Corona votiva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Corona votiva del rey Recesvinto.

La corona votiva es uno de los principales objetos votivos u ofrenda de carácter permanente que desde la época constantiniana se hacían a las iglesias para honrar a Dios. Consistían en grandes cercos de metal precioso, cuajados de pedrería y adornados con pinjantes o pendientes de vidrio, metal, perlas, etc. que después de haber servido para la coronación de un rey (o sin proceder de ésta) se ofrecían por reyes y magnates para ser suspendidas sobre el altar y debajo del baldaquino, expresando casi siempre alguna inscripción latina el nombre del oferente. Del centro de la corona pendía de ordinario una cruz votiva que podía servir a la vez para cruz de altar.

En la historia del arte, son célebres las coronas votivas del Tesoro de Guarrazar, sobre todo, la de Recesvinto y la de Suintila.

Hay otro gran tesoro, el de Torredonjimeno (Jaén). Descubierto en 1926, aunque está muy mutilado porque la persona que lo descubrió no sabía lo que tenía en sus manos y le fue dando las piedras preciosas a sus hijos para que jugaran con un tirachinas. La familia que encontró el tesoro, en un lugar denominado Los Majanos, lo fueron vendiendo a un chamarilero de Córdoba (que hizo el agosto)y hoy se encuentra repartido entre los Museos Arqueológico de Córdoba, Barcelona y Nacional de Madrid. Aunque, evidentemente, no se conserva ninguna corona completa, sí aparecen algunas letras colgantes, semejantes a las de la diadema de Recesvinto, en las que se puede leer una dedicatoria a las santas Justa y Rufina. Lo más importante del resto son las cruces, igualmente votivas y de una gran riqueza; no obstante, el trabajo orfebre no deja de ser más allá de aceptable con utilización de oro de baja calidad. De momento la atribución se le hace a un taller de procedencia sevillana o cordobesa.

Enlaces externos[editar]