Juan de Padilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan de Padilla
Juan de Padilla.gif
Retrato de Juan de Padilla, siglo XIX.
Nacimiento 1490
Toledo, Castilla
Fallecimiento 24 de abril de 1521
Villalar, Castilla
Ocupación Noble y revolucionario castellano
Cónyuge María Pacheco
Hijos Pedro de Padilla

Juan de Padilla (Toledo, 1490 - Villalar, Valladolid, 24 de abril de 1521) fue un hidalgo y revolucionario castellano, conocido por su participación en la Guerra de las Comunidades de Castilla.

Biografía[editar]

Juan de Padilla nació en el seno de una familia hidalga toledana el 10 de noviembre de 1490. Acuerdan su matrimonio con María Pacheco, de la noble (familia de los Mendoza) (de rango superior al suyo; más tarde fueron nombrados (grandes de España). Contrajeron matrimonio en Granada el 18 de agosto de 1511, cuando él tenía veinte años y María quince.

Al morir su padre en 1518, le sucede en el cargo de capitán de la milicia de Toledo, a donde se traslada el matrimonio. Probablemente enojado porque el rey Carlos I no le concedió un cargo al que creía tener derecho hereditario, y tal vez instigado por su mujer, se unió a los descontentos con el monarca en 1520 y se opuso a la concesión del servicio que el rey pedía a las Cortes de Castilla para financiar sus campañas en Europa.

Antecedentes[editar]

Hay que tener en cuenta que Carlos I había prometido a las Cortes de Castilla no otorgar cargos públicos a extranjeros ni destinar dinero de Castilla a otros territorios. Consigue 400.000 ducados que se lleva a Fráncfort gracias al voto de delegados a los que las ciudades se lo habían prohibido, y deja como regente del reino a un extranjero, Adriano de Utrecht (futuro Papa Adriano VI. Junto al golpe de Estado dado al coronarse rey cuando su madre Juana I de Castilla era Reina Propietaria, prende la mecha en las ciudades castellanas traicionadas.

En apenas dos meses, Carlos I había perdido por las malas el respeto que el regente, el Cardenal Cisneros, había mantenido para él. Para los ciudadanos esto fue una provocación y el ambiente se calentó, ya que la población se sentía estafada tanto por sus representantes locales como por su rey. Después de tres años de reinado, las cosas no habían mejorado, y el monarca parecía más preocupado por su nuevo gran imperio que por los problemas de Castilla.

La revuelta[editar]

En junio de 1520, el levantamiento de la ciudadanía de Segovia es seguido por revueltas en Toledo, Salamanca, León, Palencia, Burgos, Cuenca, Guadalajara y Zamora. La violencia de los ciudadanos es dirigida contra los recaudadores de impuestos, contra las autoridades locales y el poder real. Los procuradores de Zamora huyen, no se atreven a volver a la ciudad y sus cuerpos se queman. El pueblo de Burgos rompe los recipientes que sirven para calcular el impuesto del vino, ocupa fortalezas y la casa de ciertos notables, y obliga a las autoridades locales a huir. En Guadalajara, los procuradores son expulsados y sus casas reducidas a ruinas, y en Toledo se ocupa el Alcázar y se expulsa al corregidor. Una vez expulsados los procuradores, la ciudadanía nombra a sus propios delegados, no a los que decide el rey.

Pendón comunero moderno. El color morado se empezó a usar por error en el siglo XIX; el color histórico de los pendones de Castilla es el rojo.

Informado de la rebelión castellana, el rey Carlos ordenó a su lugarteniente, Adriano de Utrecht, que tomase las medidas pertinentes. Adriano pensó que lo mejor sería dar un castigo ejemplar a Segovia, para que el resto de los conjurados lo pensasen dos veces antes de seguir adelante. Ese movimiento habría que combinarlo con el control de Tordesillas, ciudad en la que vivía prisionera la reina. La lógica impulsaba a creer que lo primero que harían los comuneros sería ofrecer el trono a Juana, y así fue. Como la artillería se encontraba en Medina del Campo, envió al general Fonseca a recogerla, pero los medinenses se negaron, lo que ocasionó que los soldados de Fonseca prendiesen fuego a la ciudad. La preciada artillería, eso sí, se quedó donde estaba.

