GFAJ-1

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
GFAJ-1
Clasificación científica
Reino: Bacteria
Filo: Proteobacteria
Clase: Gammaproteobacteria
Orden: Oceanospirillales
Familia: Halomonadaceae
Género: Por determinar
[editar datos en Wikidata]
Células de la bacteria GFAJ-1 cultivadas en arsénico.
Células de la bactéria GFAJ-1 cultivadas en fósforo.

GFAJ-1 es una bacteria extremófila en forma de vara perteneciente a la familia Halomonadaceae -del grupo de las proteobacteria- que, al ser privada de fósforo, es capaz de incorporar el elemento arsénico, que generalmente es venenoso.[1]

Descubrimiento[editar]

El microorganismo GFAJ-1 fue cultivado y descubierto por Felisa Wolfe-Simon, una astrobióloga de la NASA en una residencia del Servicio Geológico de los Estados Unidos en Menlo Park, California. El organismo fue aislado y cultivado a partir de los sedimentos que ella y sus colegas recopilaron durante 2009 a lo largo de la orilla del lago Mono, en California, Estados Unidos.[2] El lago Mono es hipersalino y altamente alcalino, y también cuenta con una de las más altas concentraciones naturales de arsénico en el mundo (200 μM).[3]

En el Árbol filogenético, de acuerdo a la secuenciación 16s rRNA, esta bacteria de forma cilíndrica se encuentra dentro de la familia Halomonadaceae. Se sabe que muchas bacterias de esta familia son capaces de tolerar altos niveles de arsénico, pero GFAJ-1 es capaz de una cantidad mucho mayor. Al ser privada de fósforo, es capaz de incorporar arsénico a su ADN y continuar creciendo. Al introducir arsénico radioactivo en el medio de cultivo de algunas bacterias, Wolfe-Simon observó que aproximadamente un 10% del arsénico absorbido por dichas bacterias terminaba como parte de su ADN. En el ácido nucleico de estas bacterias el arsénico se liga al oxígeno en la misma manera en que el fósforo se liga al oxígeno en el ADN regular; y encontraron que, cultivadas en una solución de arseniato, crecían al 60% de lo que ocurría en una solución de fosfato.

Cuando los investigadores añadieron arseniato marcado radiactivamente a la solución, para seguir su distribución, encontraron que el arsénico estaba presente en las partes celulares que contienen proteínas, lípidos y metabolitos como el ATP y glucosa, y también en el ácido nucleico que conformaba el ADN y el ARN.

Implicaciones[editar]

El descubrimiento de este microorganismo que puede utilizar arsénico para construir sus componentes celulares da lugar a la idea, generada hace tiempo y generalmente aceptada, de que la hipotética vida en otros planetas pudiera tener una composición química diferente a la de la Tierra.[1] [2]

Referencias[editar]

  1. a b «Arsenic-loving bacteria may help in hunt for alien life» (en inglés). BBC News. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  2. a b Bortman, Henry. «Arsenic-Eating Bacteria Opens New Possibilities for Alien Life» (en inglés). Space.com. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  3. Wolfe-Simon, Felisa et al (2010). «A Bacterium That Can Grow by Using Arsenic Instead of Phosphorus». Science. 

Enlaces externos[editar]