Dieta alta en fibra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La dieta alta en fibra es un tipo de dieta para el ser humano propuesta por varios autores como el Dr. Joel Fuhrman y el Dr. Caldwell B. Esselstyn, basada en estudios epidemiológicos de grandes poblaciones que consumen un determinado tipo de alimentos durante gran parte de su vida.

Aunque algunas personas han adoptado esta dieta inicialmente por su efectividad para bajar de peso, el objetivo principal de la misma es mejorar sustancialmente la salud, fortaleciendo el sistema inmunitario a base de una ingesta de alimentos ricos en nutrientes y a la vez bajos en calorías, y evitando los alimentos causantes de enfermedades como las grasas polisaturadas y los aceites procesados.

Propuesta alimenticia[editar]

Esta dieta propone un alto consumo de frutas frescas, vegetales con bajo contenido de almidón, y leguminosas, cantidades moderadas de granos enteros y vegetales con alto contenido de almidón.

Recomienda un consumo mínimo o nulo de productos de origen animal, incluyendo carnes, huevo y lácteos de todo tipo, por ser estos altos en grasas polisaturadas, nulos en su contenido de fibra y micronutrientes como vitaminas, antioxidantes y fitonutrientes.

También recomienda evitar al máximo los productos procesados como el aceite o grasas vegetales o animales, y las harinas y azúcares refinadas.

A continuación se citan los alimentos más ricos en fibra: frutas (albaricoque, ciruela, fresa, frambuesa, mora, higo, kiwi, naranja, limón, manzana, membrillo, pera y plátano), verduras y hortalizas (alcachofa, apio, brócoli, col de Bruselas, coliflor, puerro, pimiento verde, cebolla, nabo, remolacha y zanahoria), cereales y otros alimentos (arroz y pasta integral, harina y cereales integrales, pan integral, patata, legumbres, aceitunas, frutos secos y palomitas de maíz).

Beneficios en la salud[editar]

Las recomendaciones actuales de fibra diaria son de 10 g. por cada 1000 Kcal de la dieta. De forma general se aconseja consumir unos 30 gramos al día.

Según los estudios clínicos que citan los médicos Fuhrman y Esselstyn, este tipo de dieta tiene un efecto benéfico en la salud, reduciendo y en muchos casos revertiendo afecciones graves como la hipertensión arterial, diabetes tipo II, ataques cardiacos, etc.

También los resultados de seguir esta dieta incluyen la reducción de peso.

Opiniones en contra[editar]

Esta dieta propone un consumo total de proteínas alto y similar al de una dieta que incluya alimentos de origen animal. Sin embargo, las proteínas procedentes de vegetales, legumbres, semillas, nueces, etc. proporcionan una fuente de proteínas de baja calidad en comparación a las proteínas del pescado, huevo y carne -por ese orden-.

Un menú típico de la Dieta Alta en Fibra recomienda 60 g de proteína, cantidad que está por encima del mínimo recomendado por la USFDA. De hecho este organismo acepta que un bajo consumo de proteína no es un problema de salud pública para adultos y niños mayores de 4 años.

Bibliografía[editar]

Campbell, T. Colin, Thomas M. Campbell II - "The China Study"

Natalia Rose “The raw food detox diet”

Fuhrman, Joel MD - "Eat to Live"

Caldwell B. Esselstyn MD - "Prevent and Reverse Heard Desease"

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]