Amalia de la Vega

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Amalia de la Vega
Falta imagen mujer.svg
Datos generales
Nombre real María Celia Martínez Fernández
Nacimiento 19 de enero de 1919
Origen Flag of Uruguay.svg Uruguay, Melo
Muerte 25 de agosto de 2000
81 años
Ocupación Cantante, compositora
Información artística
Otros nombres Amalia de la Vega, Señora del folclore
Género(s) Milongas, Cifra, Vidalitas
Artistas relacionados Tabaré Regules,
Fernán Silva Valdés,
Juana de Ibarbourou
[editar datos en Wikidata ]

Amalia de la Vega, seudónimo de María Celia Martínez Fernández (19 de enero de 1919, Melo - 25 de agosto de 2000, Montevideo) cantante y compositora uruguaya.[1]

Biografía[editar]

Se destacó como cantante clásica y popular. Cultivó un estilo muy propio y personal que, a través de las milongas, las cifras, los estilos y las vidalitas, la proyectó a los primeros planos de la fama y el reconocimiento artístico entre los cantantes uruguayos y latinoamericanos.

Desde su debut en radio, en las fonoplateas de Radio Carve y Radio El Espectador, acompañada al piano por la inolvidable Beba Ponce de León, Amalia de la Vega jerarquizó escenarios nacionales e internacionales, recorriendo muchas veces Argentina, Brasil y Chile acompañada por las guitarras criollas que fueron motivo, siempre, de un gran amor y devoción. Ella misma también supo tocar la guitarra de oído, musicalizando poemas de Tabaré Regules, de Fernán Silva Valdés y de Juana de Ibarbourou.

Grabó varios discos de 78 y de 33 r.p.m. en los sellos Sondor, Antar, Orfeo y Telefunken. El número de los simples y larga duración supera largamente el ciento, entre los que se cuentan: "Amalia la nuestra", "Mientras fui dichosa", "Manos ásperas", "El lazo", "Poetas nativistas orientales", "Mate amargo", "Colonia del Sacramento" y "Juana de América”. En unos fue acompañada por el Mtro. Federico García Vigil, en otros por el Mtro. Walter Alfaro y, casi siempre, con las guitarras de Mario Núñez, Gualberto Freire y Antonio Bertrán.

Su pensamiento respecto a otros artistas de la época[editar]

Amalia manifestó, refiriéndose a los artistas que influyeron en la formación de su canto, decía: "Para mí la única voz es Gardel y lo seguirá siendo, una maravilla. En mi desvelo pongo la radio y siempre lo estoy escuchando". Y en una expresión polémica que, tal vez, constituya, sin embargo, la mejor definición de su maravillosa forma de cantar, Amalia de la Vega agregaba: "Lo que pasa es que han habido tantos imitadores y tanta gente que canta tangos, que uno compara, y yo digo, caramba, porqué hacen esas cosas complicadas, por qué no escuchan a Gardel. Muchos dicen que su ídolo es Gardel y ¿por qué no llegan a esa sencillez?".[2]

Cómo era vista por otros artistas[editar]

De Amalia de la Vega Atahualpa Yupanqui dijo que "su voz era como el sonido que parece surgir desde las entrañas de la madre tierra con la autenticidad de los grandes artistas".[2]

Alfredo Zitarrosa que la consideraba "la número uno de todas las épocas".[2]

Yo una vez le escuché decir, muchos años después, a Mercedes Sosa, "que a ella se le criticaba porque cantaba folclore, porque eso del folclore era cuestión de empanada y vino y de bajo".[2]

Cuando se habla muchas veces del folclore, nosotros muchas veces hablamos del folclore argentino, pero el nuestro tiene señas e identidades muy profundas en el cielito, en la cifra, en el estilo y en las milongas y Amalia De La Vega cantaba en estilo, en cifra y en milonga, que es ya hablar de la música más profunda de la Banda Oriental.[2]

En la escuela pública en los años 50 se difundían esos valores culturales de la nacionalidad oriental a través de las canciones interpretadas por Amalia De La Vega. Entonces, eso hay que valorarlo en Amalia de la Vega, en el género femenino la valentía y la convicción de su arte, de difundirlo y de desarrollarlo en épocas muy difíciles y con tanto talento que perdura y perdurará, sin duda, por muchísimos años. Tanto que nos lleva a decir que quizás en su personalidad encontramos el Gardel femenino, ese Gardel femenino de esta Tierra.[2]

Discografía[editar]

  • Cerro Largo / Totora (Sondor 5219)
  • A mi rancho (Sondor SLP-041)
  • Mate amargo (Antar PLP 5042)
  • Amalia de la Vega (EP. Antar FP 33-087)
  • El lazo de canciones (Sondor 33016. 1958)
  • Amalia de la Vega (Antar PLP 5029. 1963. Editado como "Señora del folclore" en Argentina por el sello Diapasón GL4030)
  • Amalia la nuestra (Orfeo SULP 90589. 1975)
  • Mientras fui dichosa (1975)
  • Manos ásperas (Orfeo SULP 90589. 1978)
  • Colonia del Sacramento (Orfeo SULP 90622)
  • Juana de América (Orfeo 90628. 1980)
  • Poetas nativistas orientales (Orfeo SCO 90674. 1982)

Reediciones y recopilaciones[editar]

  • El lazo de canciones (Sondor 3016-2. 1997)
  • Lo que quisiera tener (Sondor 8262-2. 2006)

Referencias[editar]

  1. Homenaje del Parlamento a Amalia de la Vega
  2. a b c d e f Sesión de la Junta Departamental de Maldonado – Uruguay, del 8 de septiembre de 2000, en la que varios concejales brindaron un homenaje a la cantora por motivo de la recurrencia de su muerte.

Enlaces externos[editar]