Cilindro vascular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En Botánica, el cilindro vascular es la porción más interna de la raíz, la cual comprende todo lo que se encuentra por dentro de la endodermis, es decir, el sistema vascular (xilema y floema) y el parénquima asociado. Está delimitado por un tejido llamado periciclo, uni a pluriestratificado (en gimnospermas y algunas angiospermas, entre ellas algunas gramíneas), el cual puede faltar en las plantas acuáticas y las plantas parásitas. Sus células son parenquimáticas, de paredes delgadas, alargadas, rectangulares en sección longitudinal. Puede contener laticíferos y conductos secretores. A veces queda interrumpido por la diferenciación de elementos del xilema y floema. En las espermatófitas el periciclo tiene actividad meristemática, ya que origina parte del cámbium, el felógeno y las raíces laterales. A menudo se esclerifica en raíces viejas de monocotiledóneas sin crecimiento secundario.[1]


Con respecto al sistema vascular, el floema forma cordones por debajo del periciclo y tiene diferenciación centrípeta, el protofloema está en la periferia. En las angiospermas está formado por tubos cribosos y células acompañantes; mientras que en las gimnospermas está formado por células cribosas, raramente hay fibras. El xilema está dispuesto en cordones que alternan con los de floema. El protoxilema es exarco, o sea que el desarrollo es centrípeto. El metaxilema puede tener vasos y traqueidas; a veces no ocupa el centro del cilindro; cuando lo hace, los elementos de mayor diámetro están en el centro. En ese caso, el cilindro vascular se describe como actinostela como sucede por ejemplo en Clintonia, o protostela. Según el número de "polos" (cordones) de protoxilema se reconocen diferentes tipos de raíz. Con un polo se denomina monarca (Trapa natans, una planta acuática); con dos, diarca (en las pteridófitas y dicotiledóneas tales como Daucus, Solanum, Linum); con tres, triarca (Pisum); con cuatro, tetrarca (Vicia, Ranunculus); con cinco, pentarca, y poliarca con varios polos. Las raíces de las gimnospermas son diarcas o poliarcas.[2] Los cordones xilemáticos están intercomunicados por anastomosis laterales en la mayoría de las plantas. El parénquima está asociado a las células conductoras. Pueden haber conductos resiníferos en floema primario, polos de protoxilema y en el centro de la raíz puede haber un canal central. En raíces viejas sin crecimiento secundario puede lignificarse.[2]

Referencias[editar]

  1. González, A.M. & Arbo, M.M.. «Organización del cuerpo de la planta. Tema 20: Anatomía de la raíz. 20.4 Estructura primaria, cilindro vascular.» (en español). Morfología de Plantas Vasculares. Argentina: Universidad Nacional del Nordeste. Consultado el 15 de abril de 2010.
  2. a b González, A.M. & Arbo, M.M.. «Organización del cuerpo de la planta. Tema 20: Anatomía de la raíz. 20.3 Estructura primaria, endodermis.» (en español). Morfología de Plantas Vasculares. Argentina: Universidad Nacional del Nordeste. Consultado el 15 de abril de 2010.

Bibliografía[editar]

  • Valla, Juan J. (2007). Botánica. Morfología de las plantas superiores. (1a ed. 20a reimp. edición). Buenos Aires: Hemisferio sur. p. 352. ISBN 950-504-378-3.