Asamblea Suprema Islámica de Irak

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Asamblea Suprema Islámica de Irak
Presidente Ammar al-Hakim
Fundación 1982
Ideología política islamista chií
Sede Bagdad
Afiliación internacional ninguna afiliación
Sitio web www.almejlis.org (en árabe)
[editar datos en Wikidata ]

La Asamblea Suprema Islámica de Irak (ASII) (en idioma árabe المجلس الأعلى الإسلامي العراقي antiguamente denominado Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak) es un partido político iraquí que defiende los intereses del grupo étnico-religioso de los árabes chiíes (grupo mayoritario dentro de la población del país).

Ideología[editar]

La ideología de la Asamblea Suprema Islámica de Irak (conocida como ASII, por sus siglas en español) es islamista chií; y esta fuertemente inspirada por la Revolución Islámica que tuvo lugar en el vecino país de Irán en 1979 (aunque aparentemente se ha moderado en los últimos años). Durante la mayor parte de su historia su objetivo fundamental ha sido crear un régimen teocrático en Irak a imagen y semejanza del que existe en Irán.

1982-2003[editar]

La ASRII fue fundada en 1982 por el Ayatolá Mohamed Baqir al-Hakim; en aquel momento el antiguo partido Partido Islámico Dawa parecía que estaba a punto de desaparecer a causa de la intensa represión que estaba sufriendo por parte de la dictadura de Saddam Hussein. Dawa era el partido mayoritario entre los árabes chiíes iraquíes y el único que luchaba para crear un régimen inspirado en los principios religiosos chiíes; por eso su desaparición podía ser un golpe muy grave para los intereses de esa comunidad étnica y religiosa mayoritaria en el país.

Ante ese peligro, al-Hakim decidió fundar un nuevo partido que continuaría la lucha de Dawa y la radicalizaría; la fundación tuvo lugar en la capital de Irán, Teherán, donde al-Hakim vivía exiliado para huir de la persecución del Gobierno de Hussein. Desde el primer momento el nuevo partido contó con la gran ayuda del Gobierno de Irán, que lo financiaba con la esperanza de derrocar al régimen de Hussein e implantar un Gobierno islámico aliado.

Eran los tiempos de la sangrienta Guerra Irán-Irak (1980-1988); así que la ASRII creó con la ayuda del Gobierno iraní una gran milicia, formada por miles de guerrilleros para pelear contra Hussein. Dicha Milicia recibió el nombre de Brigadas de Badr.

Al principio las Brigadas de Badr estaban formadas por una sola Brigada, pero luego creció hasta convertirse en una División, y posteriormente seguiría creciendo hasta convertirse en un Cuerpo de Ejército. Los guerrilleros de las Brigadas de Badr luchaban de dos maneras: una parte de ellos actuaban como sí fueran unidades del Ejército regular iraní en los campos de batalla situados en la frontera entre los dos países, y otra parte se infiltraba dentro de Irak para cometer atentados y usar tácticas de guerrilla urbana y rural. En esta materia de la lucha armada la ASRII y Dawa (que logró sobrevivir a la campaña de exterminio de Hussein) usaban la misma estrategia, ya que Dawa también puso a sus unidades guerrilleras al servicio de Irán.

Según algunas fuentes en su momento de mayor auge durante la Guerra Irán-Irak las Brigadas de Badr llegaron a tener casi 18.000 combatientes bien armados y entrenados; a los que habría que agregar 22.000 combatientes chiíes iraquíes que formaban parte de los Guardianes de la Revolución de Irán (fuerza armada de élite iraní). Éstos 40 mil chiíes iraquíes armados por Irán contaban con una división de infantería, otra de artillería, una tercera blindada y una unidad de guerrilla. Intervienen en las regiones fronterizas del sur de Irak y en Kurdistán.

El partido de al-Hakim tenía ventaja sobre los otros partidos chiíes iraquíes, porque Irán reconoció a la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak como "Gobierno de Irak en el Exilio"; lo que le daba más influencia y mayores recursos. La razón de la preferencia iraní por la ASRII es que la misma estaba más cercana ideológicamente al pensamiento del Ayatolá Ruhollah Jomeini (Líder Supremo de la Revolución Islámica en Irán); porque al igual que éste los dirigentes de la ASRII opinaban que un Gobierno islámico debía estar controlado por los "Ulemas" (eruditos islámicos). Por el contrario los líderes de Dawa decían que el Gobierno debía estar controlado por los "Ummah" (los laicos islámicos).

