Calor sensible

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Calor sensible es aquel que recibe un cuerpo o un objeto y hace que aumente su temperatura sin afectar su estructura molecular y por lo tanto su estado. En general, se ha observado experimentalmente que la cantidad de calor necesaria para calentar o enfriar un cuerpo es directamente proporcional a la masa del cuerpo y a la diferencia de temperaturas. La constante de proporcionalidad recibe el nombre de calor específico.

El nombre proviene de la oposición a calor latente, que se refiere al calor "escondido", es decir que se suministra pero no "se nota" el efecto de aumento de temperatura, ya que por lo general la sustancia a la que se le aplica aumentará su temperatura en apenas un grado centígrado, como un cambio de fase de hielo a agua líquida y de ésta a vapor. El calor sensible sí se nota, puesto que aumenta la temperatura de la sustancia, haciendo que se perciba como "más caliente", o por el contrario, si se le resta calor, la percibimos como "más fría".

Para aumentar la temperatura de un cuerpo hace falta aplicarle una cierta cantidad de calor (energía). La cantidad de calor aplicada en relación con la diferencia de temperatura que se logre depende del calor específico del cuerpo, que es distinto para cada sustancia.

El calor sensible se puede calcular en algunos casos simples:

  • Si el proceso se efectúa a presión constante:
Q_s = \Delta H = m C_p (t_2 - t_1)

En donde H es la entalpía del sistema, m es la masa del cuerpo, C_p es el calor específico a presión constante (definido como la cantidad de calor requerida para aumentar en un grado la temperatura de la unidad de masa de un cuerpo a presión constante), t_2 es la temperatura final y t_1 es la temperatura inicial del cuerpo.

  • Si el proceso se efectúa a volumen constante:
Q_s = \Delta U = n C_v (t_2 - t_1)

En donde U representa la energía interna del sistema, n son las moles de la sustancia y C_v es el calor específico a volumen constante. Los valores de calor específico varían también con la temperatura ambiente y el estado físico de agregación de las sustancias.

Bibliografía[editar]

  • Tippens, Paul E. (1988). Física: conceptos y aplicaciones. McGraw-Hill. ISBN 968-422-031-6. 
  • Frank P. Incropera, David P. DeWitt (2002). Fundamentals of Heat and Mass Transfer. John Wiley & Sons. ISBN 0-471-38650-2.