Alergia al maní

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alergia al maní
Nut warning 1.jpg
Clasificación y recursos externos
CIE-10 T78.4
CIE-9 995.61, V15.01
DiseasesDB 29154
MeSH D021183
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

La alergia al maní (también conocido como cacahuete) es un tipo de alergia a los alimentos distinta de la alergia a las nueces. Es una reacción de hipersensibilidad tipo 1 a sustancias alimenticias derivadas del maní que causan una reacción exagerada del sistema inmunológico.[1] Es reconocida "como una de las más severas reacciones alérgicas alimenticias debido a su prevalencia, persistencia y reacción alérgica severa."[2] Los síntomas físicos de la reacción alérgica pueden incluir leve picor, urticaria, angiodema, sarpullido, hinchazón facial, estornudos, rinitis, asma, dolor abdominal, bajada de la presión arterial, paro cardiaco y asfixia.[2] La alergia al maní es una de las causas más comunes de muertes por anafilaxia relacionada con alimentos.

Se estima que afecta entre el 0.4 y el 0.6% de la población.[3] En Inglaterra, se estima que 4,000 personas se diagnostican con alergia al maní cada año (11 por día); 25,700 han sido diagnosticados con alergia al maní por un médico en algún momento en su vida.[4]

Las alergias al maní más graves pueden provocar anafilaxis,[5] una situación de emergencia que requiere de atención inmediato y tratamiento con epinefrina.

Por lo general se trata con una dieta de exclusión y rechazo de alimentos que puedan contener maní entero o partículas de maní y/o aceites.

Síntomas[editar]

Los síntomas de la alergia al maní están relacionados con la acción de la inmunoglobulina (IgE) y otras anafilotoxinas, que actúan liberando histamina y otras sustancias mediadoras de los mastocitos (degranulación). Además de otros efectos, la histamina induce la vasodilatación de las arteriolas y la constricción de los bronquiolos en los pulmones, también conocidos como broncoespasmo (constricción de las vías respiratorias).Al menos 11 alérgenos de maní han sido identificados.

Los síntomas pueden incluir leve picor, urticaria, angioedema, hinchazón facial, rinitis, vómitos, diarrea, dolor abdominal agudo, sarpullido, asma, paro cardiaco y anafilaxis.[2] [6]

Causas[editar]

La causa exacta por la cual una persona pueda desarrollar alergia al maní es desconocida. Un estudio realizado en 2003 no encontró ninguna relación entre la exposición materna a los cacahuetes durante el embarazo o durante la lactancia y la aparición de la alergia en el niño.[7] [8] [9] [10] Por otro lado, el estudio encontró una correlación positiva entre el tiempo que un niño es amamantado y las probabilidades de que el mismo desarrole alergia al maní.[7] El mismo estudio indica que hay una relación positiva entre la exposición a los productos de leche de soya y la alergia al maní.[7] Sin embargo, un análisis posterior hecho Australia, utilizando un muestreo más grande, no encontró ningún vínculo entre el consumo de leche de soja y la aparición de la alergia al maní, por tanto, se concluyó que la existencia de ese vínculo probablemente se debe a la preferencia en utilizar leche de soja por parte de las familias que son alérgicas a la leche de vaca.[11] [12] Los estudios han demostrado que la aplicación de lociones que contienen aceite de maní para la piel inflamada puede producir sensibilidad al maní y alergia en los niños.[7] [13] [14] [15] Las alergias a los alimentos parece ser mucho menos común en los países subdesarrollados.[16] La hipótesis de la higiene es un intento de entender por qué es así.[17] Los defensores de tal hipótesis dicen que la baja incidencia de infecciones en la infancia en los países desarrollados contribuye a una mayor incidencia de las enfermedades alérgicas.[17] La hipótesis también se utiliza para explicar por qué los primogénitos son más propensos a presentar alguna enfermedad alérgica.[17]

