Estructura argumental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La estructura argumental es una estructura narrativa en donde se identifican tres partes:

Introducción – Nudo – Desenlace

La estructura argumental tiene una relación muy estrecha con la construcción del discurso.

Estructura[editar]

Introducción[editar]

En la introducción, se presentan los personajes, el escenario, y demás elementos que conforman la normalidad de la historia. Puede representarse con el Había una vez de los cuentos clásicos.

Es importante tener en cuenta que la normalidad puede ser algo completamente anormal, terrible, o fuera de lo común, pero presentado como introducción, pasa a ser la normalidad de esa historia. La introducción sirve también para inducir al lector hacia el nudo.

Nudo[editar]

El nudo inicia cuando aparece un elemento de tensión que rompe con la normalidad planteada en la introducción. Se podría representar con el Pero un buen día de los cuentos tradicionales.

Desenlace[editar]

En el desenlace, llegado un punto de tensión determinado, ocurre algún hecho que re-ordena estos elementos y establece una nueva normalidad. A este punto se lo conoce como final o desenlace.

Esta nueva normalidad puede ser similar a la previa al conflicto o mejor o peor o completamente diferente. Lo importante es que el desenlace deja planteado como serán las cosas a partir de ese momento. Puede representarse con ...y vivieron felices para siempre como en los cuentos clásicos.

En el Cuento, esta estructura (el argumento) es el todo. Otras formas narrativas, como la novela, admiten líneas argumentales adicionales (por ejemplo en cada capítulo).

Otras disciplinas artísticas[editar]

La estructura argumental puede ser claramente identificada en géneros narrativos o relacionados con la narrativa, como el cuento, la novela, las obras dramáticas o como en muchas películas. Pero también es posible reconocer una estructura argumental en otros géneros artísticos relacionados con el teatro, como la ópera o el ballet.

Hay también una relación muy estrecha entre la estructura argumental y los movimientos de las obras musicales (sean o no preparadas para la ópera o el ballet).

Referencias[editar]

Véase también[editar]

EN OTRAS DISCIPLINAS : argumentar es dar a conocer un tema exponiéndolo con sus propias palabras u opinando lo conocido.