Ibn Marwan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Abd al-Rahman ibn Muhammad Ibn Marwan Ibn Yunus al-Yilligi al-Maridi, conocido como Ibn Marwan al-Yilliqui, Ibn Marwan, "el hijo del gallego" o "el gallego" que es como se denominaba a los cristianos del norte de la Península en esa época pues ese era su origen y el de sus antepasados. Fue un señor hispanomusulmán que ejerció el control del Guadiana Bajo y Medio y el sur del actual Portugal en la segunda mitad del siglo IX.

Ibn Marwan, fundador de Badajoz. Obra del escultor Estanislao García.

Antepasados[editar]

Pertenecía a una familia de muladíes (conversos) originarios del norte del moderno Portugal que se instaló en Mérida. Era nieto de Yunus el Yilliqi. Su padre, Marwan ben Yunus, o Marwan Al-Yilliqi, fue nombrado walí o gobernador de Mérida por el emir omeya de Córdoba Muhammad I

Personalidad[editar]

Ya en su juventud se le conocía como inteligente, valeroso y astuto, con un gran sentido de la milicia y la política y con un fuerte carisma como caudillo a pesar de cu carácter veleidoso. En su trayectoria personal y política tuvo cambios de actitud constantes tanto en el aspecto religioso como en el político pues tan pronto aparece cristiano como musulmán, aliado de los cristianos frente a sus compatriotas musulmanes como a la inversa. Sin embargo, en el fondo su posición personal dominante fue la de preferir considerarse cristiano a musulmán. Por esta razón le era fácil buscar y encontrar la colaboración de los mudéjares es decir, de los que no eran ni lo uno ni lo otro; renegados como él mismo. Maestro en aprovechar las circunstancias en beneficio propio según sus conveniencias.[1]

Debido a su naturaleza emeritense también se le llamaba con el nombre de al Maridi.[2]

Las referencias de los cronistas árabes acerca de este personaje son bastante ilustrativas. De Ibn Ayyan se tiene la siguiente referencia: "Se alejó de las filas musulmanas para entrar en las de los cristianos, cuya amistad prefirió a la de los que dirigen su oración hacia la qibla". En el aspecto militar, este mismo cronista dice que, "tenía fama de caudillo temible. Sus victorias eran muy celebradas; sus actos crueles le valieron gran reputación y respeto entre los emires sus rivales, que terminaron por colocarlo por encima de ellos". Otro cronista, Ibn Adari, señala que "se separó de la comunidad de los creyentes y protegió y frecuentó a los cristianos con preferencia a los musulmanes". Ibn Qutiya comenta, a modo de insistencia sobre lo anterior dicho, que "Llegó a ser el jefe de los renegados en occidente". y este mismo cronista lo describe como "agudo, artero y astuto en la guerra hasta tal extremo que no había quien lo aventajara".;;;.[3] [4] [5] [6]

Actividad antes de su llegada a Badajoz[editar]

El joven Ibn Marwan aparece, en el año 852, confinado en Córdoba donde dio pruebas de sus habilidades maniobreras y facilidad de seducción pues aunque era un cautivo, se valió de su talante simpático y abierto para ganarse la confianza de Mohamed, logrando alcanzar el cargo de capitán de las guardias reales por su valor e inteligencia.[7]

Sin embargo, sus relaciones con Hassín, hagib o primer ministro del emir no eran tan buenas pues este desconfiaba del joven considerándolo un advenedizo lo que propiciaba una fuerte tensión en las relaciones entre ambos. Hay un episodio que marcará para siempre el destino de Ibn Marwan: fue cuando estando los dos en una junta de los wisires, aprovechando Hassín su autoridad superior, injurió a Ibn Marwan delante de todos diciéndole: "vales menos que un perro". Y a continuación lo abofeteó.[8]

Esta afrenta movió a Ibn Marwan a escapar de Córdoba con un grupo de sus seguidores que había logrado reunir dirigiéndose a Mérida para animarla a que se levantase contra los árabes como venganza por la vejación a la que había sido sometido.