Estudios comparativos han encontrado que retrasar la introducción de productos de maní aumenta significativamente el riesgo de desarrollar dicha alergia,[18] [19] y la Asociación Estadounidense de Pediatría, en respuesta a los estudios existentes que no mostraron reducción en el riesgo de enfermedad atópica, revocó su recomendación de retrasar la exposición a los maníes, junto con otros alimentos. Tampoco encontraron razón alguna para evitar maníes durante el embarazo o la lactancia.[20] Un estudio conjunto entre Israel y el Reino Unido realizado en 8,600 niños observó un aumento de casi 10 veces en la incidencia de alergia al maní entre niños británicos en comparación con niños israelís. Se encontró que a los niños israelíes se les dio maní a una edad menor que aquellos en el Reino Unido. Asociaciones Pediátricas en Gran Bretaña y Australia recomendaron retrasar su introducción hasta los 3 años y no han cambiado su recomendación desde marzo de 2009.

Prevalencia[editar]

De acuerdo con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los EE.UU, la tasa de prevalencia de la alergia es del 0,6% entre los americanos.Según un estudio de 2008, se estima que la incidencia de la alergia al maní self-reported, que no se reporta a los hospitales, afecta al 1,4% de la población de los Estados Unidos, lo cual supone el triple de la tasa de 0,4 a 0,6% reportada en un estudio de 1997.[21] En Inglaterra, se estima que 4.000 personas son diagnosticadas con alergia al maní al año (11 por día); 25,700 son diagnosticadas con alergia al maní por un médico en algún momento de sus vidas.[4] Nicholas Christakis, de la Escuela de Medicina de Harvard, afirma que el reciente aumento en el número de casos de alergia al maní, y las medidas adoptadas como respuesta, se muestran como elementos de la enfermedad psicógena masiva, que se conoce como reacciones histéricas exageradas y fuera de proporción en relación con el grado de peligro.[22] De acuerdo con Scott Sicherer del Instituto de Alimentos Jaffe de la Escuela de Medicina del Mount Sinaí, la alergia al maní es una de las alergias a los alimentos más peligrosas, y una de las menos probables de superar.[21] La Fundación de Asma y Alergia de Estados Unidos estima que la alergia al maní es una de las causas más comunes de muerte relacionada con los alimentos.[23] Sin embargo, existe un creciente cuerpo de opinión médica que, si bien definitivamente hay sensibilidades a los alimentos, el alza dramática en la frecuencia de las alergias a las nueces y más concretamente las medidas adoptadas en respuesta a la amenaza demuestran elementos de enfermedad psicógena masiva, las reacciones histéricas se manifiestan desproporcionadamente en relación con el peligro: [1] “El doctor Christakis señala que alrededor de 3.3 millones de estadounidenses son alérgicos a los frutos secos, y más aún -6.9 millones- son alérgicos a los mariscos. Pero de 30 millones de hospitalizaciones cada año, sólo 2,000 se deben a alergias a alimentos, y alrededor de 150 personas mueren anualmente debido a reacciones alérgicas graves a los alimentos. Ese es el mismo número de personas muertas a causa de picaduras de abejas y relámpagos combinados. Cerca de 10,000 niños son hospitalizados cada año con lesiones cerebrales traumáticas debido a los deportes, 2,000 niños se ahogan cada año, y cerca de 1,300 mueren en accidentes con armas de fuego, escribe”. El sensacionalismo de los medios también ha sido culpado.[24]

La prevalencia entre adultos y niños es similar –aproximadamente 1%- pero por lo menos un estudio muestra que se está incrementado entre los niños en los Estados Unidos.[25] El número de niños jóvenes afectados se duplicó entre 1997 y 2002. 25% de los niños con alergia al maní la superan.[26] The number of young children affected doubled between 1997 and 2002.[27] 25% of children with a peanut allergy outgrow it.[28] En Estados Unidos, unas 10 personas al año mueren a causa de alergias al maní.[29] Un estudio ha demostrado que la alergia al maní también es condicional de la raza, en particular, los nativos americanos son menos propensos a ser alérgicos a los maníes.[30]

