Bacteriocina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una bacteriocina es una toxina proteica sintetizada por una bacteria con el fin de inhibir el crecimiento de bacterias similares o de cepas cercanas. Aunque existe controversia al respecto, muchas veces son consideradas como antibióticos de corto espectro.[1] Son muy diversas estructural, fisiológica y ecológicamente.

Las bacteriocinas fueron descubiertas por André Gratia en 1925, durante su investigación en formas de matar bacterias y que culminó con el desarrollo de ciertos antibióticos y el descubrimiento de los bacteriófagos. Gratia llamó a su primer descubrimiento colicina porque actuaba frente a E.coli.[2] [3]

Las bacteriocinas son muy importantes en medicina, ya que suelen ser producidas por especies no patogénicas que colonizan el cuerpo humano. Si estas desaparecen por alguna causa, se da la oportunidad de infectar a un microorganismo que habitualmente no sería capaz.

Referencias[editar]

  1. Farkas-Himsley H (1980). «Bacteriocins--are they broad-spectrum antibiotics?». J. Antimicrob. Chemother. 6 (4):  pp. 424–6. doi:10.1093/jac/6.4.424. PMID 7430010. 
  2. Gratia A (1925). «Sur un remarquable example d'antagonisme entre deux souches de colibacille». Compt. Rend. Soc. Biol. 93:  pp. 1040–2. 
  3. Gratia JP (October 2000). «André Gratia: a forerunner in microbial and viral genetics». Genetics 156 (2):  pp. 471–6. PMID 11014798. PMC 1461273. http://www.genetics.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=11014798.