Derrota y llegada a Badajoz[editar]

Muhammad envió un contingente que obligó a la ciudad a rendirse y Abd al-Rahman (Ibn Marwuan) tuvo que ir a Córdoba donde se le fijó la residencia. Permaneció en la capital del emirato hasta el año 875, cuando volvió a Mérida dónde, con el apoyo de los clientes de la familia, se sublevó y desconoció la autoridad del emir. Se hizo fuerte en el castillo de Alange pero Muhammad I envió tropas y le obligó a rendirse tras tres meses de asedio; entonces le fue asignada residencia en Badajoz (Batalyaws) tras prometer no volver a levantarse contra el emir, su antiguo amigo. El hecho de elegir Badajoz puede decirse que fue un acuerdo pues el propio Ibn Marwan deseaba ir hacia esta zona por dos razones: en primer lugar por las favorables condiciones defensivas de la zona y en segundo por la feracidad de las vegas bajas del Guadiana. El cronista árabe Al-Razi describe la ciudad como poseedora de muchas términos, con las mejores tierras de labranza y ganadería de España, numerosos viñedos y abundancia de caza y pesca en sus montes y río Guadiana respectivamente.[9]

Los cronistas árabes refieren el episodio de las siguientes maneras: Ibn Adari dice "Y le permitió el emir que se fuera a Batalyos y se estableciera allí, que entonces era una aldea". Ibn Ayyan lo relata diciendo: "Que se bajara a Batalyos que entonces estaba deshabitado y lo construyera para él y su gente"; y, finalmente, Al-Razi lo dice de la siguiente manera: "Que salga de Alange con su gente y se fuera al castillo de Batalyos que esos días estaba abandonado".;;.[10] [11] [12] Ocurría esto en el año 875 y es la referencia directa a Badajoz más antigua que se conoce.

Fundación de Badajoz[editar]

Fundó la ciudad de Badajoz en 875 en el cerro de la Muela, a orillas del Guadiana. A pesar de ser considerado oficialmente el fundador de Badajoz, se han hallado bastantes restos arqueológicos (el más importante es quizá un pozo hallado cerca de la catedral, bajo el suelo del museo catedralicio, junto con numerosos utensilios de barro) y la sospecha de que la Catedral fue construida sobre un templo visigodo hacen pensar que ya había un importante asentamiento visigodo en el cerro de la Muela.

Es poco conocido el hecho de que Marvão, un pueblo situado en el Distrito de Portalegre, en Portugal, recibe el nombre en su honor. Durante un tiempo Ibn Marwan estuvo instalado en la fortaleza que corona su cumbre, el Castillo de Marvão, un lugar inaccesible al norte de sus territorios, al abrigo de una formidable fortaleza.

Construcción y fortificación de la nueva ciudad[editar]

La consolidación definitiva del enclave como población capaz de constituirse en la cabeza de Extremadura, del que habla Matías Ramón Martínez se refleja en una frase suya: "En una palabra: en Badajoz se refugió cuanto pudo salvarse en aquél naugragio de las grandezas sociales de Mérida".[13]

A raíz de la derrota del emir en la batalla de la Sierra de Monsalud y a la vista de la imposibilidad de dominar al rebelde, le ofreció un armisticio para poner un final definitivo a sus continuas batallas. Al emisario que el emir le envió, Ibn Marwan contestó: "Mi deseo es - según el cronista Ibn Qutiya- que se me conceda el Baxarnal para construir allí, formar una ciudad y poblarla y establecer en ella el culto, sin que se me impongan tributos, ni órdenes, ni limitaciones, quedando el río entre ambos"[14]

El lugar que Ibn Marwan había solicitado como asentamiento era concretamente el Cerro de San Cristóbal, situado enfrente de la población de Batalyos que era el sitio donde se había establecido previamente. La razón de elegir este cerro en vez del Cerro de la Muela es que allí tenía el río Guadiana por delante como magnífica defensa natural frente a posibles invasiones futuras, máxime si se tiene en cuanta la gran anchura del río en esa zona. El emir era sabedor de estos datos y por eso le concedió instalarse en la margen izquierda que es donde ya se alzaba la aldea de Batalyos.[15] Para la construcción y ampliación de la nueva ciudad así como para la consolidación de las fortificaciones, Ibn Marwan contó no solo de la autorización del emir sino que además le proporconó parte del dinero y albañiles necesarios para realizar estas obras.[16]

Los datos anteriores quedan reseñados por el cronista árabe Ibn Adari que escribió: había edificado Ibn Marwan en Batalyos una fortaleza, y había fijado en ella su residencia, dando entrada a gentes de Mérida y otras allegadizas de mal vivir.[17] Otro cronista árabe, Ibn Ayyan, confirma tanto la consolidación de la ciudad así como la fecha exacta de este suceso según las siguientes palabras: Abderramán, hijo de Marwan, conocido por el Gallego fue quien hizo nacer esta ciudad, y fue el primero que construyó en ella en la hégira 261, heredándola su hijo Ibn Zaid.[18] El año 261 de la Hégira (esto es, de la huida de Mahoma a la Meca, acaecida en el año 622 después de Cristo) se corresponde con el año 874 de la era cristiana. Así pues, Badajoz, que era la ciudad que constituía su sede, pasó de aldea a ciudad importante.