El incendio de Medina del Campo extendió la rebelión por todo el valle del Duero, y sus ecos resonaron a lo largo y ancho de Castilla.

Desde abril de 1520, Padilla formaba parte activa en el levantamiento de las Comunidades en Toledo. A continuación, acude con las milicias toledanas en auxilio de Segovia para, junto a las milicias mandadas por Juan Bravo, regidor de Segovia, los hermanos Maldonado de Salamanca, los Guzmán de León y el obispo Antonio de Acuña de Zamora, combatir las fuerzas realistas al mando de Rodrigo Ronquillo. El 29 de julio de 1520 se constituye en Ávila la Junta de Comuneros, siendo nombrado capitán general de las tropas comuneras. Como tal, participó en las entrevistas con la reina Juana, recluida en Tordesillas, de la que no se consiguió un apoyo explícito a su causa, pero les dijo: "Avisadme de todo y castigad a los malos, que en verdad os tengo mucha obligación." Los malos eran los flamencos, se entiende.

Adriano, que era extremadamente hábil (por algo alcanzó el Papado), cambió su estrategia. En lugar de enfrentarse a tumba abierta con todo el reino, guerra que tenía perdida de antemano, optó por dividirlo. Se atrajo a los aristócratas y a ciertos comerciantes de la lana, y procuró arrimar a su causa alguna ciudad. Pero para esto el monarca tenía que hacer concesiones. Aceptó alguna de las demandas comuneras y nombró dos nobles castellanos para ejercer de virreyes, junto a Adriano.

Sirvió de revulsivo inmediato: Burgos, cabeza de Castilla, y la nobleza, que se había mantenido indecisa, se desvincularon de la Junta. Había sido una estratagema perfecta, digna de un cardenal.

Más tarde, las rivalidades entre los comuneros provocaron la sustitución de Padilla por Pedro de Girón, ante lo cual aquél regresa a Toledo. Cuando Girón deserta en diciembre al bando realista, Padilla vuelve a Valladolid con un nuevo ejército toledano (31 de diciembre de 1520). Sus tropas toman Ampudia y Torrelobatón. El movimiento comunero se había mutado en una revuelta antiseñorial, algo bastante habitual en aquella época, y llevó a los Grandes de España al bando del rey.

La derrota[editar]

Los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo. (Antonio Gisbert).

Los realistas reunieron dos ejércitos, el de Burgos y el de Tordesillas, y se lanzaron contra Torrelobatón. Padilla abandonó el castillo para refugiarse en Toro, pero no le dio tiempo a llegar: el 23 de abril el ejército real le alcanzó junto a Villalar. Fue una derrota sin contemplaciones, pues no dio tiempo a que el ejército comunero se organizara, siendo arrasado por la caballería realista. A las pocas horas, bajo una inclemente lluvia, el conde de Haro proclamaba la victoria sobre un campo sembrado de miles de cadáveres.

Juan de Padilla fue hecho prisionero y conducido a Villalar, donde fue decapitado al día siguiente (24 de abril de 1521). Con él fueron ajusticiados Juan Bravo y Francisco Maldonado, los tres líderes que se habían entrevistado con la reina y conseguido su apoyo. Cuenta la tradición que en la madrugada del 24 de abril, en el momento en el que iban a ser decapitados el segoviano Juan Bravo y el toledano Juan Padilla, éste último, antes de subir al cadalso, dijo a Juan Bravo:

"Señor Bravo: ayer era día de pelear como caballero... hoy es día de morir como cristiano"

Ante esto, el segoviano pidió ser ejecutado antes que su camarada "para no ver la muerte de tan buen caballero". Horas más tarde fue decapitado el salmantino Francisco Maldonado.

A diferencia de los restos de Bravo y de Maldonado, que fueron trasladados a Segovia y Salamanca, respectivamente, donde fueron sepultados, los de Padilla fueron trasladados "provisionalmente" al monasterio de La Mejorada (Olmedo) y nunca volvieron a Toledo, probablemente como venganza del rey ante la persistencia de la rebelión en Toledo, de la mano de María Pacheco.

Véase también[editar]