Arenas movedizas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Señal de peligro de arenas movedizas en Little Paxton Pits, cerca de St Neots, Cambridgeshire, Inglaterra.

Arena movediza es un hidrogel coloide, constituido por una mezcla de material finamente granulado, (tal como arena o fango), arcilla y agua.

Descripción[editar]

Las arenas movedizas son fluidos no newtonianos: cuando no son perturbadas por un agente exterior, suele aparecer como una materia sólida (de forma "gelatinosa"), pero al menor cambio en las tensiones en la arena (menos del uno por ciento) causa una repentina disminución de su viscosidad (pasa a una forma de "sol"). Tras la perturbación inicial —como podría ser el hecho de que una persona ande sobre ellas— el agua y la arena se separan, formándose regiones densas de arena sedimentada; esto se debe a la formación de áreas constituidas por grandes volúmenes de materia con diferente tamaño, con lo cual la viscosidad de las arenas movedizas aparece incrementada súbitamente. Existe una falsa creencia que atribuye las arenas movedizas a las zonas desérticas, pero lo cierto es que éstas no están presentes en ningún desierto principalmente por la falta de humedad.

Para poder moverse en las arenas movedizas debe aplicarse la presión suficiente en la arena condensada e introducir la cantidad necesaria de agua como para poder licuarla. La fuerza requerida para salir de ellas es demasiado importante: para mover un pie en las arenas movedizas a una velocidad de un centímetro por segundo se requiere la misma fuerza que hay que invertir para levantar un coche de tamaño mediano (ejercer una fuerza de más de una tonelada).[1] Otra manera más efectiva de zafarse del hundimiento, es impulsarse vigorosamente con los brazos hacia arriba y hacia atrás y caer de espaldas ofreciendo mucho mayor superficie corporal, oponiéndose a la mayor presión por menor unidad de superficie, disminuyendo la presión, y luego arrastrarse lentamente de espaldas casi nadando para salir del sector.

Comúnmente se creyó que el comportamiento de las arenas movedizas era debido solamente a las suspensiones saturadas o sobresaturadas de gránulos en agua. La presión de fuentes subterráneas del agua separaría y suspendería las partículas granulares, reduciendo la fricción entre ellas. En septiembre de 2005, se demostró que la presencia de la sal es, en gran parte, responsable.[1] La estabilidad de las arenas movedizas coloidales se debe a la presencia de sal, aumentando la probabilidad de la floculación de la arena y la formación de las regiones de alta viscosidad responsables de la potencia de la trampa de las arenas movedizas.

Las arenas movedizas pueden ser halladas en tierras interiores a orillas de ríos, cerca de lagos, o en pantanos, o cerca de la costa.

Una región notoriamente famosa por sus arenas movedizas es la Bahía de Morecambe, Inglaterra. Como la bahía es muy amplia y poco profunda, una persona atrapada en arenas movedizas estaría expuesta al peligro de la pleamar.

Las orillas de lagos o lagunas, principalmente aquellos cuerpos de agua que presentan mucho sedimento en suspensión (sólidos suspendidos), pueden presentar peligrosos terrenos blandos de lodazales semejantes a las arenas movedizas, esto sectores son fangos que presentan el mismo estado coloide que la arena movediza pero es más peligroso por lo fino del sólido y de gran capacidad de succión.

Las arenas movedizas tiene diferentes formas. Unas parecen lodo, otras tienen la apariencia de agua con tierra, hojas o restos sobre ella y algunas tienen una combinación de arena y tierra en un charco grande de agua.

En la cultura popular[editar]

En las películas se ha popularizado ver a una persona tragada completamente por arena movediza, haciendo que esta muera. Las arenas movedizas están formadas por arena (o fango), de arcilla de agua y de sal. Cuando no pasa nada ni nadie por encima de ellas se mantienen sólidas, como la tierra normal, pero con aspecto un poco mas gelatinoso. Sin embargo en cuanto alguien las pisa se crea una tensión en la superficie que hace que se separen en ellas el agua y la arena, volviéndose mucho más viscosas y haciendo que te hundas. Se pueden encontrar a orillas de ríos, en lagos o en pantanos, y cerca de la costa, aunque los más peligrosos son los que hay en los lagos puesto que son más líquidos y tienen más capacidad de succión. Pero lo importante que hay que saber es que una vez que te han atrapado las arenas movedizas es muy difícil salir, porque para mover un solo pie tienes que hacer la misma fuerza que tendrías que hacer si tu solo levantaras un coche, y como probablemente eso no lo vas a poder hacer lo mejor que se puede hace es: 1.- Intentar evitar las arenas movedizas, de manera que cuando estés cerca de un lago o de un pantano, a orillas de un río o de la costa, estate alerta por si ves algún terreno un poco más inestable para no pisarlo. 2.- Lleva siempre un palo fuerte y largo contigo, porque puedes usarlo para ir viendo si la tierra que hay por delante de la tuya es segura o no, y en el caso de que ya hayas caído en la trampa de las arenas puedes usarlo para salir de ellas. 3.- Una vez que te han atrapado tienes que deshacerte de todo lo que te pese, como la mochila, los zapatos… eso si, debes de hacerlo despacio y muy calmada-mente, porque en realidad es muy difícil hundirte del todo en las arenas movedizas a no ser que entres en pánico o que lleves cargado algo muy pesado. 4.- hay que mantener la calma, puesto que normalmente las arenas movedizas tienen una profundidad de medio metro mas o menos, y si te encuentras en unas mas profundas tampoco pasa nada puesto que probablemente si vas manteniendo la calma no te hundirás mas allá de tu cintura o tu pecho, ya que la densidad de tu cuerpo hará que flotes. 5.- Hay que respirar profundamente, puesto que hará mas sencillo que flotes, y debes de intentar mantener todo el tiempo que puedas tus pulmones llenos de aire ya que mientras los tengas así será prácticamente imposible que te hundas. 6.- Si te estás hundiendo y el nivel de la arena movediza ronda tus caderas, entonces recuéstate hacia atrás. Haciendo esto, distribuirás tu peso en un área mucho más amplia lo cual hará que sea mucho más difícil que te ahogues. Flota sobre tu espalda y lenta y cuidadosamente extrae tus piernas. Una vez que tus piernas estén fuera, utiliza tus brazos para impulsarte lenta y suavemente fuera del peligro. 7.- haz siempre todos los movimientos muy lentos, esto evitará que te hundas más rápido. 8.- Si tienes un palo contigo, déjalo en posición horizontal detrás de ti. Entonces, lentamente, deja caer tu espalda sobre el palo. Después de unos minutos o dos, habrás alcanzado balancearte en la arena y ya no te hundirás más. Lleva el palo a una nueva posición, debajo de tus caderas. Este evitará que te hundas mientras lentamente sacas un pie y luego el otro.

Referencias[editar]

  1. a b "A. Khaldoun, E. Eiser, G. H. Wegdam and Daniel Bonn Rheology: Liquefaction of quicksand under stress" 'Nature' Vol. 437, Pg. 635, 29 September 2005 doi 10.1038/437635a

Enlaces externos (español)[editar]

Enlaces externos (inglés)[editar]