Al terminar la guerra entre Irak e Irán en 1988, la ASRII continuo su lucha guerrillera de baja intensidad en las zonas fronterizas para derrocar a Hussein.

Cuando la Guerra del Golfo en 1991 dejo al régimen de Hussein en una situación de debilidad, la población chií del Sur de Irak aprovecho la situación para levantarse en armas contra el dictador. En este levantamiento popular participaron activamente los militantes y simpatizantes de los dos grandes partidos chiíes: Dawa y la ASRII.

Los guerrilleros de las Brigadas Badr, junto con los guerrilleros de Dawa, armaron y dirigieron a los civiles chiíes que salieron a las calles; se tomaron por asalto cuarteles militares y de policía, así como edificios de gobierno. Desde las mezquitas chiíes se llamaba a la rebelión de los fieles; y durante varios días las principales ciudades del Sur del país estuvieron en manos de los alzados.

Pero el Ejército de Hussein respondió con fuertes ataques de artillería pesada contra ciudades y aldeas; columnas de tanques de guerra apoyados por grandes masas de infantería reocuparon las ciudades rebeldes en medio de sangrientos combates. Después miles de chiíes fueron asesinados como represalia (incluyendo naturalmente a muchos militantes de la ASRII).

A pesar de esta terrible derrota, miles de miembros de la ASRII y civiles chiíes lograron escapar y se refugiaron en la zona de los pantanos entre el río Tigris y los ríos del Eufrates, en el Sur del país; desde donde prosiguieron la lucha.

Durante la década de los años 90, la ASRII se fue distanciando un poco de las posiciones del gobierno iraní; a pesar de que seguía recibiendo ayuda financiera y militar de ese Gobierno (interesado en desestabilizar al régimen de Hussein). El fundador de la ASRII, el Ayatolá al-Hakim, y los otros líderes importantes del partido; fueron moderando gradualmente su ideología para adoptar una visión más pragmática y tolerante.

Al mismo tiempo el partido se acercaba a los otros partidos de la oposición iraquí en el exilio para sellar acuerdos de alianza contra el régimen de Hussein.

Dentro de Irak el régimen seguía con la brutal represión contra las bases del partido; el Gobierno puo en marcha planes para desecar los pantanos del Sur y así facilitar la tarea de perseguir y exterminar a los refugiados chiíes del levantamiento de 1991 y destruir las bases de la guerrilla chií en territorio iraquí. En 1997 las Fuerzas Armadas iraquíes lanzaron fuertes ataques de artillería contra los civiles chiíes en los pantanos meridionales.

A finales de la década de los años 90, se calculaba que las Brigadas Badr de la ASRII tenían entre 4.000 y 8.000 guerrilleros en armas (aunque algunos llevaban la cifra hasta 10.000 guerrilleros o milicianos).

Desde 2003 hasta la actualidad[editar]

Cuando la invasión estadounidense del año 2003 derrocó a Hussein, los líderes de la ASRII volvieron del exilio; aunque al principio al-Hakim fue muy crítico con la ocupación americana, finalmente el partido acepto formar parte del nuevo Gobierno de Transición y cooperar con Estados Unidos a cambio del compromiso de los estadounidenses de convocar elecciones y entregar el poder a los líderes electos iraquíes en un corto plazo.

La ASRII se dedicó a prestar servicios sociales y ayuda humanitaria a los chiíes pobres, víctimas de una inhumana situación económica y social; en poco tiempo esto le hizo crecer su popularidad entre la población desesperada. Por esa razón la ASRII fue durante algún tiempo el partido más grande de la comunidad chií; y al ser esa comunidad aproximadamente el 60% de la población total del país, su apoyo era imprescindible para garantizar la estabilidad de cualquier gobierno.

En la actualidad la ASRII ya no pretende crear un régimen teocrático al estilo de Irán; el partido ahora acepta que el mejor sistema de gobierno para Irak es una democracia pluralista y secular, que respete la libertad de cultos y la separación entre Religión y Estado, aunque cualquier Gobierno en que participe la ASRII debe guíarse en lo posible por los principios chiíes. Esta línea moderada coincide con la de musulmanes demócratas en otros países islámicos más seculares.

El 29 de agosto del 2003 un atentado terrorista en la ciudad de Najaf ocasionó la muerte de al-Hakim y otras 83 personas (algunos hablan de más de 120 muertos en ese atentado). El hermano de al-Hakim, Abdul Aziz al-Hakim, se convirtió entonces en el nuevo líder máximo del partido.

