Apósito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un apósito adhesivo en su envase y usado en una muñeca.

Un apósito es cualquiera de los diferentes productos sanitarios empleados para cubrir y proteger una herida.[1]

La finalidad del apósito es la reepitelización del tejido dañado y en consecuencia la cicatrización de la herida. Para conseguir esto hemos de tener en cuenta los factores que promueven la cicatricación de las heridas:[2]

  • Un medio húmedo que favorezca la migración celular.
  • Un pH ácido que dificulte la colonización bacteriana.
  • Tensión superficial en oxígeno baja, que favorezca la revascularización.
  • Un medio semioclusivo que favorezca la síntesis de colágeno y disminuya la inflamación.

Características[editar]

Consecuencia del favorecimiento de la cicatrización, algunas de las características de los apósitos habrán de ser:

  • Impermeabilidad a los gérmenes, partículas y agua.
  • Capacidad de absorción.
  • Favorecimiento del pH ácido.
  • Esterilidad.
  • Permeabilidad a los gases.

A estas propiedades habría que añadirles otras derivadas de la interacción con el organismo:

  • Elasticidad y flexibilidad.
  • Baja adherencia a la herida.
  • Alto grado de cohesión.
  • No tóxico.
  • No alergizante.
  • Proporcionar aislamiento térmico.[3]

Clasificación[editar]

Clasificación de los apósitos.[4]
Apósitos estériles combinados Secos Adhesivos:
  • Soporte de poliuretano
  • Soporte de tejido sin tejer
  • Soporte de poliuretano con hidrocoloides
No adhesivos
Impregnados
  • Parafina y/o lanolina
  • Triglicéridos
  • Silicona
Apósitos estériles laminares
  • Apósito estéril laminar de poliuretano.
  • Apósito semipermeable adhesivo.
Apósitos estériles activos Laminares
  • Hidrogeles
  • Hidrocoloides
  • Fibra de hidrocoloide
  • Alginatos
  • Geles de poliuretano
  • Espumas de poliuretano
  • Espumas de gelatina
  • Colágeno.
No laminares
  • Dextranómeros (gránulos)
  • Hidrogeles (semisólidos)
  • Hidrocoloides (gránulos, polvos, semisólidos)
  • Hidrogel con alginato (semisólido)
  • Hidrogel con hidrocoloide (semisólido)
  • Espuma de poliuretano (trociscos en bolsas)

Indicaciones[editar]

Los apósitos o coberturas permiten aislar, proteger y optimizar el proceso de cicatrización si la adecuada elección de éste es capaz de brindar un ambiente óptimo necesario que preserve los principios fisiológicos básicos de humedad, calor, oxigenación y circulación sanguínea. Sin embargo, las heridas o úlceras que podemos encontrarnos son de muy variadas características: húmedas, secas, infectadas, no infectadas, necróticas, sucias, limpias, etcétera. Por ello, lo ideal es la adaptación del tipo de apósito a las características de la úlcera o herida.[1] En función de ello, las indicaciones recomendadas de cada tipo de apósito son:

  • Apósitos combinados no adhesivos: heridas suturadas limpias, abrasiones y laceraciones y quemaduras leves. Pueden llevar incorporado carbón activado o aluminio, y están indicados en heridas exudativas malolientes e infectadas.
  • Apósitos combinados adhesivos:heridas postquirúrgicas exudativas.
  • Apósitos combinados impregnados: Su función es principalmente de protección y prevención.Tienen poca capacidad de absorción, y no pueden utilizarse en úlceras muy exudativas.
  • Apósitos estériles activos: Además de ejercer una acción protectora, crean unas condiciones locales óptimas de humedad y temperatura que favorecen activamente la cicatrización. A su vez tienen diferentes características:
  1. Alginatos: Poseen gran capacidad de absorción, y están indicados en úlceras muy exudativas.
  2. Colágeno: Absorbe gran cantidad de exudado y produce una rápida hemostasia.
  3. Espuma de poliuretano: indicada en úlceras por presión exudativas o dolorosas y en úlceras varicosas.
  4. Hidrofibras: Lesiones exudativas (úlceras por presión y vasculares).
  5. Geles de poliuretano: Están indicados en úlceras exudativas (por presión de grado II o III y varicosas).
  6. Hidrocoloides: Se utilizan en úlceras por presión y úlceras vasculares.
  7. Hidrogeles: Úlceras por presión con exudado mínimo o moderado y úlceras varicosas.

Contraindicaciones[editar]

En líneas generales ha de evitarse la utilización de apósitos en los siguientes casos:[2]

  • Infección.
  • Heridas por mordeduras (elevadísima tasa de infección).
  • Heridas con afectación de tendones o hueso.
  • Quemaduras profundas o con reacción alérgica perilesional.
  • Tejido de granulación atípico o hipertrófico.
  • Úlceras isquémicas.
  • Ulceras secundarias a lesiones cancerosas.
  • Tejido perilesional friable.

Véase también[editar]

Forma galénica

Referencias[editar]

  1. a b Enrich, L. y Negre, S. Propuesta de clasificación de los apósitos estériles modernos. Cienc. Pharm. 1998 8(4): 153-171
  2. a b Hall, V.,Murillo, N.,Quesada,M. Apósitos hidrocoloides. Su papel en la curación de heridas. Centro de Información de Medicamentos. Marzo de 2001. disponible en [1]
  3. INSALUD. Guía práctica clínica: selección y utilización de medicamentos en las residencias geriátricas. 2000. España Disponible en [2]
  4. Serna, J. Vitales, M. López, M.C., Molina, A. Tomo II Capítulo 4: Dermatología en Farmacia Hospitalaria 868 pp, disponible en [3]


Enlaces externos[editar]

Una prolija recopilación de diferentes tipos comerciales de apósitos, así como de publicaciones referidas a su uso puede encontrarse en la página web dressings.org (en inglés). (Enlace consultado el 13 de octubre de 2008.)

 

http://www.apositos.com/ Los apósitos son materiales terapéuticos que se aplican sobre una lesión, permiten aislar, proteger y optimizar el proceso de cicatrización.