Mamas tuberosas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mamas tuberosas

Introducción[editar]

Es una malformación o anomalía estética de la mama, que se presenta desde el desarrollo puberal, puede ocurrir que el tejido que cubre la glándula mamaria presente una rigidez excesiva y no se expanda adecuadamente juntamente con el crecimiento progresivo de la glándula mamaria, esta situación puede provocar que a medida que la glándula crece, se sienta presa en la piel que no se expande, y tenga la tendencia a herniarse y salir por el lugar con menorresistencia, que es la fina piel del pezón. Esta situación, puede afectar a una o ambas mamas.

Las mamas tuberosas pueden ser grandes o más habitualmente pequeñas y presentan una serie de características: Areolas grandes, herniación de la glándula a través de la areola, surco submamario alto y estrecho.

Su aspecto es el de unas mamas demasiado separadas, con un polo inferior corto y con una forma, en mayor o menor medida, “tubular”. En muchos casos hay un cierto grado de caída y de herniación de la areola con un diámetro excesivo de la misma.

La mama tuberosa es una malformación congénita, no hereditaria necesariamente pero si con cierta tendencia al agrupamiento familiar. Es una anomalía de nacimiento como son por ejemplo el labio leporino, el paladar hendido, la sindactilia, etc. En una misma familia puede haber una sola mujer con mamas tuberosas, o bien padecerlo varias. A pesar de ser una malformación de nacimiento, debido a sus particularidades y a que afecta a un órgano que no se desarrolla hasta la pubertad, no se puede saber si una niña lo va a padecer hasta que no inicia su vida reproductiva. Se trataría por lo tanto de una malformación que se manifiesta como una anomalía del desarrollo. Funcionalmente la mama tuberosa tiene perfecta capacidad para amamantar hijos, y no tiene mayor incidencia de enfermedades del pecho o tumores.

Otros nombres[editar]

Reciben múltiples tipos de denominaciones: mamas tubulares, mamas tuberosas, mamas constreñidas, mamas caprinas, hernia areolar, hipoplasia del polo inferior. Pero los cirujanos prefieren englobarlas bajo el nombre de mamas "con un defecto de implantación".

Causas[editar]

Se produce durante el desarrollo de la mama, esta crece a partir de una base de implantación exactamente en su raíz de crecimiento donde se unen al músculo pectoral, en donde existe un anillo fibroso o banda de constricción, que es una especie de tendón que impide su extensión por todo el tórax, ocupando lo que sería su espacio natural teórico. Este anillo se situada periféricamente al complejo areola-pezón, y delimita su crecimiento circular a una pequeña área torácica en cada hemitórax. Al iniciar su desarrollo la mama se encuentra estrangulada por este anillo, por lo que sólo puede crecer por dentro del mismo, adquiriendo su peculiar forma. El resultado final, es que la mama no puede desarrollarse hacia el polo inferior y, al tener un punto menor de resistencia a nivel de la areola, la glándula en crecimiento se hernia hacia el complejo areola-pezón, dando como resultado, que el aspecto al final sea el de unas mamas demasiado separadas, con un polo inferior corto y con una forma tubular. Además, como estas mamas solo pueden desarrollarse en su aspecto más central, suelen tener las areolas demasiado grandes y dilatadas.[1]

Clasificación[editar]

La clasificación de Grolleau y col, divide la mama en cuatro cuadrantes y determina 3 grados de deformidad:

  • Grado I

La mama esta atrófica en el cuadrante infero-interno. Generalmente la deformidad es bilateral. Son mamas grandes y caídas. La areola se encuentran desviadas hacia abajo y adentro, siendo el volumen de la mama normal o hipertrófico.

  • Grado II.

Se caracterizan por hipoplasia de los cuadrantes inferiores. El complejo areola-pezón está descendido y la areola suele ser extremadamente grande. En estos casos la areola está desviada hacia abajo.

  • Grado III.

Tiene las mismas características que la tipo II (falta de desarrollo de los cuadrantes inferiores) pero con insuficiente piel de la areola al surco submamario.

  • Grado IV.

Es el tipo más severo. Están afectados los 4 cuadrantes. La base mamaria esta retraída (tanto en su eje horizontal como vertical).

Anomalías anatómicas[editar]

Las anomalias que se pueden encontrar en las mamas tuberosas las podemos concretar en:

Anillo de constricción en la base : Alteración de la base de implantación de la mama (que no tiene la forma redondeada normal) y constricción del surco submamario, que suele estar más elevado y ser más corto (la distancia del surco submamario al pezón es menor de lo normal).

Deformaciones en su visión horizontal: La alteración de la dimensión horizontal, es una mama de base muy estrecha.

Deformaciones en su visión vertical: Alteración en el crecimiento mamario, con falta de desarrollo de los cuadrantes inferiores, lo que le da el aspecto tubular y alargada a la mama.

Aréola de gran tamaño: Areolas excesivamente grandes y/o con aspecto protruido.

Anomalías del volumen mamario: siendo la mayoría mamas pequeñas, aunque también hay casos de volumen normal o aumentado.

Asimetría mamaria: está presente en más de 2/3 de los casos.

Anomalía bilateral: las dos mamas son generalmente tuberosas y todos los grados pueden estar asociados.