En 2013 Miranda Waggoner, un investigador postdoctoral de la Oficina de Población de Investigación de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Wilson Woodrow informó que el aumento de la incidencia de la percepción subjetiva de la alergia, que anteriormente se consideraba rara, no puede ser correlacionada con los datos médicos que confirman la existencia de la alergia.[31] [32] Peter Conrad, sociólogo médico de Universidad Brandeis, que se especializa en la medicalización de la sociedad, dijo lo siguiente sobre el estudio: "Este trabajo nos ayuda a comprender cómo una enfermedad relativamente rara, la alergia al maní, se ha convertido en un riesgo público e incluso se ha visto como una epidemia propia de la infancia. Mientras que el riesgo individual es alto, el riesgo a nivel poblacional es pequeño. A veces la respuesta del público a un trastorno puede superar significativamente el potencial de riesgo real para la salud pública".[31]

Vías de exposición[editar]

Mientras que el camino más obvio y peligroso para una persona alérgica es la ingestión no intencional, algunas reacciones son posibles a través de la exposición externa. Sin embargo, algunos de ellos son controversiales, exagerados o ha sido desacreditados a través de pruebas empíricas. Una creencia común es que se puede desencadenar una anafilaxia al tocar maníes o sus derivados, oler la fragancia de los maníes y la simple proximidad a productos de maní. Muchas de estas creencias se han traducido en prohibiciones controversiales de todos los productos de maní de instalaciones completas, tales como escuelas y centros médicos. El pediatra de Harvard, Dr. Michel C. Young señala en su libro The Peanut Allergy Answer Book (libro de respuestas acerca de la alergia al maní) que, si bien un contacto secundario puede exponer un riesgo al individuo alérgico, la ocurrencia de una reacción es poco frecuente y se limita a síntomas menores.[33] Se ha observado que algunas reacciones son de naturaleza psicógena, el resultado del condicionamiento y creencia en lugar de una reacción química verdadera. Estudios con grupos de control y enmascarados, realizados pro Sicher et al. Fueron incapaces de producir reacción alguna usando el olor de la mantequilla de maní o su proximidad. Dicho esto, algunas actividades como cocinar o el descascarillado o aplastamiento en gran escala de maní (tal como un entrono de producción agrícola o de fábrica) puede causar que las partículas sean trasportadas por el aire y puede ocasionarle problemas respiratorios a aquellos individuos alérgicos que se encuentren cerca. Del mismo modo, se ha sabido que los residuos en las superficies pueden causar erupciones leves en la piel, aunque no anafilaxia. [[33]

Diagnóstico y tratamiento[editar]

El diagnóstico de las alergias a los alimentos, incluyendo la alergia al maní, comienza con el análisis del historial médico y un examen físico del paciente.[1] [34] Las directrices del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas recomiendan que los padres y pacientes que reportan algún tipo de alergia a los alimentos sean examinados por un médico, ya que "varios estudios demuestran que de un 50% a 90 % de las supuestas alergias a los alimentos no son realmente alergias."[34]

Se pueden utilizar pruebas de punción de la piel para confirmar alergias a determinados alimentos.[1] [2] [34] Las pruebas de punción de la piel están diseñadas para identificar una conexión específica entre la IgE y los mastocitos cutáneos.[1] Durante la prueba, un alérgeno hecho de extracto de glicerina y en forma de gotas se coloca sobre la piel del paciente,[1] la cual es pinchada a continuación sobre el lugar donde se depositaron las gotas.[1] Este procedimiento se repite con dos controles: Una gota de histamina diseñada para provocar una respuesta alérgica y una gota de solución salina diseñada para que no se obtenga ningúna respuesta alérgica.[1] La roncha que se desarrolla a partir de la caída del extracto de glicerina se compara con la de la solución salina.[1] La prueba alérgica se considera positiva cuando la roncha del extracto de glicerina es 3 mm más grande que la producida por la de la solución salina.[1] La prueba cutánea positiva tiene aproximadamente 50 % de precisión, por lo que una prueba cutánea positiva por sí sola no es diagnóstico de alergias a los alimentos.[1] [2] [34]

