Lucio (rey)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Lucio
Fallecimiento 156
Venerado en Iglesia católica
Festividad 3 de diciembre
Patronazgo Liechtenstein; Diócesis de Vaduz; Diócesis de Chur

San Lucio es, según una antigua tradición, el primero de los reyes de Inglaterra que abrazó el cristianismo, en tiempos del papa Eleuterio (170-185).

Fuentes e historicidad[editar]

El nombre de este personaje aparece por primera vez en el Catalogus Felicianus, versión del Liber Pontificalis del s. VI. Mucho más tarde su vida nos es detallada en las obras de S. Beda, y sobre todo en la Historia Regum Britanniae de Geoffrey de Monmouth, obra del s. XII.

Como su colega el también rey bretón San Ricardo, la historicidad de este personaje es más que dudosa. El teólogo e historiador alemán Adolf von Harnack postuló en 1904 la teoría hoy más aceptada entre los estudiosos: que la presencia de este personaje en el Liber Pontificalis sea fruto de un error de copista. El verdadero San Lucio habría sido Abgar IX, rey de la región siria de Osroene y amigo y vasallo del Imperio Romano: este monarca, cuyo nombre completo era Lucius Aelius Megas Abgar, fue de hecho contemporáneo del papa Eleuterio, introdujo el cristianismo en su reino, e incluyó entre sus posesiones la ciudad de Britium -hoy Birta, en Turquía-, de donde vendría la confusión con Britania.

Leyenda[editar]

La obra pseudo-histórica de Monmouth hace de Lucio el hijo menor del rey Mario y el hermano y sucesor del también rey Coilo. Estos tres reyes britanos son inverosímilmente situados en el s. II de nuestra era, o sea, durante la época en que Britania era históricamente una provincia del Imperio Romano.

La tradición señala, como causa de su conversión, el milagro de la legión Melitina, en tiempo del emperador Marco Aurelio, compuesta toda ella de cristianos. En su expedición contra los sármatas, habría salvado al ejército de morir de sed atrayendo sobre ellos una lluvia providencial, al tiempo que caía sobre los enemigos una granizada y una tormenta de rayos que los derrotó.

Aprovechando las relaciones políticas con el Imperio, al que debía su familia el poder -como reyes clientes-, Lucio se dirigió a Roma para conocer la floreciente iglesia cristiana de la capital. El papa San Eleuterio le envió entonces a los misioneros Fugano e Duviano, que le bautizaron y que crearon las primeras diócesis en territorio británico.

Según estas fuentes, Lucio habría muerto en el año 156 -lo que sería incompatible con el pontificado de Eleuterio, situado dos décadas después- sin dejar ningún heredero al trono; esta circunstancia habría echado por tierra su obra cristianizadora.

Veneración[editar]

La fiesta de San Lucio Rey se celebra el día 3 de diciembre. La tradición tiende a confundir la memoria de este rey con la de un San Lucio venerado en Coira (Chur), en Suiza), que habría sido por las mismas fechas el legendario primer obispo de esta localidad, donde murió mártir.

Enlaces externos[editar]