Estufa salamandra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fotografía de una estufa salamandra.

La estufa salamandra es una estufa inventada en 1742 por Benjamin Franklin que fue el primer sistema de calefacción moderna no integrado en la construcción. Permite una mejor regulación de la combustión y mejor control del humo que el tradicional hogar, por lo que también supone un ahorro de combustible.

Tiene el inconveniente de que la combustión se efectúa en el ambiente a calefactar y que, aunque implica un ahorro de combustible, utiliza materiales contaminantes (leña o carbón mineral). Es una mejora de la tradicional estufa y consiste en una caja de fundición con una ventana enrejada por la que se añade el combustible, que se eleva del suelo generalmente mediante unas patas y de cuya parte superior sale un caño de chimenea para expulsar el humo.

Su nombre evoca a la salamandra mítica que, según se creía, podía vivir en el fuego.