Leyes bahaíes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las leyes bahaíes proceden desde el libro Kitáb-i-Aqdas, además que otros textos de Bahá'u'lláh. Ha habido otras interpretaciones a través de `Abdu'l-Bahá y Shoghi Effendi, y textos autorizados por la Casa Universal de Justicia.

Gradualismo[editar]

Las leyes tienen que ser aplicadas 'gradualmente', y los bahaíes son comprometidos a obedecer las leyes del país de residencia.

Leyes sobre comportamiento personal no son tan importante como los principios generales:

    • contra la pereza y a favor de una vida activa de cada persona
    • contra la calumnia
    • a favor de la igualidad de los sexos, y especialmente contra la violencia contra mujeres y niños
    • para dedicar tiempo a servicio a la humanidad
    • a favor de la igualidad de la humanidad

Los bahaíes obedecerán las decisiones tomadas por sus asambleas espirituales locales y nacionales (consejos religiosos electos) y la Casa Universal de Justicia. Si lo incumplen reiteradamente de forma que pongan en peligro la Fe se les puede sancionar con la pérdida de derechos administrativos o con la expulsión. Las autoridades baháíes piden que sea evitada toda persona que haya sido declarada quebrantadora del convenio.

Conciencia individual[editar]

Las leyes que aparecen en la literatura bahaí no se ven como un código para restringir la gente sino un "vino bueno" y un camino hacía la felicidad. No se consideran como un compromiso hasta que una persona decide hacerse bahaí.

Bahá'u'lláh dijo que las personas deben seguir las leyes por amor, y no por miedo de Dios.

Algunas responsibilidades son individuales; como el ayuno y comportamiento sexual, pero otras son para la comunidad bahaí.

El Ayuno[editar]

Los bahaíes en buen estado de salud entre los 15 y los 70 años observan un ayuno de 19 días cada año entre la salida y la puesta del sol. Tiene lugar del 2 de marzo al 21 de marzo durante el mes de Alá del calendario bahaí.

Alimentos[editar]

No existen tabúes alimenticios en la fe bahaí, aunque a los bahaíes se les prohíbe beber alcohol o consumir drogas con propósitos lúdicos ya que interfieren con el crecimiento espiritual del individuo. El uso del tabaco no está prohibido pero se desaconseja.

El matrimonio[editar]

La vida familiar se considera la piedra angular de la sociedad. Se alientan los matrimonios. Sólo está permitido el matrimonio entre hombre y mujer. En los primeros años de la fe, algunos hombres tenían dos mujeres para conformar con tradiciones de cuidar mujeres viudas en la sociedad de entonces. La poligamía ahora es prohibida por las leyes de los estados donde viven los bahaíes, por las escrituras de `Abdu'l-Bahá y porque en la gran parte de circunstancias, es contra los principios de igualidad entre los sexos.

    • Se pide castidad fuera del matrimonio.
    • Las parejas deben tener el consentimiento de los progenitores vivos para poder casarse, ya que los bahaíes enseñan que el matrimonio no es sólo la unión entre personas sino entre familias.
    • Se espera una fidelidad de ambos consortes.
    • Se permiten los matrimonios entre miembros de distintas religiones. Se fomentan los matrimonios interraciales.
    • Se permite el divorcio, aunque éste no se toma a la ligera y se considera con suma seriedad. Se lleva a cabo si, tras un año de separación, la pareja es incapaz de reconciliarse.
    • Los padres deben dar educación a sus hijos. Si los recursos permiten sólo la educación de uno de ellos, la hija debe ser quien la reciba ya que será la que primero eduque a sus futuros hijos.

Otras leyes[editar]

  • Peregrinación: en general hasta el Centro Bahaí en Haifa, Israel; pero originalmente hasta la casa de Bahá'u'lláh, Bagdad, o la casa de El Bab en Shiraz.
  • La fiesta de 19 días, al principio de cada mes bahaí.
  • La enseñanza obligatoria de niños.
  • La repetición del Más Gran Nombre, 95 vecea al día, por los creentes.

Homosexualidad[editar]

Bahá'u'lláh habló contra de homosexualidad entre hombres y niños, que existía en la sociedad de su día. Eso se ha interpretado como una prohibición de homosexualidad en la fe.