El "estándar de oro" de las pruebas diagnósticas es el test oral de alimentos utilizando placebo controlado mediante el método de doble ciego (o ensayo a doble ciegas).[1] [34] Por lo menos dos semanas antes de una prueba oral, el paciente debe someterse a una dieta de eliminación donde el alérgeno sospechoso se evita completamente.[35] Durante la prueba oral, se administra al paciente una ración adecuada a su la edad del alérgeno sospechoso en una escala que se incrementa de manera proporcional.[35] El paciente es monitoreado continuamente durante la prueba, y el desafío es detener la reacción alérgica y administrar el tratamiento inmediatamente a la primera señal objetiva de reacción alérgica.[35]

La utilización del test oral no plantea "riesgos inherentes y significativos."[36] En un estudio compuesto por 584 desafíos orales de alimentos administrado a 382 pacientes, el 48% (253) de los testes tuvieron como resultado reacciones alérgicas.[36] 28 % ( 72 ) de éstos resultaron en reacciones "graves," definidos por el estudio como un paciente que presenta los siguientes síntomas: leve dificultad respiratoria; irregularidades cardiovasculares; o cualesquiera otro síntoma leve.[36] Los testes orales con placebo controlados consumen mucho tiempo y requieren una estrecha supervisión médica.[1] Debido a estos inconvenientes, los desafíos a los alimentos abiertos son la forma más común de testes orales.[35] Los desafíos a los alimentos abiertos son aquellos en los que un paciente se alimenta de una porción adecuada a su edad de un alimento que contiene el alérgeno sospechoso en su forma natural.[35] La observación de los síntomas que resultan de la ingestión del alimento, tales como vómitos o la aparición de ronchas, se considera diagnóstico de alergia a los alimentos si los síntomas se correlacionan con los hallazgos presentes en la historia clínica del paciente y las pruebas de laboratorio, tales como la prueba de pinchazo en la piel.[34]

En la actualidad no existe un tratamiento confirmado para prevenir o curar las reacciones alérgicas a los maníes; sin embargo, algunos niños han estado participando recientemente en un método para tratar la alergia al maní. Este método consiste en alimentar al niño con minúsculas cantidades de maní las cuales se van aumentando gradualmente con el fin de desensibilizar el sistema inmune a los alérgenos del maní.[27] Evitar el maní de manera estricta es la única forma de prevenir una reacción alérgica. Tanto niños como adultos se les recomienda llevar una inyección de epinefrina para el tratamiento de la anafilaxia. Varias sociedades han prometido un anti-alérgico pero hasta ahora sin resultados concretos. [37]

Desensibilización mediante inyección de maní[editar]

Un estudio previo y con éxito de inyecciones en dosis crecientes del alérgeno de maní se llevó a cabo en 1996. Sin embargo, uno de los participantes murió de laringoespasmo segundos después debido a un error de la farmacia en calcular la dosis. El trágico incidente terminó abruptamente por si solo uno de los únicos estudios de desensibilización a alergias de maní mediante inyecciones del alérgeno.[38] [39] [40]

Desensibilización oral[editar]

