Choque cardiogénico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Choque cardiogénico
Clasificación y recursos externos
CIE-10 R57.0
CIE-9 785.51
DiseasesDB 29216
MedlinePlus 000185
eMedicine med/285
MeSH D012770
Orphanet 97292
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]
Medición de la presión sanguínea.

El choque cardiogénico, choque cardiaco o síndrome de falla de poder se define como el choque circulatorio que se origina cuando el corazón bombea sangre de manera inadecuada para satisfacer las necesidades del cuerpo.

Importancia biomédica[editar]

Según registros médicos, un 10% de las personas con infarto agudo del miocardio tendrán un choque cardiogénico antes de que el organismo pueda arrancar los mecanismos compensatorios fisiológicos que podrían salvarle la vida.[1]

Efectos[editar]

Arterias coronarias.

La baja presión arterial producida durante el choque disminuye el riego de las arterias coronarias lo que debilita más y más al corazón, lo que hace que empeore el choque y se inicie un círculo vicioso. En el choque cardiogénico causado por infarto agudo del miocardio el problema se complica debido a trombos coronarios preexistentes.[2]

En un corazón normal la presión arterial tendría que disminuir hasta menos de 45 mm de Hg antes de producirse una lesión cardíaca de importancia. Sin embargo, una vez que ya está bloqueado un vaso sanguíneo coronario, se producirá trastorno cuando la presión baje hasta un nivel de 80-90 mm de Hg. Por esta razón, los médicos del departamento de urgencias hospitalarias deben vigilar y evitar cualquier período de hipotensión sin importar lo breve que sea.[3]

Bases del tratamiento[editar]

Lamentablemente, una gran cantidad de pacientes fallece antes de que los procesos compensatorios fisiológicos pueden establecer el gasto cardiaco a un nivel compatible con la vida. En estas condiciones se suele utilizar la digitalización inmediata del corazón para fortalecer el músculo ventricular si está deteriorado. También se puede infundir sangre entera, plasma o un fármaco que eleve la presión sanguínea para conservarla. Si es posible elevarla lo suficiente, el flujo coronario de sangre puede llegar a incrementarse lo necesario para evitar el círculo vicioso y corregir el choque.

Desafortunadamente, cuando el choque ya está iniciado y establecido, con una presión arterial con valores tan disminuidos como 20 mm de Hg por debajo de lo normal durante una hora, incluso la mejor terapéutica fallará y se pronostica un fallecimiento del 85% de las pacientes.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. The Practice of Emergency Care. Autores J. Cosgriff y D. Anderson. 2a edición, 1984
  2. Heart Failure-pathiphysiological Considerations. E. Braunwald; Developments in Cardiovascular Medicine, 1978
  3. Shock Trauma Care Plans. Autor: J. Strange. Sprinhouse Corp. 1987