Bienes club

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se llaman bienes club[1] [2] (también bienes artificialmente escasos[3] y bienes de peaje[4] o bienes reservados[5] ) aquellos bienes comunes que poseen exclusivilidad[6] pero, en general, no rivalidad[7] -por lo menos hasta el punto que el consumo alcanza congestión.

En opinión de James M. Buchanan, los bienes comunes se dividen en bienes club y bienes públicos puros. Pueden definirse como aquellos bienes que satisfacen las necesidades a los usuarios libremente en el momento de uso, pero que implican costos compartidos.[8] A menudo son concebidos como administrados como un monopolio natural.

Ejemplos de bienes club son, obviamente, los que se ofrecen en clubes (incluidos los sociales y religiosos), los cines, los sistemas de televisión por cable, los bienes materiales sujetos a derecho de autor y muchos de los servicios ofrecidos por los Estados modernos a los ciudadanos (financiados a través de impuestos). Desde este punto de vista, algunos consideran incluso la Unión Europea como un “club”.[9]

Notas y referencias[editar]

  1. James M. Buchanan (1965). "An Economic Theory of Clubs." Economica, 32, pp. 1-14. Reprinted in Robert E. Kuenne, ed. (2000). Readings in Social Welfare, pp. 73-85.
  2. Dieter Lukesch y otros Föderalismus aus der Sicht der ökonomischen Theorie des Klubs
  3. Paul R. Krugman: Introducción a la microeconomía
  4. Laura Alayon: Taller de economía en la clase de economía ecológica
  5. FAO: Glosario
  6. Se entiende por exclusibles aquellos bienes de los cuales se puede prevenir el consumo según algún criterio general, pero no únicamente, pago por el uso.
  7. Bienes que poseen “rivalidad” son aquellos cuyo consumo o uso por algún individuo en particular evita o impide que otras personas puedan usarlo en ese momento. Un martillo, por ejemplo, es un bien sujeto a rivalidad: si alguien lo usa, nadie lo puede usar al mismo tiempo -aunque algún otro individuo lo podría utilizar en algún otro momento. Algunos bienes no solo poseen rivalidad pero además “son consumibles”: una vez usados nadie los puede volver a utilizar. No sólo bienes físicos pueden ser “rivales”: una dirección de correo electrónico, por ejemplo. En ambos sentidos se dice que el uso o disfrute de un bien rival por un individuo disminuye la disponibilidad del bien a otras personas.
  8. Attiat F. Ott: The public sector in the global economy: from the driver's seat to the back seat (en inglés) pp. 48-49.
  9. Ahrens, Joachim, Hoen, Herman W. And Ohr, Renate (2005): "Deepening Integration in an Enlarged EU: A Club-Theoretical Perspective", in: European Integration, Vol. 27, No. 4, pp. 417-439.