Un estudio de desensibilización en la Universidad Duke se llevó a cabo con dosis crecientes de proteína de maní. Ocho niños con alergia conocida al maní recibieron dosis crecientes de proteína de maní en forma de harina molida mezclada con salsa de manzana u otro alimento. Para entrar en el estudio, el nivel de IgE debía ser superior a 7 kU/L y dar una prueba cutánea positiva. El primer día, se les da 0.1 mg de proteína de maní, luego la cantidad de maní se incrementa gradualmente a 50mg, si es tolerada, en el primer día. Alrededor de la mitad de los niños toleraron dosis de 50 mg al final de día, mientras que los otros fueron capaces de llegar a 12.5 mg o 25 mg. Los niños siguieron tomando dosis diarias de maní en casa, regresando al hospital cada dos semanas para aumentar la dosis hasta llegar a 300 mg de proteína de maní por día, o el equivalente de un maní. La fase de mantenimiento siguiente duró hasta 18 meses, dependiendo de la cantidad de maní que el niño tolerase. Siete niños completaron el estudio. A estos niños se les dio un “desafío alimenticio” a la harina de maní, exponiéndolos a un máximo de casi 8 gramos, o el equivalente a más de 13 maníes. Cinco de los siete niños toleraron el equivalente de 13 maníes en el desafío alimenticio al final del estudio.[41] Los resultados inmunológicos de los niños fueron similares a los observados con otros tipos de inmunoterapia, un aumento inicial, seguido de un descenso en la IgE y IgG específica al maní. También tuvieron un aumento del IgG4 específico al maní a través del estudio, que se cree que es un marcador de protección en otras formas de inmunoterapia.[42]

En febrero de 2009 un estudio exitoso de desensibilización fue anunciado por el Hospital de Addenbrooke en Cambridge, Inglaterra.[43] Un ejemplo del protocolo de inmunoterapia oral, es la administración de maní diluido a una dosis de 0.1 mg (1 ml de una solución al 1 g/10L), y el aumento de 10 veces cada 30 minutos. Una vez alcanzada la dosis máxima de 50 mg (1ml de una solución a 5g/100 ml) o cuando se produjera una reacción sistémica o local, se detendría el aumento gradual.[44] El paciente se mantiene con su máxima dosis del primer día y se va aumentando al doble a una velocidad menor cada semana, o cada mes, dependiendo de la tolerancia o del protocolo usado. Las reacciones se tratan con antihistamínicos, y si son necesarios, medicamentos anafilácticos. Se están desarrollando protocolos estándar por varios ensayos clínicos realizados en los Estados Unidos.[45] En 2014 el mismo grupo anunció nuevos resultados de los ensayos, en los que más de la mitad de los niños que participan en una segunda fase del estudio fueron capaces de tolerar dosis equivalentes a alrededor de 10 cacahuetes al día. Una quinta parte de los niños que recibieron la terapia declararon haber experimentado pequeños inconvenientes, siendo los más comunes picazón en la boca. Sin embargo, un niño tuvo que retirarse del ensayo después de dos dosis.[46] [47] Se miden los niveles IgE del suero anti maní pre y post estudio, y se comparan dosis variables y horarios de incrementos a grupos de control enmascarados (placebo) en protocolos de estudio. Los tratamientos de desensibilización reales se llevan a cabo en la comunidad a través de protocolos modificados.[48] Protocolos estándares están siendo desarrollados mediante diversos ensayos clínicos realizados en los Estados Unidos. En esos estudios se miden antes y después los niveles de IgE del suero anti maní, y se comparan diferentes dosis y horarios de incremento con placebo en ensayos de estudio ciego. Tratamientos actuales de desensibilización se están llevando a cabo en la comunidad a través de protocolos modificados.[49] El éxito ha sido constatado tanto en protocolos rápidos (duración corta de la semana) como en los protocolos lentos (esparcido en meses), con reacciones sistémicas mínimas. El primer día del protocolo a menudo requiere hospitalización o la observación en el consultorio de un médico equipado con fármacos de reanimación y con acceso intravenoso. Se requiere seguimiento frecuente durante los ensayos de desensibilización para tratar reacciones y modificar el protocolo si es necesario.[50] Debido a la relativa seguridad de la inmunoterapia rápida oral, algunos miembros de la comunidad médica han cuestionado si la desensibilización es mejor que vivir con la alergia al maní.[51]

