Branco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Branco
Datos personales
Nombre completo Cláudio Ibraim Vaz Leal
Apodo(s) El cañonero
Nacimiento Bagé, Brasil4 de abril de 1964 (50 años)
Nacionalidad(es) Bandera de Brasil
Altura 1.77 metros
Carrera
Deporte Fútbol
Debut
deportivo
1980
(SC Internacional)
Posición Defensa
Retirada deportiva 1997
(MetroStars)

Cláudio Ibraim Vaz Leal, conocido como Branco (Bagé, 4 de abril de 1964), es un ex futbolista brasileño. Lateral izquierdo, jugó en la selección brasileña, disputando tres mundiales entre 1986 y 1994. En 2007 es coordinador general de fútbol (director deportivo) del Fluminense.

Jugó en el Fluminense, siendo ídolo de la afición tricolor. Militó también en dos clubes italianos, el Brescia y el Genoa, y en el Oporto. Era muy habilidoso para el balón parado.

Ganó, entre otros, el Campeonato Brasileño de Fútbol de 1984, tres campeonatos cariocas (1983 a 1985), y participó, con la selección brasileña en los mundiales de 1986 (5º lugar), 1990 (9º lugar), y 1994 (campeón), marcando un gol decisivo en la victoria por 3 goles a 2 ante los Países Bajos en los cuartos de final, en un tiro libre.

El bidón[editar]

Siempre se comentó en el ámbito de las redacciones periodísticas, hasta llegar a tomar estado público, que durante el transcurso del partido de octavos de final de la Copa Mundial de Fútbol de 1990 entre Argentina y Brasil, el director técnico argentino, Carlos Salvador Bilardo, tenía preparado dos bidones de líquido. Uno contenía agua, mientras que el otro llevaba agua con somníferos, de éste último le ofrecieron de beber al brasileño Branco, quién exhausto de tanto gastar energía se acercó al banco contrario en busca de camaradería.

Esta aseveración aún era una duda ya que ningún integrante de la selección blanquiceleste quiso desvelarla jamás, hasta que ocho años más tarde y luego de una gran pelea, un ex integrante del plantel, José Horacio Basualdo, declaró en una revista deportiva semanal: “... cada vez que me encuentro con Branco me manda saludos para Bilardo. Y tiene razón, el tipo se tomó como medio bidón de agua con somníferos... En un momento de una lesión nos acercamos y 'Galíndez' (Miguel di Lorenzo, masajista argentino) se encargó de dar bidones. Fue cuando nos enteramos que le habían echado una sustancia soñolienta a esa agua y (el brasileño) Branco fue el encargado de llevarse el bidón”.

Años más tarde, Branco recordaba aquella situación y recodaba: “Tomé y me sentí atontado”, también cuenta una anécdota: “Después de un tiempo lo encontré a Bilardo en Guatemala y le dije: “Desgraciado ¿qué me quisiste hacer?”. Y él me contestó: “Branco, en el fútbol vale todo”. Lo asumí con gracia porque lo respeto mucho como técnico, pero creo que las reglas tienen un límite”.

Branco después del Bidón[editar]

Branco afirmó que el malestar lo sintió después de que el masajista argentino le ofreció una botella de agua en un momento en que el partido estaba detenido por una falta sobre Maradona. Consideró, sin embargo, que no fue esa trampa la que definió el encuentro. "Eso no influyó en el resultado. Argentina ganó por una jugada genial de Maradona", dijo. Branco reveló que el propio Miguel di Lorenzo y el ex defensa argentino Oscar Ruggeri reconocieron lo ocurrido durante un viaje en el que coincidieron recientemente. Aunque el jugador consideró el incidente superado, no dejó de señalar que se trató de "una total irresponsabilidad" por parte de los argentinos. "Si hubiese tenido que hacer el control antidopaje, podría haber recibido una durísima sanción sin posibilidad alguna de defensa", apuntó.

"No importa si pasaron 14 años o 14 días, pero tiene que haber sanciones ejemplares de la FIFA", declaró Lazaroni, seleccionador de Brasil en aquel Mundial.

El presidente de la Confederación Brasilera de Fútbol (CBF), Ricardo Texeira, le solicitó a la FIFA que investigue el desempeño del técnico argentino Carlos Bilardo, durante el supuesto dopaje al brasileño Branco, durante un encuentro del mundial de fútbol de Italia 90. Además había declarado: "La FIFA debe investigar ese absurdo. Se trató de una actitud que puede clasificarse como de mal gusto, pero fue una verdadera barbaridad. ... Creo que el episodio no tuvo influencia en el gol de Argentina ni en el resultado del partido, pero de todos modos debe ser examinado por la FIFA".

Con ese propósito, el dirigente envió un dossier a la entidad que rige el fútbol mundial, en el marco del polvorín que levantó las declaraciones de Bilardo.

Maradona, en una entrevista radial, también confirmó la historia de los somníferos, cuando declaró que: "alguien había picado un Rohypnol a una botella de agua ... estaban todos y venían a tomar (agua) los buenos de ellos. ... Yo les decía tomá, tomá Valdito (por Valdo)` y Branco se la tomó toda. Después tiraba los tiros libres y se caía". A las pocas horas Julio Humberto Grandona le salió al cruce a Diego diciendo que Diego Maradona "no estaba en su sano juicio" cuando aseguró que Carlos Bilardo, ex técnico de la selección de Argentina en el Mundial de Italia 1990, les dio agua con alguna sustancia a los jugadores de Brasil. También aseguró que el ex futbolista argentino quiso hacer una broma, sin embargo, "a veces los chistes salen mal".

Por supuesto que Bilardo desmintió esa nota y todo quedó en nada.