Encalado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
arquitectura encalada típica del sur de España.

Un encalado es la aplicación de cal como acabado final de paredes y todo tipo de paramentos. Tradicionalmente, el proceso consiste en verter la cal en un recipiente con agua para su apagado, y con esa pasta fluida resultante se encala el muro.

Nomenclaturas[editar]

El encalado es una técnica en la que la cal tiene una consistencia de pintura. Cuando a la mezcla de cal y agua se le añade arena, el material obtenido es más consistente, pasando a convertirse en un mortero, y el grosor de la capa aplicada es mayor. Esta técnica suele denominarse entonces revoco. Cuando en lugar de arena se añade polvo de marmol o marmolina, pero la consistencia sigue siendo fluida como una pintura, la técnica se denomina jabelga, y si la cantidad de marmolina aumenta hasta adquirir consistencia de pasta, o si se añade también arena, entonces tanto la técnica como el material obtenido se denominan estuco..

Características[editar]

El encalado es una técnica muy sencilla y económica de revestimiento. Se aplica fundamentalmente por motivos estéticos, pero se deteriora y ensucia con facilidad. Por este motivo, la cultura popular de algunos pueblos, especialmente en el sur de España, incluye el encalado anual de las viviendas.

Los encalados son populares en muchas zonas cálidas del planeta, donde se usan por su color blanco, que al reflejar la radiación solar consigue que los muros absorban menos energía calorífica, obteniendo así interiores más frescos en las casas. También se utiliza por sus propiedades antisépticas, derivadas de la elevada alcalinidad del material.[1]

La cal permite la necesaria transpiración de los muros, por lo que el encalado es un buen sustituto de la pinturas acrílicas o plásticas, las cuales no siempre conviene usar en construcciones antiguas pues, al ser revestimientos más impermeables, pueden provocar retenciones indeseadas de humedad en el cerramiento.

La cal es además un producto natural que exige muy poco procesado para su utilización, por lo que es un material muy ecológico, siendo su principal desventaja la necesidad de un mantenimiento periódico.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Temple: del huevo al FERCOL 510». Consultado el 11 de noviembre de 2008.

Enlaces externos[editar]