Inmunoterapia de desensibilización sublingual[editar]

La inmunoterapia de desensibilización sublingual es el proceso de desensibilización alérgica en el que se pone gradualmente crecientes dosis de un extracto alérgico debajo de la lengua del paciente.[52] El extracto puede ser ingerido o escupido.[52] Utilizando la técnica de saliva sublingual, el extracto de alérgeno se mantiene bajo la lengua durante un breve período antes de que el paciente escupa la vacuna.[53] La técnica de saliva sublingual se utilizó en algunos de los primeros estudios de la inmunoterapia sublingual.[53] La mayoría de los estudios utilizaron la técnica sublingual de engullir, donde el extracto alergénico fue colocado debajo de la lengua durante 1-2 minutos antes de que el paciente engullera la vacuna.[53] Una revisión de la inmunoterapia de desensibilización sublingual realizada en 2017 encontró que "la aplicabilidad de la inmunoterapia sublingual en la población general de pacientes con alergia a los alimentos sigue siendo poco clara."[52]

La inmunoterapia de desensibilización epicutánea[editar]

La inmunoterapia de desensibilización epicutánea es la introducción de proteínas de extracto del maní depositada sobre la piel intacta con el fin de desensibilizar a las personas con alergias a los cacahuetes.[54]

En un estudio publicado en octubre de 2010, un grupo de ratones sensibilizados al maní fue expuesto al alérgeno del cacahuete y tratado mediante la utilización de parches Viaskin por medio de la Tecnología DBV.[54] Otro grupo fue tratado con inmunoterapia subcutánea antes de ser expuesto a los alérgenos de maní.[54] El estudio encontró que la inmunoterapia epicutánea era tan "eficiente" en el tratamiento como la inmunoterapia subcutánea.[54] Otro estudio encontró que la inmunoterapia epicutánea fue eficaz en el tratamiento de las lesiones gastrointestinales inducidas por la exposición oral prolongada a los alérgenos de maní en ratones sensibilizados al cacahuete.[55] Estudios posteriores han demostrado que la aplicación de parches de inmunoterapia epicutánea sobre la piel lesionada o dañada refuerza las reacciones alérgicas en ratones sensibles al maní.[56]

Más tarde, en 2010, un estudio clínico de fase Ib se llevó a cabo en los EE.UU. para evaluar la seguridad de la inmunoterapia epicutánea en humanos con alergia al maní utilizando parches Viaskin.[52] 100 sujetos fueron incluidos en este estudio.[52] 90% de los individuos que participaron en el estudio experimentaron reacciones leves o moderadas localizadas alrededor de la zona de tratamiento, pero no se observó reacciones graves o epinefrina en ninguno de ellos.[52] En 2013, empezó la segunda etapa del estudio con el uso de las Tecnologías DBV, en el cual se examinó la seguridad y la eficacia de su sistema de inmunoterapia epicutánea Viaskin en seres humanos. Esta terapia utiliza un parche que se aplica sobre la piel para suministrar PPE (extracto de proteína del maní) a los usuarios.[57] [58] Datos seguros fueron extraídos de este estudio después de 12 y 18 meses y los mismos estaban en consonancia con las conclusiones del estudio anterior.[52]

Maníes libres de alérgenos[editar]

