Memoria de mis putas tristes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Memoria de mis putas tristes
Autor Gabriel García Márquez
Género Novela
Tema(s) Prostitución
Idioma Español
Artista de la cubierta Luz de la Mora
Editorial Mondadori
País Flag of Colombia.svg Colombia
Fecha de publicación 2004
Páginas 109
ISBN ISBN 978-958-13-4032-9
Serie
Vivir para contarla Memoria de mis putas tristes

Memoria de mis putas tristes es la última novela del noble colombiano Gabriel García Márquez, que fue publicada en 2004. La novela narra en primera persona la historia de un anciano y su enamoramiento de una adolescente.

Argumento[editar]

Vista de la ciudad de Barranquilla a mediados del siglo XX, espacio donde se desarrolla la trama.

Al igual que con María dos Prazeres en "Doce cuentos peregrinos", el protagonista, un hombre viejo, encuentra el amor en el final de su vida, cuando la única aventura que le quedaba era la muerte. Esta es la historia de una relación de amor y obsesión entre un anciano periodista y una niña de clase obrera, quien vende su virginidad para ayudar a su familia.

La acción de la historia comienza a partir del 90º cumpleaños del narrador en la ciudad de Barranquilla.

Ese amor no estaba destinado a ser verdadero, pero el destino cambia, y esa esperanza nace de una oportunidad de un amor desenfrenado, pero termina por ser un amor verdadero.

Presupuesto[editar]

El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor con una adolescente virgen.
Esto es algo nuevo para mí. Yo era ignorante de las artes de la seducción y había elegido siempre a mi novia por una noche al azar, más por su precio de sus encantos, y habíamos hecho el amor sin amor, a medio vestir la mayor parte del tiempo y siempre en la oscuridad, por lo que podríamos imaginarnos a nosotros mismos como mejores de lo que es ... Esa noche descubrí el placer inverosímil de contemplar el cuerpo de una mujer dormida sin las urgencias del deseo o los obstáculos del pudor.
Es un triunfo de la vida que las personas de edad pierden la memoria de las cosas no esenciales.
No se masturban con el tiempo, el tiempo es una herramienta que talla lejos nuestro exceso, como un cincel chips de distancia de mármol para mostrar una obra de arte.
Nunca me he acostado con ninguna mujer sin pagarle, y a las pocas que no eran del oficio las convencí por la razón o por la fuerza de que recibieran la plata aunque fuera para botarla en la basura[1] ... el momento en que tenía cincuenta hubo 514 mujeres con las que yo había estado al menos una vez ... Mi vida pública, en cambio, carecía de interés: los dos padres muertos, un soltero sin futuro, un periodista mediocre ... y un favorito de los caricaturistas por mi fealdad ejemplar.

Período de tiempo de la novela[editar]

La acción de la historia se lleva a cabo a partir del 90 cumpleaños del narrador. El período de tiempo de la novela parece ser 1960, como lo demuestra esta cita de la revista The New Yorker por John Updike:

En cuanto a la hora de la acción, el narrador da a su edad de treinta y dos años cuando su padre muere, "el día que el Tratado de Neerlandia se firmó, poniendo fin a la Guerra de los Mil Días", que se firmó en 1902, por lo que nuestro héroe habría nacido en 1870 y cumplido noventa años , en 1960. "

debemos tener en cuenta el realismo mágico en que se desarrolla esta obra y podemos imaginarnos la verdadera época en que se desarrolla esta historia.

Filme[editar]

La película Memoria de mis putas tristes fue filmada en formato de 35 milímetros y dura 92 minutos, se estrenó el 12 de octubre de 2012, en salas de cine mexicanas. Fue filmada en la ciudad de San Francisco de Campeche, Campeche (México), bajo la dirección del Danes Henning Carlsen y el guión de Jean-Claude Carriére.

La película, es una coproducción de México-España-Dinamarca-Estados Unidos, durante su rodaje levantó polémica (2010), debido a sus tópicos, que supuestamente promueven la trata de menores y comercio sexual, la periodista Lydia Cacho, se opuso al proyecto fílmico, con el argumento de que, en la novela, la intención falaz del anciano hacia la adolescente fomentaba la pederastia. En respuesta a eso la actriz Paola Medina Espinoza (que interpreta a Delgadina) dijo lo siguiente: "Yo creo que fue una mala comunicación. En lo personal yo respeto mucho a los activistas cien por ciento, los admiro mucho y me considero parte de su causa, completamente”.

Por su parte el director de la cinta defendió la siguiente forma: “No hay nada que puedas llamar promoción a la pedofilia en la película, todo se trata de una historia de amor, la historia de un viejo que quiere seguir sintiendo y se enamora. Memoria es una película poética, no polémica”.

Reparto[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]