Automatismo surrealista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Automatismo es un movimiento pictórico;, partiendo del hecho de que se puede crear de y a partir de todo, la creatividad pura solo pertenece a la naturaleza y por tanto aprendemos a copiar a través de la observación atenta, la intuición y la atención suspicaz a nuestro inconsciente. Por tanto todos los medios de expresión son válidos. Se nutre estéticamente de todas las corrientes y estilos artísticos, así como del inconsciente colectivo universal arquetipos que versa sobre nuestro pasado, presente y futuro, unidos en una misma línea de tiempo cuya duración es de un instante infinito.

Principios Básicos[editar]

  1. Lo no racional es la base. No existe lo irracional.
  2. El inconsciente predomina y domina.
  3. La memorización tiene una importancia secundaria; se le da preponderancia al instinto
  4. El conocimiento y la información es la base fundamental de la creación.
  5. La observación es la piedra angular del diseño.
  6. La toma de decisiones debe ser inmediata sin propósitos concretos, asumiendo todos los riesgos necesarios.
  7. No hay errores, solo oportunidades; el error mínimo se debe convertir en la pieza fundamental de una obra maestra.

Teorías (según los autómatas)[editar]

  • Automatismo es el reflejo del inconsciente, el espejo del interior del individuo. Es una forma de expresión que ha existido desde siempre y que durante años ha sido erróneamente considerada una técnica, siendo ésta un movimiento en sí, que da origen a otras formas de expresión como el surrealismo.
  • André Breton la usó sólo como una forma descriptiva del surrealismo y no como un movimiento en si; Breton definía:
“el surrealismo es automatismo psíquico puro, por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, escrito o de cualquier modo el funcionamiento real del pensamiento”.
Es decir, un dictado del pensamiento sin la intervención alguna de la razón; aunque la intención del escritor francés fue la de que el surrealismo se nutriera de lo anterior, esta fue trasmutando en otra cosa muy distante del objetivo inicial. Aunque en su base el automatismo está nutrido de las teorías freudianas, se acerca más a la psicología analítica de Jung, ya que no trabaja con base en los sueños. La mayoría de surrealistas se dedicaron a pintar sueños y recuerdos, cuando eso contradice el origen conceptual del movimiento. Al trabajar a partir de un sueño se recurre a la memoria, al recuerdo, por tanto no predomina el inconsciente; sino el consciente y con esto se pierde fidelidad. En el automatismo debe exigir el mínimo de planificación previa. En este punto es donde el automatismo se convierte en el hijo rebelde del surrealismo, del que inicialmente fue el padre, etimológicamente hablando.
  • En Costa Rica, es donde nace oficialmente el Movimiento Automatista Internacional, cuyos integrantes trabajan en el replanteamiento y reivindicación del papel del automatismo en la historia del arte universal a través del diseño.
  • En el automatismo la estética y la destreza en la ejecución quedan relevadas a un segundo plano; prima el concepto.
  • A manera de ejemplo, el automatismo se puede originar de un acontecimiento tan simple como una conversación telefónica. La humanidad, a través de los siglos, en la mayoría de procesos de comunicación ha requerido tener contacto directo con su receptor por medio de alguno de los 5 sentidos. Sin embargo desde el nacimiento del teléfono, se deja un portillo abierto a la expresión honesta inconsciente del individuo. Al mantener una conversación, el individuo permanece conectado conscientemente a los distintos sentidos que utilizará para darle forma lógica a la comunicación. Si es directa intervendrán protagónicamente -de acuerdo a las facultades de cada participante- el lenguaje, el oído y la vista. Dejando por fuera el contacto visual, el proceso cambia radicalmente: ver a imaginar, son dos cosas completamente distintas. Un proceso consciente versus inconsciente. En una comunicación telefónica el individuo se conecta conscientemente con su receptor a través del lenguaje, sin embargo al romperse la barrera visual, el individuo queda en capacidad de desarrollar infinidad de tareas, algunas de ellas de manera inconsciente; al quedar la imaginación al descubierto se da lugar a un trance: el automatismo. Al abrirse este portillo el Yo interno del individuo queda completamente “desnudo”; los simples trazos que pudiera inscribir en un pedazo de papel estarían denunciando su pensamiento inconsciente, sus deseos, su pasado/presente, su alma. Así el teléfono se convierte en un medio para disolver la conexión consciente del trazo y el interlocutor.