A medida que se acercaban las elecciones para elegir un Gobierno provisional, se hicieron más fuertes las presiones para que los partidos políticos exclusivamente chiíes se unieran en una gran coalición electoral; el gran ayatollah sayyid Ali al-Sistani, máxima autoridad religiosa de los chiíes de Irak, fue el gran protagonista de las negociaciones para formar esta alianza, ya que es la única persona cuyas decisiones acatan todos los líderes políticos chiíes. Finalmente, 22 partidos políticos chiíes aceptaron unirse a esta coalición llamada la Alianza Unida Iraquí (aunque mejor conocida dentro de Irak como Lista Sistani) que presentaría una sola lista de candidatos a diputados para la nueva Asamblea Nacional Constituyente; de los 22 partidos que eran miembros de la Alianza, los más importantes eran la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak, el Partido Islámico Dawa, el Partido Islámico Dawa-Organización de Irak, el Partido Islámico de la Virtud y el Movimiento Sadrista.

En las elecciones del 30 de enero del 2005 la lista electoral de la Alianza Iraquí Unida fue la que obtuvo mayor número de votos; pero los resultados electorales también la obligaban a buscar el apoyo de otros partidos para reunir la mayoría necesaria en la nueva Asamblea Nacional para nombrar al Gobierno y aprobar la nueva Constitución. Por esa razón, y para fomentar la unidad nacional; la Alianza llegó a un acuerdo con la Lista Unida Kurda (formada por los dos principales partidos de los kurdos iraquíes, el Partido Demócratico del Kurdistan y la Unión Patriótica del Kurdistán) para repartirse el poder y dominar al nuevo Gobierno (incluyendo a algunos sectores minoritarios de los suníes).

Como producto de este acuerdo un líder chií de la Alianza Iraquí Unida debía ser elegido primer ministro de Irak (máximo gobernante del país); aunque la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak era el partido más grande de la Alianza, su líder (al-Hakim) despertaba el rechazo de muchos sectores de la sociedad iraquí, incluso dentro de la misma Alianza chií. Además de ese rechazo, existía una regla no escrita dentro de la Alianza según la cuál ningún clérigo debía ser elegido para un cargo político; por todo eso Al Hakim no fue candidato, pero de todas maneras la elección interna dentro de la Alianza Iraquí Unida no fue fácil.

Una vez más, las presiones y la mediación del Ayatolá Sistani lograron que se llegara a un consenso por el cuál el máximo líder de Dawa, Ibrahim al-Jaafari, fue elegido primer ministro el 7 de abril del 2005. Aunque la ASRII había tenido que ceder el cargo más importante del nuevo Gobierno a su rival interno (Dawa); seguía siendo el partido más importante de la Alianza oficialista, teniendo una gran cantidad de Ministerios ocupados por sus dirigentes y ejerciendo un poder decisivo en las grandes decisiones. De hecho, al-Hakim era la persona más importante del Gobierno después del primer ministro al-Jaafari (aunque formalmente no ocupara ningún cargo en el mismo).

Luego de las elecciones para el Consejo de Representantes del 15 de diciembre del 2005 el partido intentó que uno de sus dirigentes fuera elegido candidato a primer ministro en la elección interna dentro de la Alianza Iraquí Unida; pero al-Jaafari ganó por un voto de diferencia. Posteriormente al-Jaafari fue obligado a retirar su candidatura por los kurdos y suníes, pero el nuevo primer ministro es otro líder de Dawa, Nuri al-Maliki; aunque al-Hakim siguió conservando el mismo grado de influencia que tenía con el anterior Gobierno.

Actualmente la principal ambición de la ASRII es que se acelere la creación de una Región Autónoma Chií en el sur del país; algo que permite la nueva Constitución pero que debe ser hecho por medio de una Ley aprobada en el Parlamento. Los sunítas se oponen radicalmente a éste objetivo de la ASRII porque temen que sea un primer paso para dividir al país; y acusan a al-Hakim de querer crear un nuevo país independiente exclusivamente chií que se quedaría con la mayor parte de los recursos petroleros del actual Irak.

El partido tiene un canal de televisión que se llama Al Forat Network que se dedica, entre otras cosas, a predicar las ideas del partido y presentar su punto de vista de la situación de Irak; aunque sus críticos lo acusan de incitar al odio sectario contra los suníes y agravar así la escalada hacia una guerra civil total.

Cambio de nombre[editar]

El 11 de mayo del 2007 el partido anunció mediante una declaración pública que cambiaba su nombre oficial; habían decidido eliminar la palabra "Revolución" ya que ella hacía referencia a la lucha para derrocar al régimen de Baaz, y esa lucha ya había terminado al ser derrocado dicho régimen. Además querían reflejar una nueva imagen más moderada y cercana a la reconciliación nacional.