Gobernó como virtual emir independiente (pero sin tener reconocido el título) hasta su muerte en 889 cuando le sucedió su hijo Marwan ben Abd al-Rahman.

Belicosidad después de haberse establecido en Badajoz[editar]

Batalla de la Sierra de la Estrella[editar]

No estuvo mucho tiempo tranquilo, y en 876 ó 877 se sublevó otra vez y esta vez tuvo el apoyo del señor de Oporto (Burtukal) Sadun al-Surunbaki pero que operaba principalmente en el Algarve, y del rey asturleonés Alfonso III. El ejército enviado por el emir dirigido por el general Hashim ben Abd al-Aziz sufrió una emboscada en la sierra de la Estrella y el general fue hecho prisionero y entregado al rey Alfonso (que lo liberó contra el pago de un fuerte rescate). Hacía falta esperar una fuerte reacción del emir y Abd al-Rahman huyó hacia tierras del rey cristiano donde permaneció ocho años, volviendo a Badajoz en 884. Entonces firmó un acuerdo con el emir por el cual gobernaría de hecho un extenso principado abarcando el valle del Guadiana y el sur de Portugal. Este acuerdo se mantuvo con los emires Al-Mundir (886-888) y Abdallah ben Muhammad (888–912).

Batalla de Mérida[editar]

De forma parelela y en este ambiente de belicosidad continua, Mérida vuelve a sublevarse contra Córdoba sindo el cabecilla de esta nueva rebelión el árabe Ibn Tarik que aprovechó las debilidades defensivas de Mérida para hacerse con ella. Córdoba envía tropas y en una maniobra de difícil explicación, Ibn Marwan, otra vez en buena relaciones con el emir, une sus fuerzas a las cordobesas para retomar Mérida, la ciudad que era su patria. Algunos historiadores explican tan extraña actitud a que, debido a las matanzas y arrasamientos sufridos por los emeritenses, en Mérida ya no quedaba ninguno de sus amigos y compatriotas.

Tras este suceso los partidarios que se unen a Ibn Marwan son muy numerosos, sumándose no solo los últimos cristianos que escaparon de las matanzas de Mérida, sino otros muchos de diversas procedencias, todos ellos fugitivos de los árabes principalmente muladíes, renegados y antiguos moradores de lugares destruidos por la guerra. Incluso el propio obispo de Mérida le siguió acompañado por todos sus clérigos. De esta forma, lo que en un principio fue un grupo de de aventureros se convirtió en un auténtico y potente ejército.[19]

Batalla de la Sierra de Monsalud[editar]

Aprovechando la creciente fuerza y prestigio de su ejército y la debilidad de Córdoba, Ibn Marwan siguió con sus correrías por la Lusitania y el Albarbe, dependientes del emirato de Córdoba a través de la guarnición de Mérida, llegando a ser tan provocativa su actitud que el emir envió un ejército al mando de Hassín, el hagib que abofeteara al rebelde Ibn Marwan.

Habiéndose enterado con anticipación de ello, en vez de quedarse en Badajoz, aún poco apropiado para una buena defensa por falta de fortificaciones, donde Hassin pensaba sorprenderlo, Ibn Marwan marchó con sus tropas a la Sierra de Monsalud donde tendría ventaja sobre su adversario. A su vez, pidió auxilio a su aliado Alfonso III de León que acudió a ayudarlo. Mediante una hábil maniobra estratégica de su lugarteniente Saljun que engañó al enemigo, las tropas del emir quedaron destrozadas y hecho prisionero el propio Hassin.[20] Esta batalla tuvo lugar en la Hégira 262 esto es, el año 875 después de Cristo.[21]

Cubierto de heridas y totalmente derrotado, el primer ministro musulmán fue conducido a la presencia de Ibn Marwan a quien tan gravemente ofendiera anteriormente. Por todo ello, se esperaba un terrible castigo y, posteriormante, la muerte; sin embargo, Ibn Marwan hizo gala de la generosidad propia de tales personajes enviando al vencido como prisionero a su aliado Alfonso III de León como agradecimiento de la ayuda que este le prestó. El rey leonés pidió como rescate la exaorbitante cifra de “cien mil ducados”. Córdoba pagó la mitad dejando que el prisionero se hiciera cargo del resto. Dado que el prisionero no disponía de esa cantidad, solicitó autorización para viajar a Córdoba y reunirla dejando como rehenes a sus dos hermanos, un hijo y un sobrino. Hassin consiguió la cantidad prometida y regresó para saldar la deuda.[22]

La batalla de la Sierra de Monsalud coincide prácticamente en el tiempo, año arriba o abajo según los historiadores árabes o cristianos, con la fundación de Batalyos

Segundo ataque de Hassín[editar]

Reintegrado Hassín a Córdoba tras su liberación, planeó un segundo ataque a su tan odiado enemigo. Insistió al emir hasta convencerlo de que rompiera su promesa de no molestar más a Ibn Marwan y bajo los argumentos de las muchas afrentas recibidas y la mayor facilidad de vencerlo en Batalyos, donde ya estaba asentado, en vez de en las serranías, marchó con su ejército contra él.

