Báculo (hueso peneano)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El hueso peneano de un perro. La flecha señala la ubicación del surco uretral.

El báculo, o en latín baculum, es un hueso que se encuentra en el pene de la mayoría de los mamíferos, más precisamente en insectívoros, roedores, carnívoros y los primates. Entre las especies domésticas, se encuentra en el gato y el perro. Este hueso les permite a estos animales la penetración en ausencia de erección.

En latín se llamaba baculum (vara), os penis (hueso peneano) y os priapi (hueso de Príapo).

Está ausente en humanos, marsupiales, hienas, lagomorfos (como conejos y liebres) y en la familia equidae, entre otros. Su forma y tamaño varían entre las especies, y su función es la de hacer posible la erección. En los seres humanos ésta se logra cuando el tejido eréctil del pene se llena de sangre.

El hueso homólogo en las hembras se llama baubellum u os clitoridis (hueso clitorídeo).

Ausencia de báculo en los humanos[editar]

El báculo o hueso peneano de un mapache.

Un objeto de investigación sobre la evolución es el hecho de que el género humano presente esta ausencia tanto de pene óseo como de clítoris óseo, a diferencia de otros grandes mamíferos. De todas formas, este hueso es bastante reducido entre los grandes simios: en muchas especies tiene una estructura insignificante de 10 a 20 milímetros.

El zoólogo Richard Dawkins especuló en 1978, que la pérdida del hueso en los humanos, cuando está presente en nuestra especie más cercana (el chimpancé) se deba probablemente a la selección de las hembras, que buscaban signos de buena salud en los machos adultos. La dependencia del pene humano en los medios vasculares para lograr el estado rígido lo hace particularmente vulnerable a las variaciones de la presión sanguínea. Una disfunción eréctil indicaba no sólo el estado físico del macho (como diabetes o trastornos neurológicos) sino también estados mentales como estrés y depresión.[1]

El mito de Adán[editar]

Según investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Gilbert y Zevit, 2001),[2] los primeros humanos se percatarían de la diferencia entre los restos de cualquier mamífero y los de los seres humanos. Para explicar la ausencia del hueso, habrían creado el mito de que al hombre le falta un hueso porque el Dios Yahvéh se lo quitó al primer varón humano (Adán) para crear a la primera hembra humana (Eva). Ese mito quedó registrado en el libro del Génesis (2.21-23) de la Biblia Hebrea.[3]

El texto bíblico explicaría la pérdida de ese hueso en el hombre con el mito de la costilla de Adán. El hueso peneano está más asociado con la paternidad que una costilla. La costura de carne a la que se refiere el versículo 2.21 podría referirse al rafe perineal, la «costura» embrionaria que se percibe en el pene y el escroto. El hebreo bíblico no tenía palabras para referirse al pene, por lo que se tuvo que utilizar otra palabra. El término hebreo que se utilizó para costilla, tzelá, tiene otros significados aparte de «hueso», como los marcos de la puerta, que funcionan como columnas de sostén, y el tronco de los árboles. Entonces más bien podría referirse a un mero soporte estructural.[4]

Notas[editar]

  1. Richard Dawkins: The Selfish Gene [El gen egoísta, 1978]. 2006, ISBN 0-19-929114-4. Nota al pie de la página 158: “Es plausible que —gracias a la selección natural, que refinó su destreza diagnóstica— las hembras pudieran extrapolar toda clase de indicios acerca de la salud y la capacidad de un macho para enfrentar el estrés, a partir del tono y el comportamiento de su pene”.
  2. Scott F. Gilbert, y Ziony Zevit: “Congenital human baculum deficiency: The generative bone of Genesis 2:21-23”. American Journal of Medical Genetics, 101 (3): 284-285, 2001.
  3. R. S. Root-Bernstein: “Darwin’s rib” (la costilla de Darwin). Revista Discover 16 (9), pág. 38-41. Septiembre de 1995. msu.edu/~rootbern/evolution/darwinsrib.html.
  4. Aseguran que Eva fue creada con el 'hueso peneano', Trome, 18 de julio de 2012.

Enlaces externos[editar]