Batalla de Monterrey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Monterrey
Guerra de Intervención Estadounidense
Ustroopsmarchonmonterrey.jpg
Batalla de Monterrey
Fecha 21 de septiembre de 1846 - 23 de septiembre de 1846
Lugar Monterrey, Nuevo León
Resultado Victoria Estadounidense
Beligerantes
US flag 29 stars.svg Estados Unidos Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png República de México
Comandantes
Zachary Taylor Pedro Ampudia
Fuerzas en combate
6200 Regulares 4000, 2000 de caballería, 46 de artillería 3000 Milicia
Bajas
120 muertos
368 capturados
29 desaparecidos
531 total
367 muertos y capturados
[editar datos en Wikidata ]
Croquis de las fortificaciones y suburvios de Monterrey con el ataque que dieron los estadounidenses los días 21, 22 y 23 de septiembre de 1846. (Croquis del s. XIX)

La batalla de Monterrey fue una batalla de la guerra entre México y Estados Unidos que se llevó a cabo durante el mes de septiembre de 1846 en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Sus habitantes mostraron temple y valor durante las batallas registradas.

La plaza fue dirigida por el General Pedro Ampudia desde diversos cuarteles: el Fortín de la Ciudadela, Fortín de la Tenería, Fortín de la Federación,[1] Rincón del Diablo, Fortín Puente de la Purísima y Cerro del Obispado. El llamado a la defensa de la plaza se hizo el 21 de junio de 1846 ante el inminente ataque a la ciudad.

El 19 de septiembre de 1846, los estadounidenses llegaron a las inmediaciones de la ciudad por lo que empezaron a investigar las principales defensas de la ciudad,[2] dividiendo dos frentes principales comandados por el General William J. Worth[3] y el otro por el General Zachary Taylor, el primero con intenciones de tomar el Cerro del Obispado y el segundo para atacar los diversos fortines de la ciudad.

Las tropas de Taylor acamparon en el nogalar de Santo Domingo tomando el 20 de septiembre la villa de Guadalupe, mientras que Worth y los voluntarios texanos del capitán John Coffee Hays avanzaron hacia el Obispado por San Jerónimo para atacar a la caballería de Torrejón al mando del coronel Juan Nepomuceno Nájera, Jefe de lanceros de Jalisco, con miras a bloquear el camino a Saltillo. Era ésta la única vía por la que Monterrey podría recibir auxilio del interior. En su convergencia con el camino del Topo

Cuenta la historia, que detenida la caballería mexicana ante la compacta y sólida infantería estadounidense y muerto el coronel Nájera, "El Teniente Coronel Mariano Moret, que pudo llegar al frente de 50 lanceros de Guanajuato hasta la terrible línea de hierro y fuego de los estadounidenses, hace atroz carnicería entre la infantería invasora, lanza en ristre, hasta quedar aislado en la refriega, muertos sus bravos soldados y él solo, herido, llega intrépido hasta los mismos cañones enemigos donde, rota su lanza, tira de la espada y acuchilla, heroico y sublime, a los artilleros estadounidenses, desconcertados en aquel punto por tan valiente carga. Después vuelve bridas y regresa a galope, cubierto de sudor, polvo y sangre, yendo a reunirse con el resto de la caballería que no pudo cargar...¡Había recibido en su cuerpo, caballo y montura quince balas!..."

Una vez enfrentadas las dos fuerzas, ante el acoso de los estadounidenses, las fuerzas mexicanas se retiraron al Cerro del Obispado, donde los cañones comenzaron a disparar a las fuerzas de Worth que se vio atacado por dos frentes, al unirse a la batalla el Fortín de la Federación, pero la falta de una ofensiva tenaz impidió definir una situación favorable para los mexicanos.

En esta batalla se contó con la participación del Coronel José López Uraga, y la del Batallón de San Patricio. El primer combate,de los San Patricios como unidad mexicana se dio en esta Batalla (21 de septiembre de 1846), con una batería de artillería al mando de Jon Riley, anteriormente teniente del Ejército de Estados Unidos e inmigrante irlandés. Sirvieron con distinción y está acreditado que rechazaron con éxito dos diferentes asaltos al corazón de la ciudad.

El General Pedro Ampudia pactando la capitulación de Monterrey con el General Zachary Taylor el 24 de septiembre de 1846

Tras tres días de cerco estadounidense, se llegó a un armisticio entre las dos fuerzas, dando una capitulación a la guarnición mexicana que salió de la plaza con toda su artillería, sus armas, sus trenes de víveres y municiones, a tambor batiente y con banderas desplegadas, saludadas por el ejército estadounidense con todos los honores de la ordenanza. La evacuación de la plaza se verificó el 25 de septiembre, tomando el rumbo del Saltillo.

El ejército invasor mantuvo ocupada la ciudad hasta su retirada el 18 de junio de 1848.

Referencias[editar]

  1. Rocha, 1892; 26
  2. Rocha, 1892; 27
  3. Rocha, 1892; 32

Bibliografía[editar]