  • En la práctica, de lo anterior solo se extrae la esencia del argumento, debido a que la ejecución de cada obra de diseño quedaría limitada en su complejidad a los momentos derivados de una conversación telefónica. Por tanto hubo que encontrar un factor paralelo que produjera resultados similares, ese factor sería el tiempo. En el automatismo al igual que en la creación de obras musicales, se usa un mínimo de tiempo para dar forma a una composición básica; lo que en música es llamado popularmente como jam session. Esa composición base en la música se traduce en sonidos que reflejan los sentimientos del artista. Al reducir el tiempo de gestación de la misma, se limita el pensamiento consciente del individuo y se invita al inconsciente a participar con mayor protagonismo en el desarrollo de la obra; luego puede ser perfeccionada para crear armonía.
  • Se origina también de sistemas de lectura como Rorschach; sin embargo el automatista pasará de lector a ejecutor/lector.
  • En la corta historia del arte moderno, diversas tendencias han reducido ese tiempo de gestación y con esto, desnudar el Yo inconsciente del artista como sucede en el Happening, pero en la mayoría de los casos el resultado ha sido abstracto. En este sentido la internet se convierte en el gran aliado de la propuesta automatista, al reducir en segundos el tiempo requerido para ubicar millones de palabras e imágenes de libre asociación mental. Escribir un par de líneas con las primeras palabras que surjan de nuestro cerebro, sin intentar darles formalidad lógica, conlleva a algo que para muchos carecería de un significado racional, sin embargo en el proceso mental de elaboración del lenguaje, todas las palabras están cubiertas de un trasfondo simbólico traducido a imágenes y viceversa; por tanto la lectura e interpretación de esas líneas o imágenes a través del psicoanálisis o del propio artista arrojará la información alojada en el subconsciente del individuo.
  • Se debe entender el diseño como un todo del que parte todo; así, el conocimiento será el encargado de convertir los pensamientos inconscientes del individuo en sinónimos gráficos. Toda la iconografía que produzca el individuo se verá enriquecida en la medida que aumente su capacidad cognoscitiva. Es a través de él diseño que existe la posibilidad de llegar a un automatismo visual más conciso, debido a que la Internet abrió las puertas a un proceso de creación más rápido y eficiente, por ende estas obras facturadas tienen mayor grado de automatismo que otras.
  • En diseño el virtuosismo se transmuta en uso y conocimiento de algún software, lo cual debería quedar relegado a un segundo plano, el plano de aprendizaje, fácilmente accesible para cualquier ser humano. Ciertamente, el mejor diseñador no es el que sabe manejar mejor un programa informático, sino el que mejor utiliza su mente a la hora de la creación; hoy, el automatismo pretende lograr lo mismo con el trabajo del diseñador, reivindicar su tarea, que ha sido relegado por otras manifestaciones de corte pictórico.
  • Incluso el collage podría considerarse un medio de expresión más automatista que el mismo surrealismo; siendo como el diseño, una colección de imágenes o fotografías transformadas en una obra gráfica más compleja, con la intervención de medios electrónicos.
  • Según los autómatas, el automatismo no es necesariamente la génesis del surrealismo, ni del cubismo, ni del expresionismo, ni del manierismo, ni del pop art, ni del dadaísmo, ni siquiera del expresionismo. el automatismo es la génesis del Universo, y todos los demás movimientos son sólo una cuestión de forma. el automatismo viene siendo el fondo conceptual de Todo lo que existe. Es el orden dentro del desorden, que a través de la naturaleza percibimos como la belleza, la forma en que se distribuyen los colores en las plantas es la misma forma en la que se agrupán los seres humanos y los animales en la Tierra. Ninguna hoja de una planta, por más bella que sea en su abstracción ha sido pintada a mano, ni mucho menos una zebra o cualquier cosa natural existente; sin embargo son producto de un acontecimiento automático/matemático, que permite la generación de lo existente.
  • El automatismo replantea también el concepto de obra maestra partiendo del origen de este término, en el renacimiento, cuando el artesano pasa a ser reconocido como artista y su trabajo finalmente es calificado como obra maestra de acuerdo a su intelecto e imaginación; a diferencia del concepto moderno, en el que se incluyen parámetros como el virtuosismo; del cual el automatismo está divorciado.
  • El uso de símbolos colectivos es precisamente una pieza fundamental en el automatismo, ya que describen estados de ánimo, sensibilidad o expresiones identificativas de una realidad personal, al actuar como espejos del diseñador. Su origen deja de tener importancia, los derechos de autor sobran, aquí todo se trata de transmitir lo que el inconsciente diga sin que importe su procedencia u origen.
  • Gaetan Gatian de Clerambault, quien fue director del Hospital Psiquiátrico de Francia, habló del automatismo incluso antes de Breton, sin embargo se negó a utilizarlo como una forma de interpretación o lectura de sus pacientes. Breton decía que le parecía más creador el automatismo en forma verbo/auditivo en contraposición del verbo/visual. El diseño da la posibilidad de emitir una propuesta más congruente con tal descripción.

Enlaces externos[editar]