Sociedad de los Caballeros Comuneros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Confederación de Caballeros Comuneros Españoles, Sociedad de los Caballeros Comuneros o Hijos de Padilla fue una organización secreta paramasónica creada en España en 1821[1] y concluida en 1823 con su división en otras dos sociedades.

Origen[editar]

La Comunería fue creada para satisfacer el ímpetu revolucionario de los liberales exaltados que, dentro de la Masonería, se veían coartados en sus deseos de hacer progresar la revolución liberal, refrenada en un primer momento por los liberales moderados o doceañistas afiliados a la misma y muy influidos por los Orientes franceses. La Comunería, pues, no sería la hija española de la masonería y ni siquiera una escisión, sino más bien la forma concreta que tomó en España la disidencia masónica, de forma similar a lo que ocurrió con la Carbonería en Italia.

Recurrir a las conspiraciones y a las sociedades secretas era algo inevitable. No sólo en España, sino en toda la Europa de la Santa Alianza. La ausencia de espacio democrático, las restricciones a la libertad de prensa y de expresión hacían que los opositores al absolutismo entraran en y crearan organizaciones clandestinas. Y era en las sociedades secretas, a pesar de sus fracasos acumulados, donde se hacía el aprendizaje y el proselitismo revolucionario.

Poco a poco, durante el Trienio Liberal, también por el influjo intoxicador del monarca y sus familiares y otras sociedades que se fueron infiltrando en la misma, como fueron la Masonería y la Sociedad del Anillo, se fue escindiendo en dos ramales, el no revolucionario y el revolucionario, este último muy influido por la Carbonería italiana, cuyos emigrados italianos (Giuseppe Pecchio, Guglielmo Pepé etc.) y franceses (Claude François Cugnet de Montarlot) habían desembarcado en Barcelona en 1823 y habían logrado influir también en Madrid. En suma, unos quinientos carbonarios italianos subvencionados por el gobierno liberal español lograron montar, dentro de la Comunería, un poderoso ramal del Carbonarismo. Esta rama revolucionaria era políticamente liberal y en sus manifestaciones más avanzadas de un cierto socialismo utópico. Los comuneros revolucionarios se reunieron en el Café de Malta, en la Fonda de San Sebastián, en el célebre café de la Fontana de Oro y, en sus últimos tiempos, en la Sociedad Landaburiana.

Evolución[editar]

La asamblea constitutiva se desarrolló en septiembre de 1821; tuvo entre sus periódicos más importantes ''El Eco de Padilla (al parecer subvencionado como intoxicación por el agente absolutista francés y masón del rito sofisiano François de Caze para desacreditar con su extremismo la revolución) y, sobre todo, El Zurriago de Félix Mejía y Benigo Morales, y La Tercerola, dirigida en un primer momento por el coronel Atanasio Lescura y en un segundo por Félix Mejía, además de otros periódicos que más o menos imitaban y seguían a estos modelos en Madrid y provincias.

Entre sus fundadores estuvieron liberales exaltados de diverso origen: juristas como Juan Romero Alpuente y Álvaro Flórez Estrada, también economista; periodistas como Félix Mejía; militares como Rafael del Riego y José María Torrijos o el bibliógrafo y erudito Bartolomé José Gallardo.

La estructura de la Sociedad se repartía en logias llamadas "torres"; la estimación más conservadora de sus miembros se cifra en unos diez mil, la más exagerada en cuarenta o sesenta mil. Cada torre agrupaba entre cuarenta y ochenta miembros, de los cuales sólo unos pocos eran verdaderamente activos. Su carácter elevadamente informal causó que pronto fuera socavada por todo tipo de infiltrados. Uno de los más poderosos, que incluso asistió a su nacimiento, fue José Manuel del Regato, espía del propio rey Fernando VII. Por otra parte, se permitió, o se toleró, que sus miembros pudieran pertenecer a otras sociedades. Además, el carácter abierto, popular y participativo de la sociedad, en la que incluso pudieron entrar algunas mujeres, hizo que los comuneros guardaran muy mal sus secretos, que fueron pronto divulgados en todo tipo de escritos e impresos; la Masonería, sin embargo, nada democrática, jerárquica, sólo se abría a la nobleza o a la alta burguesía y exigía cuotas mensuales; los comuneros no y estaban abiertos a la baja burguesía, a los estudiantes, a los guerrilleros reconvertidos en militares de extracción popular que habían luchado contra los franceses en la Guerra de la Independencia (como Francisco Abad Moreno, "Chaleco"), al clero bajo, a los menestrales o al pueblo en general.

