Diomedea exulans

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Albatros viajero
Diomedea exulans - SE Tasmania.jpg
Estado de conservación
Vulnerable (VU)
Vulnerable (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Procellariiformes
Familia: Diomedeidae
Género: Diomedea
Especie: D. exulans
Nombre binomial
Diomedea exulans
Linnaeus, 1758
Albatros viajero en vuelo.
Huevo de Diomedea exulans
Albatros Errante (Diomedea exulans), al este de la península de Tasmania, Tasmania, Australia.

El albatros viajero[2] o errante (Diomedea exulans) es una especie de ave procelariforme de la familia Diomedeidae. Fue el primero de los albatros en ser descrito y es el más extendido de los mismos. Alcanzando una altura de 1,30 m, una envergadura alar de más de 3,5 m y pico de 20 cm, es el mayor de los albatros y de las aves voladoras hoy existentes.

D. exulans habita en todos los océanos del hemisferio austral, en especial en las regiones subtropicales y subantárticas, aunque no es extraño verlo en el trópico de Capricornio, y en ocasiones aún más al norte. Prefiere pescar en alta mar, lejos de la tierra; su alimentación se basa en cefalópodos, peces y desperdicios de los barcos.

El plumaje de las alas es blanco en los machos adultos, con las plumas primarias negras; muestra grandes cubiertas alares moteadas de negro hacia los extremos, y con la edad la proporción de blanco aumenta. El pico es rosa pálido, con los orificios nasales ligeramente inclinados hacia arriba; las patas son palmeadas, y de color carne. La hembra más pequeña, y tiene una corona de plumas color café. Los juveniles muestran plumaje más pardo y patas pardas. Se asemeja mucho al albatros real (Diomedea epomophora).

Es monógamo de por vida; en el caso de que un miembro de la pareja muera, el otro no se reproducirá hasta formar una nueva pareja, lo que puede tardar varios años. Se reproduce bienalmente, alcanzando la madurez sexual alrededor de los 10 años de edad; anida en las islas antárticas y subantárticas, donde construye el nido con plumas, musgo y excrementos en áreas separadas entre sí más de 20 m. La hembra pone un único huevo blanquecino, que ambos padres empollan hasta su eclosión 80 días más tarde. Si el huevo se malogra o el pichón muere a los pocos días de nacido, es posible que regresen al año siguiente a anidar; si no, pasarán dos años hasta que lo hagan.

La tardía madurez y la puesta de sólo un huevo por nidada hace que el matar unos pocos individuos adultos tenga serias implicaciones a largo plazo en la supervivencia de las poblaciones. Ya existen pruebas de una disminución en algunas poblaciones de aves marinas como resultado directo de la pesca con palangre; la Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) adoptó medidas para su conservación, ya que las aves eran arrastradas con facilidad por los espineles de los bacaladeros de profundidad al lanzarse sobre las sardinas que servían de carnada. Cientos de ellos mueren atrapados en estas pitas todos los años.

Amenazas[editar]

Su reproducción no es muy frecuente y forman parejas que pueden permanecer juntas de por vida, por eso su muerte pone en peligro la especie.

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2012). «Diomedea exulans». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.2. Consultado el 13 de noviembre de 2012.
  2. Bernis, F.; De Juana, E.; Del Hoyo, J.; Fernández-Cruz, M.; Ferrer, X.; Sáez-Royuela, R. y Sargatal, J. (1994). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Primera parte: Struthioniformes-Anseriformes)». Ardeola 41 (1):  pp. 79-89. http://www.seo.org/wp-content/uploads/tmp/docs/vol_41_1_primero.pdf.  Consultado el 10 de noviembre de 2012.

Enlaces externos[editar]