Apoxiomeno de Lisipo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Apoxyomenos Pio-Clementino Inv1185.jpg

El Apoxyomenos es una estatua erguida, esculpida en mármol de época romana que se encuentra en los museos Vaticanos. La mayoría de los historiadores de arte sostienen que se trata de una copia de otra estatua de bronce perdida de la antigua Grecia realizada por Lisipo en el siglo IV a. C. Pero algunos autores han cuestionado que esta copia sea similar a la estatua realizada por Lisipo.

Descubrimiento[editar]

Fue descubierto en 1849 en el barrio romano del Trastevere, y al año siguiente el arqueólogo alemán August Braun reconoció en la estatua una copia de un bronce de Lisipo citado por Plinio el Viejo en su obra Historia Natural:

Lisipo realizó, como hemos dicho, el mayor número de estatuas de todos, con un arte muy fecundo, y entre ellas, un atleta que está limpiándose con un estrígil.

Este tipo fue famoso desde la antigüedad; según Plinio, la estatua fue consagrada por Agripa ante las termas que llevan su nombre. El emperador Tiberio, gran admirador de la estatua, la hizo transportar a su habitación. El pueblo romano reclamó la devolución de la estatua. Pertenece a la época helenística.

Temática y rasgos de estilo[editar]

Mide 2,05 metros de altura. Una de las manos es restauración moderna.

Se trata de una figura masculina desnuda que representa a un atleta que se limpia de aceite con el estrígil, un tema cotidiano,en el cual se limpia el sudor. Es una obra para ser vista totalmente circular, es decir, se puede observar desde todos los ángulos.Utiliza el contraposto, se apoya en una pierna mientras la otra está desplazada hacia un lado, recibiendo parte del peso. La cabeza es pequeña y está girada de forma parecida a la del Doríforo de Policleto, obra que debió de tener influencia en la realización de esta estatua.

Lisipo realiza esta obra estableciendo su propio cánon de belleza,en el cual estiliza la figura con 8 cabezas, dándole así un carácter más realista al retrato, aunque para algunos autores no aumenta a 8 cabezas, sino a 7 y media.

Bibliografía[editar]

  • J.J. Pollitt. El arte helenístico. Editorial Nerea, 1989.
  • Martin Robertson. El arte griego. Capítulo 7. Alianza Editorial, 1993.