Dominio magnético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los dominios magnéticos son agrupaciones de imanes permanentes elementales (dipolos magnéticos). Un dominio magnético puede aparecer en un material (ferromagnético o ferrimagnético, por ejemplo), en el que se dé un ordenamiento magnético a medio alcance.

Fue Pierre Weiss quién se dio cuenta, en 1907, que los materiales ferromagnéticos están formados por estos dominios, los cuales si están orientados al azar hacen que el material no exhiba propiedades magnéticas. Estos dominios magnéticos permiten explicar por qué el hierro no es espontáneamente ferromagnético. Esto fue probado por Barkhausen en 1919, quien por medio de amplificadores electrónicos oyó los "clics" cuando un campo externo obliga a los dominios de Weiss a alinearse. Este es un comportamiento irreversible que explica el fenómeno de histéresis.

Los dominios están separados por las llamadas paredes de Bloch, en las cuales se produce la transición en la orientación de los dipolos. Por encima de cierta temperatura crítica (Temperatura de Curie), los dominios magnéticos se desordenan por efecto de la entropía, dando lugar a un sistema paramagnético.

Sometido a campos elevados, un material, especialmente si es un monocristal de pequeño tamaño, puede estar compuesto por un único dominio magnético (denominado monodominio).

Esquema de dominios magnéticos de un ferromagneto alineándose con un campo creciente