Empresa familiar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una empresa familiar está controlada por los miembros de una misma familia en la que el capital y, en su caso, la gestión o el gobierno están en manos de una familia (y personas relacionadas personalmente con dicha familia), que tienen la capacidad de ejercer sobre ella una influencia suficiente para controlarla, y cuya visión estratégica incluye el propósito de darle continuidad en manos de la siguiente generación familiar.

Empresas Familiares como Forma de Organización Empresarial[editar]

Las empresas familiares son la forma de organización empresarial dominante en el mundo. Se calcula que en Norteamérica entre el 80 y 90% de las empresas son familiares, y solamente en México el 92% de las empresas son familiares[1] .

Tamaño de las Empresas Familiares[editar]

El tamaño de las empresas familiares puede variar ampliamente. Una empresa familar puede ser tanto una PYME como una gran corporación, así como la forma de la misma, que abarca tanto a las empresas individuales como a las organizadas como sociedad.

Lo realmente decisivo a la hora de calificar una empresa como familiar son dos cosas: una, la capacidad de control –político- que sobre la misma puedan ejercer una o varias familias (empresa unifamiliar o multifamiliar, según el caso); dos, el deseo de los propietarios de que la empresa continúe en manos de la propia familia mediante la incorporación de la siguiente generación familiar a la propiedad y, en su caso, a la gestión o al gobierno de la misma. Incorporación, que cuando se planifica adecuadamente, se lleva a cabo mediante la implantación de un protocolo familiar.

Por tanto, la gestión de la empresa puede estar en manos de terceros sin que por ello la empresa pierda el carácter familiar.

Existen, desde luego, puntos de vista diversos al respecto, algunos autores definen la empresa familiar como aquella en la que el control accionario está en manos los cónyuges ó de 2 ó más miembros consanguíneos de una familia y en la que trabaja más de un familiar también consanguíneo, pudiendo ser o no los inversionistas. Esta definición hace enfásis en la participación en la operación de la empresa y distingue así a la empresa familiar de la familia inversionista; ésta última puede contar con el control accionario pero no está involucrada en su operación. La diferencia es importante ya que el amor por la empresa se da en el primer caso de manera muy clara y difícilmente en el segundo.

Por otra parte, la Asamblea General, celebrada el pasado día 27 de marzo de 2008, ha consensuado el siguiente concepto de empresa familiar: "Una compañía, tenga el tamaño que tenga, es empresa familiar si:

  1. La mayoría de los votos son propiedad de la persona o personas de la familia que fundó o fundaron la compañía, o son propiedad de la persona que tiene o ha adquirido el capital social de la empresa; o son propiedad de sus esposas, padres, hijo (s) o herederos directos del hijo(s).
  2. La mayoría de los votos puede ser directa o indirecta.
  3. Al menos un representante de la familia o pariente participa en la gestión o gobierno de la compañía.
  4. A las compañías cotizadas se les aplica la definición de empresa familiar si la persona que fundó o adquirió la compañía (su capital social), o sus familiares o descendientes poseen el 25% de los derechos de voto a los que da derecho el capital social.*

Una característica típica de las compañías cotizadas es la fragmentación de su propiedad. El mayor accionista (o bloque de accionistas)en muchas ocasiones tiene menos del 50% de los derechos de voto. En dichas compañías un accionista (o bloque de accionistas) puede ejercer influencia decisiva sobre aspectos fundamentales de gobierno corporativo sin tener la mayoría de los votos. El punto cuarto de la definición se refiere a empresas en las que la familia no cuenta con la mayoría de los votos pero que, a través de su participación accionarial, puede ejercer influencia decisiva."

Según otros autores, se condiderará familiar aquella empresa fundada por uno o varios miembros de una familia, con la intención de participar en la propiedad, control y/o gestión de la empresa, y con el deseo de perdurar sus valores a través de generaciones posteriores.

Sucesión en empresas familiares[editar]

Según diversos autores, hay dos factores importantes que deben considerarse en el desarrollo de la empresa familiar y su proceso de sucesión: el tamaño de la familia, en términos relativos al volumen del negocio, y la idoneidad para conducir la organización, en términos de capacidad directiva, técnica y compromiso con el negocio.[2]

Arieu propone un modelo para clasificar a las empresas familiares según cuatro escenarios: político, apertura, management foráneo y sucesión natural finalmente [1].

Fortalezas esenciales de la Empresa familiar[editar]

La empresas Familiares pueden tener, por su propia naturaleza de Empresa familiar, dos grupos de fortalezas, que son ciertamente esenciales y diferenciales para todo tipo de actividad empresarial: la unidad y el compromiso. Estas dos fortalezas proceden de que en el fondo hay un familiar que desea continuar como tal, y fluyen a través del nexo de unión cultural. En la familia, como grupo humano perfecto que es, se dan de forma natural las capacidades necesarias para conseguir los fines que tiene de perfeccionamiento de sus miembros y de continuidad. Por ello las familias bien ordenadas son una escuela de virtudes, entre las que destacan las de la unidad y dedicación, sin las cuales no hay posibilidad de perfeccionamiento. La unidad entre las personas, la voluntad de continuar juntos,cerrar filas y lograr armonía en las preferencias y modos de hacer, hace que se den intereses comunes entre los miembros de la familia que trabajan en la EF,y entre ellos y los miembros de la familia que son propietarios, y también que haya una autoridad reconocida, en un clima de elevada confianza, que a su vez evita las luchas por el poder y las «segundas intenciones». Por otra parte si hay unidad y confianza, se facilita la transmisión de información y su comprensión, haciendo que la comunicación sea intensa, fluida y sin barreras innecesarias. El compromiso la voluntad de una dedicación intensa y prolongada, conducen a la entrega de todos a la consecución al bien del conjunto, a auto exigirse, a retarse para hacerlo cada vez mejor, y al sacrificio que no reclama más allá de lo que corresponde. No hay duda de que el compromiso personal y libremente tomado es, para cualquier empresa, una de las motivaciones más intensas y elevadas.

Sin embargo, cuando estas virtudes se pierden por una erosión profunda de la familia propietaria, o porque en la empresa se cae repetidamente en las trampas recién citadas, la EF corre el gravísimo riesgo de pasar con rapidez de lo optimo a lo pésimo. De transformar la unidad en desunión y el compromiso en abstención.

Referencias[editar]

  1. Centro de Empresas Familaires. «Diplomado y Gestión de Empresas Familiares» (en español). Consultado el 21 de septiembre de 2014.
  2. Arieu, 2010.

Bibliografía[editar]

  • Sánchez-Crespo Casanoca, Antonio J. (2004). Empresa familiar: Guía básica para empresarios y directivos. Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid. ISBN 84-96234-26-6. 
  • Leach, Peter (1999). La empresa familiar. Ed. Granica. p. 311. ISBN 84-7577-475-X. 
  • WARD, JOHN L. (1994). La empresa familiar. p. 216. ISBN 950-02-3626-5. 
  • NEUBAUER, FRED; LANK, ALDEN G. (1999). La empresa familiar. DEUSTO. p. 315. ISBN 84-234-1619-4.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  • ARIEU, AGUSTIN (2010). MANAGEMENT HERALD, No. 88, ed. El legado de las empresas de familia. 

Véase también[editar]