Se hicieron intentos de congraciar Masonería y Comunería: el más famoso lo contó en sus Memorias Antonio Alcalá Galiano, y fue infructuoso, con lo que la Masonería, aliada a los liberales moderados, atacó a la Comunería y pretendió desacreditarla. A principios de 1823 la división entre los liberales en masones moderados, comuneros no revolucionarios o Comuneros Constitucionales acaudillada por Juan Palarea, y comuneros revolucionarios o carbonarios (agrupados en la Sociedad Landaburiana bajo el nombre de Comuneros Españoles) ya se había consolidado; burlándose de ellos los absolutistas, que llamaban a los primeros calzados y a los segundos descalzos, como si fueran de la orden religiosa carmelita; la división se reveló funesta y debilitó al estado liberal con la invasión de los Cien mil hijos de San Luis. Tras la victoria de los franceses (llamados por el rey), hubo una purga en el que los comuneros fueron identificados, perseguidos y condenados a confinamiento, a cárcel o a muerte.

Ya en la emigración o exilio europeo, los restos de la sociedad comunera escindida se agrupó en "círculos comuneros", de los cuales los más importantes fueron los de Gibraltar y Londres. Muchos participaron en las intentonas de invasión insurreccional de la Década Ominosa, por ejemplo en la Expedición de los Coloraos a Almería, que concluyó con el fusilamiento de los mismos, o la de Tarifa, igualmente fracasada. La sociedad comunera que llegó a sobrevivir más fue la Constitucional, que tuvo algo que ver en los brotes anticlericales de 1834 y 1835 y sus matanzas de frailes. Este activismo liberal provocó como reflejo en la sociedad absolutista la creación de una similar sociedad secreta, El Ángel Exterminador.

Objetivos y estructura[editar]

Se autodenominaban confederación, porque era una unión libre y espontánea de todos los alistados en las diferentes "fortalezas" del territorio español. Su objetivo era conseguir con todos los medios que tuviesen a su alcance la libertad del género humano y proteger y sostener los derechos del pueblo español frente a los abusos del poder arbitrario, evitando que la revolución liberal retrocediese, así como socorrer a los menesterosos. Para ello se enfrentaron especialmente al "Plan de cámaras" de los liberales moderados, quienes proyectaban una reforma de la Constitución de Cádiz que reformara sus aspectos más progresistas.

Se dividía en Merindades y Comunidades, y dentro de estas en Torres, Fortalezas y Castillos. Estaba dirigida por una asamblea suprema compuesta por los siete individuos más ancianos residentes en la capital y los procuradores, nombrados por las comunidades.

El asesinato de Matías Vinuesa, capellán de honor del rey y conspirador absolutista, párroco de Tamajón fue atribuido a la Sociedad de los Caballeros Comuneros y supuso la primera ocasión de notoriedad pública para la misma. Aunque fue detenido en febrero de 1821 por haber conspirado para devolver el poder absoluto a Fernando VII, el sacerdote fue juzgado y condenado solamente a diez años de prisión, pena que pareció tan leve que una turbamulta de comuneros asaltó la cárcel donde se hallaba el 4 de mayo y le dieron muerte a martillazos.

Simbología[editar]

Adoptaron como símbolo propio el color púrpura, se supone que Inspirándose en el levantamiento de los Comuneros de Castilla contra Carlos I en el siglo XVI, , de forma que se llegaron a llamar a si mismos "Hijos de Padilla", se pretendía que el púrpura era el del pendón de los comuneros históricos.

También lucían pequeños martillos de plata en los puños del bastón, en la solapa o en la pechera de la camisa junto a la banda púrpura, y tanto esta como el martillo fueron así señales o símbolos de pertenencia a esta sociedad, así como la canción del "Trágala", especialmente injuriosa para los absolutistas.

Referencias[editar]

Fuentes[editar]

  • Marta Ruiz Jiménez, El liberalismo exaltado. La confederación de comuneros españoles durante el Trienio Liberal. Madrid: Fundamentos, 2007.
  • Ruiz Jiménez, Marta: Fuentes documentales y bibliográficas para el estudio de la Confederación de Comuneros españoles durante el Trienio Liberal, en La masonería española en el 2000 : una revisión histórica / coord. por José Antonio Ferrer Benimeli, Vol. 1, 2001 (La masonería española en el 2000: una revisión histórica), ISBN 84-7753-880-8, págs. 41-50
  • Ruiz Jiménez, Marta: "La Confederación de Comuneros Españoles en el Trienio Liberal (1821-1823)" en Trienio: Ilustración y liberalismo, ISSN 0212-4025, Nº 35, 2000, págs. 155-186
  • Alberto Gil Novales, Las sociedades patrióticas (1820-1823). Las Libertades de expresión y de reunión en el origen de los partidos políticos, Madrid: Tecnos, 1975, 2 vols.
  • Alberto Gil Novales, El Trienio liberal, Madrid, 1980.
  • Vicente de la Fuente García, Historia de las sociedades secretas autiguas y modernas en España y especialmente de la Franc-masonería, Lugo: Impr. de Soto Freire, 1870 - 1871, 3 vols. Hay reimpresión de Barcelona: Prensa Católica, 1933.
  • Irene Castells, La utopía insurreccional del liberalismo, Barcelona, Crítica, 1989.

Enlaces externos[editar]