Elizabeth Arden

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Elizabeth Arden
Elizabeth Arden NYWTS.jpg
Elizabeth Arden en 1939.
Nombre de nacimiento Florence Nightingale Graham
Nacimiento 31 de diciembre de 1884
sin etiquetar
Fallecimiento 18 de octubre de 1966
Manhattan
Nacionalidad Canadá y Estados Unidos
Ocupación empresaria, cosmetóloga
Premios
  • Caballero de la Legión de Honor
Sitio web
[editar datos en Wikidata]

Elizabeth Arden (31 de diciembre de 1884 - 19 de octubre de 1966) canadiese que montó su imperio de cosméticos en Estados Unidos.

La señorita Elizabeth Arden creó la industria de la belleza de estadounidense hace un siglo. Su verdadero nombre era Florence Nightingale Graham. Educada en Málaga y nacionalizada estadounidense, era la personificación de la mujer profesional norteamericana. Se casó dos veces, pero no tuvo hijos. Había estudiado para enfermera, pero se pasó a la cosmética. Viajó de las zonas rurales de Canadá a Nueva York, donde abrió el primer salón de la puerta roja en la Quinta Avenida en 1910. Su primer producto consistió en una pequeña gama de cremas y lociones; cuando murió, dirigía un imperio que fabricaba 450 productos diversos, vendidos en todo el mundo.

Ella fue la primera en introducir el maquillaje de ojos a las mujeres de América y fue pionera en la creación del "cambio de imagen." Con el lanzamiento de Arden piel tónica, la compañía se convirtió en la primera en incorporar su nombre en un producto. Miss Arden desarrolló el primer viaje importante sobre productos de belleza, y fue la primera mujer en el negocio de los cosméticos que entrenó a un gran equipo de vendedoras, manifestando así su confianza en ellas.

Levantó su empresa con la teoría de que el ejercicio, la dieta, el masaje y la buena postura eran esenciales para la belleza. Solía levantarse temprano, comía frugalmente, trabajaba a un ritmo lento y siempre trataba a sus empleados amablemente. Arden fue pionera en una industria compleja, y la convirtió en un sector de fabricación de productos elegantes y modernos, y en una verdadera contribución a la sociedad humana.