Melocactus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Melocactus
Melocactus concinnus 1.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Caryophyllales
Familia: Cactaceae
Subfamilia: Cactoideae
Tribu: Cereeae
Género: Melocactus
Link & Otto
Especies
Véase el texto
[editar datos en Wikidata]

Melocactus es un género con unas 40 especies de cactus originarias de México y la parte norte de Sudamérica. Crecen en diversos países de América Central (como El Salvador) y América del Sur, incluso en algunas islas del Caribe (Cuba cuenta con 11 especies).

Descripción[editar]

Son de crecimiento lento y de difícil cultivo. Presentan tallo globular, generalmente solitario, salvo que el meristemo apical haya sido dañado. Cuando la planta es madura, el cuerpo detiene su crecimiento y se produce una corona en la parte superior denominada cefalio, que puede estar en crecimiento permanente durante muchos años, y en algunas especies puede exceder el alto del cuerpo de la planta. En esta parte es donde se producen las pequeñas flores de matices rosa o rojo, florece abundantemente durante la primavera o el otoño, según las especies. Los frutos de color rojo contienen numerosas semillas encapsuladas en ellos y otra característica del género es que cuando maduran se vuelven carnosos y caen.

Etimología[editar]

El nombre del género, utilizado por primera vez por Tournefort, proviene del latín melo, abreviación de melopepo (término con que Plinio el Viejo designaba al melón). Se distingue de las demás cactáceas cilíndricas por tener un cefalio o gorro rojo, razón por la que los primeros españoles que llegaron a Sudamérica le llamaban "gorro turco".

Cultivo[editar]

La mayoría de los Melocactus tienen requerimientos especiales que los hacen de difícil cultivo. Son muy propensos a la putrefacción, por lo que deben mantenerse en recipientes con sustrato muy bien drenado. En verano deben ser regados con normalidad, pero en invierno sólo deben vaporizarse ligeramente de manera esporádica. Requieren pleno sol en los climas más benignos, pero en los meses de más calor se les debe proporcionar algo de sombra, así como en los climas de temperaturas más elevadas. Para asegurar un óptimo crecimiento, es una buena idea realizar un cambio de maceta en primavera cada dos o tres años.


Especies seleccionadas[editar]

Enlaces externos[editar]