Mortero (construcción)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El mortero es una mezcla de conglomerantes inorgánicos, áridos y agua, y posibles aditivos que sirven para pegar elementos de construcción tales como ladrillos, piedras, bloques de hormigón, etc. Además, se usa para rellenar los espacios que quedan entre los bloques y para el relleno de paredes. Los más comunes son los de cemento y están compuestos por cemento, agregado fino y agua. Generalmente, se utilizan para obras de albañilería, como material de agarre, revestimiento de paredes, etc.

Mortero «recibido» entre las hiladas de ladrillo para trabarlos rellenando las «juntas».

Historia[editar]

La perfección del mortero o cemento de los antiguos ha pasado a proverbio. Los egipcios no lo empleaban en la construcción de los grandes edificios de piedra. Sin embargo, como observó Jacques-Joseph Champollion, entre los bloques calizos del revestimiento de la Gran Pirámide se utilizó una especie de mortero, posiblemente para facilitar su deslizamiento y óptimo ajuste al colocarlos.

Existen muchos ejemplos que acreditan el uso que hacían de ellos los antiguos, del yeso, la cal, los betunes, etc. Los griegos y los etruscos conocían asimismo su uso. Se habla de un depósito para agua en Esparta construido con guijarros y argamasa, y las grutas sepulcrales de Tarquinio están embarradas de un estuco pintado. La necesidad habría hecho adaptar el uso del mortero y de los cementos a todos los pueblos.[1]

Mezclado[editar]

El mezclado de morteros es distinto al mezclado de concreto ya que al no tener agregado grueso tiene una consistencia. Se puede hacer manual dentro de una artesa con un azadón o de manera mecánica en una morterera

Clasificación[editar]

Según el tipo de aglomerante:

Morteros especiales:

Notas[editar]

  1. Con 1 parte cemento + 2 de cal + 3 de arena + 3 de agua.

Referencias[editar]

  1. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat (1906-1914)