Otros aspectos anatómicos[editar]

Además hay otros aspectos secundarios o asociados que con cierta frecuencia forman parte de los hallazgos clínicos en mujeres de mamas tuberosas.

Aunque no siempre están presentes en su totalidad ni con igual intensidad, hay mucho polimorfismo en la mama tuberosa por lo que cada mujer tendrá su propia peculiaridad.

Con suficiente experiencia clínica atendiendo pacientes con mamas tuberosas se puede identificar el problema con una serie de particularidades anatómicas en el resto del cuerpo que con frecuencia se asocian

Rasgos faciales: Una de ellas es un tipo de cara, compuesta por ojos rasgados (ángulo externo ligeramente más elevado que el interno), pestañas prominentes, cejas separadas, piel uniforme, escaso vello, facciones grandes, etc. En general suelen ser mujeres de gran belleza canónica.

Anomalías digitales: Igualmente es común encontrar pequeñas anomalías de la forma de los dedos de la mano o de los pies. En la mano puede haber un dedo meñique inclinado o más corto, desproporción entre pulgar y dedos largos, uñas cortas con falanges distales desproporcionadamente pequeñas, rotaciones, etc. En los dedos de los pies aparecen sindactilias (fusiones), anomalías de tamaño, pies cavos o planos, etc.

Lipodistrofia: Una de las acepciones de lipodistrofia (literalmente grasa anormal) es un tipo de acúmulo graso que no está destinado a acumular calorías y que está presente desde la adolescencia, pues se trata de parte de la anatomía, es decir da forma al cuerpo. Las mujeres con mamas tuberosas, frecuentemente presentan un rodete graso a nivel de la cintura lumbar y en otra placa en el abdomen inferior, sin que por ello padezcan necesariamente sobrepeso.

Piel uniforme: La piel de todo el cuerpo es muy similar, hay escasas diferencias entre cara, cuello, tronco abdomen y piernas.

Otras anomalías: Es muy frecuente que la mama tuberosa vaya acompañada de otras pequeñas anomalías anatómicas en órganos internos, sin que por ello tengan necesariamente que dar síntomas o convertirse en un problema. Los órganos más afectados son el esqueleto y aparato locomotor, el riñón y el corazón. Algunos ejemplos pueden ser soplos cardíacos funcionales benignos, anomalías en la forma renal y vías urogenitales, etc. A nivel metabólico, y probablemente por causas hepáticas, puede existir una aceleración o un retardo en los procesos de eliminación farmacológicos.

Afectación psicológica[editar]

Aunque sólo es una irregularidad cosmética, las mujeres que sufren de mamas tuberosas en su grado más desarrollado, afecta de una forma importante la estabilidad emocional, alterando su manera de relacionarse, pueden llegar a padecer muchos complejos e inseguridades, a menudo puede causar baja autoestima, lo que podría conducir a otros problemas relacionados con la salud mental.

En lugar de estar avergonzadas o cohibidas, muchas mujeres optan por la cirugía plástica para mejorar el contorno del pecho, conseguir un aspecto del seno más natural y mejorar la autoestima.

Tratamiento[editar]

Actualmente el único tratamiento que existe es el quirúrgico. Si se trata de una anomalía muy leve puede subsanarse con un implante, pero en casos más graves se procede a una remodelación glandular completa. En la mayoría de los casos, el procedimiento finaliza con la implantación de una prótesis.

Suele ser preciso el ingreso, dándose el alta al día siguiente. La intervención se realiza bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación. La duración oscila entre 1,5 y 2,5 horas.[2] Dicho tratamiento a emplear varía dependiendo de la clasificación y de la severidad de la deformidad e incluye procedimientos como: remodelación glandular, Mamoplastia, mastopexia o una combinación de ambas.

Pasos quirúrgicos principales[editar]

  • Incisión peri-areolar que permite la remodelación de la areola, el acceso a la glándula y su remodelación. Las suturas se colocan alrededor de la areola en la mayoría de los casos. En casos de mamas grandes en una línea vertical hacia abajo desde la areola y a lo largo del surco debajo de la mama realizándose una T invertida. El proceso no suele precisar prótesis.
  • Liberación de la zona submamaria para re-colocar la mama en su lugar y conseguir el descenso del surco sub-mamario a su nivel normal.
  • Redistribución del volumen glandular, mediante colgajos glandulares en los cuadrantes deficientes, lo que variará según los grados de malformación.

En los grados II y III el volumen es deficiente en diferente grado; en estos casos se precisa la re-modelación de la areola y de la glándula, así como la colocación de una prótesis para aumentar su volumen.[3]

Post-Operatorio[editar]

Tras la cirugía de mamas tuberosas es normal sentir cansancio unos días. Se podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas.[4]

Referencias[editar]

  1. Emilio Moreno. «Mama Tuberosa».
  2. Dr. Oscar Junco. «Mamas tuberosas» (en español). Consultado el 14 de junio de 2013. «La intervención se realiza bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación.».
  3. Oroz, J; Pelay MJ, Escudero FJ. «Reconstrucción de la Mama Tuberosa». 
  4. Dr. Oscar Junco. «Mamas tuberosas» (en español). Consultado el 14 de junio de 2013.

Enlaces externos[editar]

  • [1] Reconstrucción de la mama tuberosa.