Hernia estrangulada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una hernia estrangulada es la más frecuente y grave complicación de una hernia, que si no se trata puede llegar a la muerte. La gravedad se debe a dos hechos: a la oclusión intestinal y a la posterior necrosis.

Formación[editar]

El asa intestinal contenida en el saco va a estar comprimida impidiendo el paso del bolo alimenticio y de los jugos digestivos.

Se produce una compresión venosa y una exudación intestinal que hace que se produzca edema del asa. Éste aumenta de tamaño hasta que comprime los vasos arteriales produciendo isquemia y necrosis intestinal.

Síntomas[editar]

  • Tumoración dura, dolorosa e irreductible.
  • Naúseas y vómitos.
  • Ausencia de emisión de gases y heces produciendo obstruccción intestinal.
  • Empeoramiento del estado general: fiebre, taquicardia, deshidratación, irritación peritoneal y shock.

Tratamiento[editar]

Consiste en una intervención quirúrgica de urgencia y reposición hidroelectrolítica.

Véase también[editar]