Entre las habilidades que Ibn Marwan tenía, una de ellas era la de disponer de informadores sobre los movimientos de los enemigos por lo que conoció anticipadamente este movimiento y envió al emir un mensaje en el que le comunicaba que si persistía la marcha del ejército contra él, destruiría Batalyos y se lanzaría a nuevos ataques en serranías y campos abiertos. El aviso surtió efecto y el ataque fue suspendido. Muy probablemente fuera esta decisión la que salvara a Badajoz de desaparecer.[23]

Fallecimiento de Ibn Marwan[editar]

La tercera etapa de su vida, ya maduro y cansado de batallar, se caracteriza por permanacer establemente en Badajoz a cuyo gobierno dedica como rey el último cuarto de siglo de su vida.[24] La fechade su muerte no está fijada con certeza si bien debió acaecer antes que la del Sultán Abdalá, que tuvo lugar en el año 912.[25] La investigación moderna la sitúa bastante antes, en torno al año 890.[26] En cualquier caso lo que parece cierto es que murió a edad bastante avanzada.

Su hijo Ibn Zaid Marwan le sucedió en el reino de Badajoz y posteriormente su nieto Abdalá ben Mohamed.

Bibliografía[editar]

  • E. Codera, Los Benimeruán en Mérida y Badajoz
  • E. Levi-Provençal, Historia de la España musulmana
  • A. González Rodríguez, Historia de Badajoz
  • [27]

Referencias[editar]

  1. González Rodríguez, Alberto. Historia de Badajoz. pp. 76 y ss. 
  2. Martínez, Matias R. Historia del reino de Badajoz. pp. 54 y ss. 
  3. ProvenÇal, Levi. España musulmana. 
  4. Menéndez Pidal. Historia de España. pp. Tomo IV, 193 y ss. 
  5. Sánchez Albornóz. La España musulmana. pp. Tomo I. 
  6. Revista Sharia. 1998. pp. nº 2–marzo. 
  7. González Rodríguez, Alberto (1999). Historia de Badajoz. p. 77. ISBN 84-87767-22-2. 
  8. Martínez, Matías R. Historia del reino de Badajoz. pp. 54 y ss. 
  9. Pacheco Paniagua. Extremadura en los geógrafos árabes. p. 33. 
  10. Martínez, Matías R. Historia del reino de Badajoz. p. 55. 
  11. Revista Saria (1998). pp. nº1–febrero.  Falta el |título= (ayuda)
  12. González Rodríguez, Alberto. Historia de Badajoz. p. 77. 
  13. Martínez, Matías Ramón. Historia del reino de Badajoz. p. 62. 
  14. Martínez, Matías Ramón. Historia del reino de Badajoz. p. 69. 
  15. González Rodríguez, Alberto (2010). Historia de Badajoz. p. 78. ISBN 978-84-87762-22-2. 
  16. Pacheco Paniagua. Extremadura en los geógrafos árabes. p. 48. 
  17. Martínez, Matías Ramón. Historia del reino de Badajoz. p. 60. 
  18. Pacheco Paniagua. Extremadura en los geógrafos árabes. p. 24. 
  19. González Rodríguez, Alberto (1999). Historia de Badajoz. Ayto de Badajoz. p. 79. 
  20. González Rodríguez, Alberto (1999). Historia de Badajoz. Ayto de Badajoz. p. 80. 
  21. González Rodríguez, Alberto (1999). Historia de Badajoz. p. 80. ISBN 978-84-87762-22-2. 
  22. Martínez, Matías Ramón. Historia del reino de Badajoz. pp. 67–70. 
  23. Martínez, Matías Ramón. Historia del reino de Badajoz. p. 71. 
  24. González Rodríguez, Alberto (1999). Historia de Badajoz. Ayto de Badajoz. p. 83. 
  25. Martínez, Matías Ramón. Historia del reino de Badajoz. p. 75. 
  26. Vernet, Ramiro. La España islámica. p. 165. 
  27. González Rodríguez, Alberto. Historia de Badajoz. ISBN 978-84-87762-22-2.