Juego limpio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El saludo amable al contrincante al terminar un encuentro. Símbolo del juego limpio.

Juego limpio[1] (en inglés, fair play), es una expresión muy utilizada para denominar el comportamiento leal y sincero además de correcto en el deporte, en especial fraterno hacia el contrincante "oponente", respetuoso ante el árbitro y correcto con los asistentes. La preocupación por el juego limpio ha ido en aumento en todo el mundo, ante la reiteración de conductas deportivas cuestionables, no sólo por parte de los jugadores, sino por parte también de dirigentes, patrocinadores, padres y familiares, árbitros, entrenadores y público.

El juego limpio tiene como meta una especial importancia para los niños y adolescentes, en una época en la que la profesionalización comienza a incidir sobre los deportistas a edades cada vez más tempranas.

La promoción del "juego limpio" tiene como objetivo primordial recuperar el sentimiento de "jugar", como una actividad naturalmente satisfactoria y generalmente agradable, honesta y divertida. Un aspecto esencial del juego limpio está relacionado con la significación que internamente y para la sociedad tienen las nociones de "ganar" y "competir"; la sistemática descalificación del acto de no ganar, el juego limpio no es solamente "ganar" sino aceptar perder, también le llamamos juego limpio, al jugar sin hacer ningún tipo de "trampa" y respetando al compañero sin groserías ni actos similares; a los niños y adolescentes les importa mucho ganar y no el bienestar y el buen juego, en esto es importante que para no generar discusiones y peleas se respete al adversario, se sepa ser un buen perdedor y en caso de ganar no se enrostre eso al adversario.

En la noción de juego limpio se oponen dos grandes concepciones del deporte: la de los deportistas británicos y franceses del siglo XIX, que sintetizaron su postura con la famosa frase de Pierre de Coubertin, el padre de las olimpíadas modernas: "lo más importante de los Juegos Olímpicos no es ganar sino competir". En contraposición, el deporte estadounidense acuñó la frase: "ganar no es todo, es lo único".[2]

Para los deportistas[editar]

Las sugerencias sobre juego limpio para los [deportista] están principalmente dirigidas al disfrute del hecho de jugar, a no realizar intencionalmente simulaciones o acciones no permitidas por las reglas sin necesidad de control externo, a no discutir nunca las decisiones del árbitro y sobre todo al buen trato con los oponentes y compañeros por igual, incluyendo el reconocimiento expreso de las buenas acciones que ellos realizan, aceptando las derrotas con dignidad y las victorias con sencillez y moderación.

Para los entrenadores y dirigentes[editar]

Los entrenadores deben principalmente respetar la persona del deportista, absteniéndose de realizar actos denigratorios, cuidando su salud aunque ello pueda disminuir el rendimiento deportivo, promoviendo el respeto por los oponentes y manteniendo él mismo una actitud cordial con los otros entrenadores.

Para los patrocinadores y medios de comunicación[editar]

Tercer tiempo en Oxford (Inglaterra). El tercer tiempo es una tradición del rugby, relacionada con el juego limpio. A finalizar cada encuentro, todos los contrincantes se encuentran para compartir una bebida (entre los mayores usualmente abundante cerveza y entre los menores una gaseosa y un sándwich), bromear y cantar grupalmente, como excusa para confraternizar y suavizar los resentimientos que pudieran haber surgido durante la confrontación.

Se exige a los patrocinadores que no promuevan mensajes publicitarios en los que se transmita que "lo único que importa es ganar" o asocien el "perder" con el fracaso, así como que no promuevan rivalidades desmedidas o mensajes denigratorios de algunos de los competidores.

También se ha comenzado a exigir, como parte del espíritu del juego limpio, que los deportistas y empresas deportivas, no acepten ser sobornadas por empresas que en su actividad productiva, violan los derechos humanos de sus trabajadores, han realizado actos de corrupción o hayan afectado el medio ambiente.[3]

Para padres y familiares[editar]

Los cuestionamientos a padres y familiares por tener conductas incompatibles con el juego limpio ha ido en crecimiento de la mano del profesionalismo, con algunos escándalos públicos, incluso en los niveles más altos de competición, como en los casos de Jelena Dokić y Mary Pierce en el tenis.[4] El problema se ha vuelto lo suficientemente grave como para que se establezcan reglas estrictas.

Además de las normas genéricas, las normas sobre juego limpio indican a los padres de deportistas menores de edad que no impulsen a sus hijos a practicar deportes que no desean practicar, que no los ridiculicen por una derrota o un yerro, que no pierdan el control durante los encuentros y sean moderados en sus reacciones, que jamás cuestionen a los árbitros ni mantengan discusiones con otros padres o los entrenadores.

Asociaciones deportivas y árbitros[editar]

Las asociaciones deportivas que deben organizar las actividades deportivas, y en menor medida los árbitros, han sido cuestionadas por ser demasiado tolerantes con los sistemas de castigo del juego desleal y violento, sobre todo en los casos en los que el profesionalismo se encuentra más desarrollado. De todos modos se destacan varios casos de medidas serias destinadas a promover el juego limpio, como las normas en materia de "violencia innecesaria" en el fútbol americano, el Ranking Fair Play de la UEFA, que establece el acceso a etapas definitorias de los torneos para los equipos con mejor comportamiento deportivo, o el tercer tiempo característico del rugby, implantado a partir del 2008 en el fútbol profesional italiano.[5]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.fundeu.es/recomendacion/fair-play/
  2. "w:en:Winning isn't everything; it's the only thing", frase atribuida a Vince Lombardi, pero realmente pronunciada por primera vez por el entrenador de football americano Henry “Red” Sanders en la década de 1930. Steven J. Overman, “'Winning isn't Everything. It's the Only Thing': The Origin, Attributions and Influence of a Famous Football Quote,” Football Studies. Volume 2 Issue 2 (October 1999). full text
  3. La Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera ha iniciado en 2007 una campaña internacional para la Copa Mundial de Fútbol de 2010, llamada "Juego Limpio", en la que sostienen que no puede haber juego limpio en la copa de fútbol, si los estadios y la infraestructura que deben ser construidos, son violando las normas internacionales y nacionales sobre trabajo decente. «Los afiliados Sur Africano de la ICM lideran los grupos de derecho del trabajador en el lanzamiento de la campaña por Trabajo Decente en el fútbol en la primacía a la Copa Mundial 2010.». ICM, 2007. Consultado el 20-ene-2008.
  4. Armero, Diego. «El escándalo llegó con sus padres». Diario El Mundo, España, 4 de sptiembre de 2000. Consultado el 20-ene-2008.
  5. Télam. «Por el "tercer tiempo". En Italia quieren que en el fútbol se imponga la misma moda del rugby. Buscan combatir la violencia.». La Voz, Argentina, diciembre de 2007. Consultado el 20-ene-2008.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

Un alevín del Sporting falla un penalti por ser inexistente [1]