El 20 de julio de 2007, la Universidad Técnica Estatal y Agrónoma de Carolina del Norte anunció que uno de sus científicos, Dr. Mohamed Ahmedna, había desarrollado un proceso para hacer maníes libres de alérgenos. Las pruebas iniciales mostraron una desactivación del 100 por ciento de los alérgenos en maníes tostados enteros y sueros humanos de personas severamente alérgicas no mostraron reacción alguna al exponerse a los maníes procesados. Las compañías de alimentos han expresado un interés en licenciar el proceso, que supuestamente no degrada el sabor o la calidad del maní tratado, y que incluso resulta en un procesado más fácil para usarlo como ingrediente en los productos alimenticios.[59]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l «Peanut allergy: an overview». Canadian Medical Association Journal 168 (10):  pp. 1279–85. 2003. 
  2. a b c d e C. LOZA; J. BROSTOFF (1995). «REVIEW Peanut allergy» 25. Clinical and Experimental Allergy. pp. 493–502. 
  3. National Institutes of Health, NIAID Allergy Statistics 2005
  4. a b Kotz D, Simpson CR, Sheikh A (2011). «Incidence, prevalence, and trends of general practitioner-recorded diagnosis of peanut allergy in England, 2001-5». Journal of Allergy and Clinical Immunology. doi:10.1016/j.jaci.2010.11.021. PMID 21236479. 
  5. National Report of the Expert Panel on Food Allergy Research, NIH-NIAID 2003
  6. http://www.bda.uk.com/foodfacts/Allergy.pdf
  7. a b c d «Factors Associated with the Development of Peanut Allergy in Childhood». New England Journal of Medicine 348 (11):  pp. 977–85. 2003. doi:10.1056/NEJMoa013536. PMID 12637607. 
  8. «What causes a peanut allergy». WiseGeek. Consultado el 8 de julio de 2010.
  9. «Interesting causes for peanut allergy identified». Cincinnatichildrens.org (26 de septiembre de 2007). Consultado el 8 de julio de 2010.
  10. «Interesting causes for peanut allergy identified». Cincinnatichildrens.org (26 de septiembre de 2007). Consultado el 8 de julio de 2010.
  11. «Soy consumption is not a risk factor for peanut sensitization». Journal of Allergy and Clinical Immunology 121 (6):  pp. 1455–9. 2008. doi:10.1016/j.jaci.2008.03.017. PMID 18436294. http://www.smh.com.au/news/health/soy-milk-allergy-myth-debunked/2008/06/18/1213770721239.html. 
  12. Soy milk allergy myth debunked, Sydney Morning Herald, June 18, 2008
  13. «Peanut Allergy May Be Linked To Skin Creams Containing Peanut Oil And To Soy Milk». University of Bristol. Consultado el 20 de junio de 2014. 
  14. «Factors Associated with the Development of Peanut Allergy in Childhood». NEJM (17 de julio de 2003). doi:10.1056/NEJMoa013536. Consultado el 8 de julio de 2010.
  15. «Peanut allergy may be linked to peanut oil skin preparations and soy milk consumption». Community Practitioner (1 de mayo de 2003). Consultado el 8 de julio de 2010.
  16. "Peanut Paste Saves Starving African Children - ABC News."
  17. a b c Maria Yazdanbakhsh; Peter G. Kremsner; Ronald van Ree. «Allergy, Parasites, and the Hygiene Hypothesis». Science. pp. 490–494. 
  18. Food allergy advice may be peanuts, Science News magazine, Dec 6 2008
  19. Høst A, Halken S, Muraro A, et al'.' (February 2008). «Dietary prevention of allergic diseases in infants and small children». Pediatr Allergy Immunol 19 (1):  pp. 1–4. doi:10.1111/j.1399-3038.2007.00680.x. PMID 18199086. http://www3.interscience.wiley.com/resolve/openurl?genre=article&sid=nlm:pubmed&issn=0905-6157&fecha=2008&volumen=19&número=1&spage=1. 
  20. Greer FR, Sicherer SH, Burks AW (January 2008). «Effects of early nutritional interventions on the development of atopic disease in infants and children: the role of maternal dietary restriction, breastfeeding, timing of introduction of complementary foods, and hydrolyzed formulas». Pediatrics 121 (1):  pp. 183–91. doi:10.1542/peds.2007-3022. PMID 18166574. http://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/full/121/1/183. 
