Batalla de Julianstown

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Julianstown
Guerras confederadas de Irlanda
Fecha noviembre de 1641
Lugar Julianstown, Condado de Meath, Irlanda
Resultado Victoria de los confederados irlandeses
Beligerantes
Ejército confederado irlandés Parlamento de Inglaterra
Comandantes
Rory O'Moore -
Fuerzas en combate
5.000 hombres 3.500 hombres
Bajas
desconocidas, pero escasas en torno a 800 hombre


La batalla de Julianstown tuvo lugar durante las Guerras confederadas de Irlanda, en las cercanías de Drogheda, al este de Irlanda en noviembre de 1641.

Batalla[editar]

Los rebeldes, encabezados por Rory O'Moore se encaminaban a Dublín desde el Ulster, con la esperanza de apoderarse de la capital. Un ejército reclutado a toda prisa por soldados ingleses, compuesto en su mayoría por refugiados de las guerras del norte fue enviado contra ellos. Los dos ejércitos se encontraron en el puente de Julianstown. El comandante británico dio la orden de alto, lo que los inexpertos reclutas interpretaron como retroceder. El ejército británico comenzó a moverse hacia atrás. De todos modos, los rebeldes creyeron oír que los británicos habían gritado contúirt bháis! (peligro de muerte). Los irlandeses, al ver a los ingleses confusos y asustados se lanzaron a la carga con ferocidad inusitada. Lo que siguió fue una simple huida. Los ingleses intentaban contener la carga mediante fuego, pero fueron incapaces de ofrecer una formación ordenada y, ante la carga irlandesa, muchos abandonaron sus fusiles y salieron huyendo; los que no lo hicieron, o bien murieron, o fueron capturados. Una fuente cuenta que los rebeldes perdonaron la vida a los irlandeses y los incorporaron a sus tropas, pero mataron a ingleses y escoceses.

Consecuencias[editar]

Las consecuencias de esta escaramuza fueron desproporcionadas a su importancia militar. La victoria rebelde hizo que los confederados parecieran mucho más fuertes de lo que en realidad eran y ayudó a extender la rebelión por toda Irlanda. Para los ingleses significó un jarro de agua fría y una llamada de atención hacia la situación en Irlanda, donde se demostró que era mejor un ejército sin entrenar que uno medio entrenado. Indirectamente, las Guerras confederadas de Irlanda sirvieron como detonante para la posterior Guerra civil inglesa y ayudaron a la creación de un estado libre irlandés, la Irlanda confederada, de corta vida.

Referencias[editar]

  • Lenihan, Pádraig (2001). Confederate Catholics at War, 1641-49, Cork University Press, ISBN 1-85918-244-5.

Véase también[editar]