Incompetencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un león viejo se torna incompetente entre sus pares y su medio natural al perder sus capacidades autonómicas.

Incompetencia es un término que indica ineficacia de un sujeto o sistema frente a su universo y tiene varias acepciones, social, económica, sistémica e incluso es aplicable a lo natural.

La incompetencia social es la que que indica a aquella persona natural o sistema que no tiene la capacidad o las competencias necesarias para resolver o funcionar de manera eficiente.[1]

El término también es usado en economía para indicar a aquellas empresas o sistemas económicos que son incapaces de sostenerse de manera eficaz en el mercado.[2] [3]

En términos judiciales, un juzgado puede declararse incompetente cuando el caso que gestiona escapa a sus alcances.

La incompetencia es antónimo al término competitividad.

En la naturaleza, un depredador avanzado en edad se torna incompetente para procurarse de sus presas naturales y opta por presas que no estaban en su espectro alimenticio; esto es común en tigres en la India y leones en África.

La implementación de un sistema de calidad puede ser una herramienta eficaz contra la incompetencia.

Teorías de la incompetencia[editar]

Los siguientes ejemplos genéricos pretenden explicar las causas de la incompetencia.

En términos laborales, un individuo se torna incompetente[4] en su cargo cuando ocurre alguna de estas situaciones:

  • Falta de motivación personal y carencia de liderazgo en sus superiores.
  • Ascensos a puestos para los cuales no está capacitado.
  • Pérdida de los objetivos y metas de su cargo.
  • Adquisición de malos hábitos laborales.
  • Conformismo y pasividad ante los cambios.
  • Dilución de los niveles de autoridad en el sistema.
  • Decepción ante políticas empresariales ambiguas.
  • Incapacidad de trabajo en equipo, incapacidad de socialización.
Una gerencia muy rígida y alejada de sus empleados puede ser causa de ineficacias que derivan en la incompetencia.

En términos económicos,[5] una empresa podría tornarse incompetente en el mercado cuando ocurren algunos de estos ejemplos:

  • Incapacidad de comprensión de los cambios y tendencias del mercado.
  • Incapacidad de adaptación a lo que demanda el mercado.
  • Incapacidad de mantener el equilibrio entre la oferta y la demanda.
  • Falta de modernización e incorporación de nuevas herramientas tecnológicas.
  • Falta de un marketing adecuado.
  • Exceso de burocracia.
  • Gerencias rígidas y mandos medios mediocres.
  • Sistemas de gestión de la calidad inexistentes, mal implementados o débiles.
  • Malas prácticas empresariales.
  • Índices de productividad deficientes.
  • Objetivos y políticas no traspasados a los niveles inferiores de autoridad.
  • Incapacidad de negociación y captura de nichos de demanda.
Las grandes empresas no están exentas de ser afectadas por incompetencia en algunos de sus niveles. La Daewoo fue un caso emblemático de incompetencia frente a su nivel de endeudamiento.

Referencias[editar]