Meindert Hobbema

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La avenida de Middelharnis, de Hobbema, h. 1680, National Gallery de Londres.

Meindert Hobbema (bautizado el 31 de octubre de 1638, Ámsterdam - 7 de diciembre de 1709), fue uno de los más destacados pintores paisajistas de los Países Bajos en el siglo XVII, después de Jacob Ruysdael.

Los hechos de su vida son bastante oscuros. Su cronología y cuadros pintados se contradicen. Según la última, su actividad duró desde 1650 hasta 1689; de acuerdo con los primeros, su nacimiento ocurrió en 1638 y su muerte en fecha tan tardía como 1709. Si su obra maestra, en la colección Bredel, titulada Una corriente con árboles, es en verdad de fecha 1650, o El Cottages bajo los árboles de la colección Ford es de 1652, el pintor de estos lienzos no puede ser Hobbema, cuyo nacimiento ocurrió en 1638, a menos que se admita que pintó alguna de sus mejores obras a la edad de 12-14 años. Es posible que se haya señalado como de Hobbema piezas que no lo sean. Un ojo experimentado notaría la diferencia de firmas de Hobbema en ejemplos bien conocidos que se exponen en las galerías de Londres y Rótterdam, o en las colecciones Grosvenor y van der Hoop. Mientras tanto, habrá de saberse que, si se consigue encajar documentos y cronología, los hechos de la vida de Hobbema serían los siguientes.

Vida[editar]

Meindert Hobbema se casó a los 30 años con Eeltije Vincl de Gorcum, en la Oude Kerk de Ámsterdam (Vieja Iglesia), el 2 de noviembre de 1668. Testigos del matrimonio fueron el hermano de la novia, Cornelius Vinck y Jacob Ruysdael. Se puede suponer que Hobbema y Ruysdael, dos grandes maestros del paisaje, estaban unidos en esta época por lazos de amistad, y aceptar la creencia que el primero era alumno del segundo. Pero incluso esto no es seguro, pues la documentación indica que hubo dos Jacob Ruysdael, primos y contemporáneos, en Ámsterdam a mediados del siglo XVII, uno, hijo de Solomon, hacía marcos, y otro, el hijo de Isaac Ruysdael, era pintor. Del matrimonio de Hobbema nacieron cuatro niños, entre 1668 y 1673. En 1704 Eeltije murió, y fue enterrada en la sección de los pobres del cementerio de Leiden en Ámsterdam. El propio Hobbema le sobrevivió hasta diciembre de 1709, recibiendo sepultura el 14 de ese mes en la sección de pobres del cementerio de Westerkerk en Ámsterdam.

Ambos esposos vivieron en el Rozengracht, no lejos de Rembrandt, que también vivió allí en sus últimos y empobrecidos días. Rembrandt, Hals, Jacob Ruysdael, y Hobbema eran en cierto modo parecidos. Todos murieron en la miseria, sin haber visto reconocida ni recompensada su obra, imprudentes quizá en el uso de los medios derivados de sus trabajos.

Obra[editar]

La posteridad ha reconocido a Hobbema y Ruysdael, juntos, como representantes del desarrollo final del arte paisajista en Holanda. Su estilo está tan próximo que no se puede entender uno desconectado del otro. Aun así sus obras difieren hasta cierto punto, y su carácter es generalmente tan marcado que resulta fácil diferenciarlos: Ruysdael más romántico, Hobbema, más lírico y sereno. Tampoco es difícil diferenciar la obra de Hobbema de otras producciones más débiles de sus imitadores y predecesores como Isaac Ruysdael, Rontbouts, de Vries, Dekker, Looten, Verboom, do Bois, van Kessel, van der Hagen, incluso Philip de Koningk.

En el ejercicio de su arte, Hobbema era extremadamente paciente. Es dudoso que alguien haya dominado tan enteramente la representación de la naturaleza tranquila de bosques o molinos. Y no puede creerse que obtuviera esta maestría de forma distinta a su constante residir en el mismo vecindario, en los Guelders o en la frontera holandesa con Westfalia, donde día tras día estudiaría las ramas y el follaje de los árboles, con distintas luces y sombras, en todos los cambios que las estaciones producen. Aunque sus paisajes están en tonos suaves y moderados, generalmente en color verde oliva, y a menudo usando un gris puritano o rosado, sorprenden, no sólo por la variedad de su follaje, sino también por el detalle de su acabado. Con gran sutileza se muestra la luz que atraviesa una nube, iluminando diversas porciones del suelo, brillando a través de hojas y hojas. Si se le ofrece la oportunidad, refleja todo esto en las tranquilas aguas de un remanso en el río cerca de un cottage, o en una corriente que alimenta un molino. El mismo lugar lo representa en diversos cuadros. Un molino le ofrece repetidas oportunidades de captar la atención; y este maravilloso artista, que sólo es secundario respecto a Ruysdael porque carece de la versatilidad de Ruysdael y no extendió sus habilidades lo mismo a las llanuras que a las altas montañas, o torrentes o estuarios -este es el hombre que vivió en la penuria, murió pobre, y no dejó rastro en los anales artísticos de su país. Se dice que Hobbema no pintó las figuras que aparecen en sus cuadros, labor que dejaba a Adriaen van de Velde, Jan Lingelbach, Barendt Gael, y Abraham Storck. Esto sigue siendo una mera conjetura.

Las mejores obras de Hobbema son las de los años 1663 a 1667. De las primeras, varias están en las galerías de Bruselas y San Petersburgo y una en la colección Holford. De 1665 hay varias en la Grosvenor House y en la colección Wallace. De las siete piezas que hay en la National Gallery de Londres, incluyendo la Avenida de Middelharnis, que algunos atribuyen a 1689, y las Ruinas del castillo Breberode, dos datan de 1667. Un ejemplo de las obras de finales de estos años están igualmente en el Museo Fitzwilliam en Cambridge. Entre las obras maestras en manos privadas en Inglaterra pueden señalarse dos paisajes en Buckingham Palace, dos en Bridgewater House, y una que pertenece al Sr. Walter of Bearwood. En el continente europeo está Paisaje con árboles en la Galería de Berlín, un Bosque que pertenece a la duquesa de Sagan en Paris, y un Claro en el Louvre. Hay otras obras de Hobbema en el Museo de Amberes, y en la galería Arenberg de Bruselas.

Referencia[editar]