, Hans=Joachim (Editor):"Handbuch des Deutschen Rundfunks 1938", Kurt Vowinckel Verlag, Heidelberg-Berlin, 1939

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Hale, Oron J.: "Presse in der Zwangsjacke", Düsseldorf 1965, pp. 68 ss.