Su nombre ahora es Consejo Supremo Islámico de Irak o Asamblea Suprema Islámica de Irak.

Descalabro electoral, pierde el liderazgo chií[editar]

El 31 de enero del 2009 se celebraron elecciones regionales en 14 de las 18 Provincias iraquíes; en ellas se debían elegir los miembros de los Consejos Legislativos provinciales. Cada Consejo Legislativo deberá elegir posteriormente al Gobernador de su respectiva provincia.

La Asamblea Suprema Islámica de Irak concurrió a los comicios al frente de una coalición con aliados más pequeños llamada Shahid al Mihrab, compitiendo contra su antiguo aliado y ahora rival, el Partido Islámico Dawa. El resultado fue un descalabro electoral para la ASII.

La Asamblea Suprema no ganó en ninguna provincia, ni siquiera en las de mayoría chií; y lo que es peor, la diferencia con el triunfador Dawa fue enorme y aplastante. En la provincia de Basora la ASII no logró superar el 11,60% de los votos (un lejano segundo lugar) y en la de Bagdad apenas obtuvo el 5,40% de los votos (el sexto lugar), lo que es visto como un resultado desastroso.

El resultado se atribuye a la enorme y reciente popularidad personal del primer ministro al-Maliki (motivada por los triunfos de su estrategia de seguridad); pero lo cierto del caso es que la humillante derrota electoral ha dejado a la Asamblea Suprema en una situación muy difícil de cara a las próximas elecciones nacionales.

Cambio de líder, alianza con sus enemigos y derrota en las elecciones de 2010[editar]

El 26 de agosto del 2009 el líder del partido, Abdul Aziz al-Hakim, murió de cáncer; su hijo Ammar al-Hakim se convirtió entonces en el nuevo líder.

Poco tiempo después el partido selló una alianza con sus antiguos enemigos de el Bloque Sadr (con los que incluso había librado batallas sangrientas de guerrilla urbana), para formar una coalición electoral (llamada Alianza Nacional) que postule una sola lista de candidatos a las elecciones parlamentarias del 7 de marzo del 2010.

Sí la Asamblea Suprema Islámica y el Bloque Sadr hubieran conseguido derrotar en esas elecciones al Partido Islámico Dawa y a su líder (el primer ministro Nuri al-Maliki); un líder de la Asamblea Suprema Islámica podría haberse convertido en el nuevo primer ministro de Irak y el partido hubiera obtenido el poder.

Pero cuando las elecciones se celebraron como estaba previsto el 7 de marzo del 2010;[1] la Alianza Nacional formada por la Asamblea Suprema Islámica y el Bloque Sadr quedó de tercera detrás de la coalición del ex-primer ministro Iyad Allawi (que resultó ganadora por un estrecho margen) y de la coalición del primer ministro Maliki.[2]

En concreto, la lista liderada por Allawi obtuvo 2.631.388 votos populares, equivalentes al 25,87% del total de los sufragios, y 91 diputados en el Consejo de Representantes de Irak; la lista de Dawa (liderada por Maliki) obtuvo 2.620.042 votos, que representan el 25,76% de los sufragios, y 89 diputados. La Alianza Nacional consiguió 1.976.412 sufragios, equivalentes al 19,43% de los votos, y 70 diputados; la coalición de los partidos nacionalistas kurdos obtuvo 1.553.667 votos populares, que representan el 15,27% de los sufragios, y 43 diputados. Los 32 diputados restantes fueron para fuerzas minoritarias que sumaron en su conjunto poco más del 13% de los votos. Dawa y su líder Maliki triunfaron en casi todas las provincias chiíes (incluyendo todas las del sur del país) y en la multiétnica y multireligiosa provincia de Bagdad (en ésta última por estrecho margen); pero Allawi triunfó en todas las provincias suníes y la división del voto chií en dos grupos enfrentados le permitió superar a Maliki por estrecho margen a nivel nacional.[3]

Lo que es peor para la Asamblea Suprema Islámica de Irak, es que de los 70 diputados que ganó su coalición de la Alianza Nacional, 40 pertenecen al Bloque Sadr, así que sólo 30 diputados como máximo pertenecen a la Asamblea Suprema Islámica; y con esos resultados ha quedado reducido a ser el tercer partido más grande de la comunidad árabe chií de Irak, luego de haber sido el primero en el pasado.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]