  21. a b «Peanut Allergies in Kids on the Rise». Webmd.com. Consultado el 21 de julio de 2014.
  22. Nicholas A. Christakis. «This Allergies Hysteria Is Just Nuts». British Medical Journal 337 (1384):  pp. a2880. doi:10.1136/bmj.a2880. PMID 19073662. http://web.archive.org/web/20090407112525/http://christakis.med.harvard.edu/pdfs/BMJ_081213_Nuts.pdf. 
  23. "Allergy Facts and Figures", Asthma and Allergy Foundation of America http://www.aafa.org/display.cfm?id=9&sub=20&cont=517
  24. Colver A (September 2006). «Are the dangers of childhood food allergy exaggerated?». BMJ 333 (7566):  pp. 494–6. doi:10.1136/bmj.333.7566.494. PMID 16946341. PMC 1557974. http://www.bmj.com/cgi/content/full/333/7566/494#TBL1. 
  25. Prevalence of peanut and tree nut allergy in the United States determined by means of a random digit dial telephone survey: A 5-year follow-up study http://www.allerg.qc.ca/peanutallergy.htm#pressreldec903
  26. Prevalence of peanut and tree nut allergy in the United States determined by means of a random digit dial telephone survey: A 5-year follow-up study http://www.allerg.qc.ca/peanutallergy.htm#pressreldec903
  27. a b «Expert sees peanut allergy solution within 5 years». Reuters. 01-05-2008. Consultado el 30-10-2008. 
  28. http://www.ich.ucl.ac.uk/factsheets/families/F000279/
  29. http://web.archive.org/web/http://www.aaaai.org/patients/advocate/2003/fall/reactions.stm
  30. «peanut allergy». Allerg.qc.ca. Consultado el 8 de julio de 2010.
  31. a b Michael Hotchkiss. «Princeton researcher digs into the contested peanut-allergy epidemic». Princeton University. Consultado el 21 de julio de 2014.
  32. Waggoner, Miranda. «Parsing the peanut panic: The social life of a contested food allergy epidemic». Social Science & Medicine 90:  pp. 49–55. doi:10.1016/j.socscimed.2013.04.031. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0277953613002657. 
  33. a b Young, Michael C. The Peanut Allergy Answer Book: 2nd Edition. Fair Winds Press. ISBN 1-59233-233-1. 
  34. a b c d e f Boyce, Joshua A. «Guidelines for the Diagnosis and Management of Food Allergy in the United States: Summary of the NIAID Sponsored Expert Panel Report». J Allergy Clin Immunol. 
  35. a b c d e Kirsi M. Järvinen; Scott H. Sicherer (2012). «Diagnostic oral food challenges: Procedures and biomarkers». Journal of Immunological Methods 383. pp. 30–38. 
  36. a b c Tamara T. Perry, MD; Elizabeth C. Matsui, MD; Mary K. Conover-Walker, CRNP; Robert A. Wood, MD. «Risk of oral food challenges». J Allergy Clin Immunol. 
  37. «Trials of an allergy drug Remedy against peanuts is mired in legal battles». International Herald Tribune (14 de marzo de 2003). Consultado el 8 de julio de 2010.
  38. Robert A. Wood, MD. «Peanut Allergy: Presentations and Prospects for a Cure» (PDF). Consultado el 8 de julio de 2010.
  39. «Answers from Dr. Greene | Allergy Care Guide». Pennmedicine.org (7 de octubre de 2007). Consultado el 8 de julio de 2010.
  40. Nelson HS, Lahr J, Rule R, Bock A, Leung D (June 1997). «Treatment of anaphylactic sensitivity to peanuts by immunotherapy with injections of aqueous peanut extract». J. Allergy Clin. Immunol. 99 (6 Pt 1):  pp. 744–51. PMID 9215240. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0091674997001528. 
  41. «Progress Against Peanut Allergies». Webmd.com. Consultado el 8 de julio de 2010.
  42. Terry Murray (20 de marzo de 2007). «AAAAI: Peanut desensitization program for kids shows promise». Medicalpost.com. Consultado el 8 de julio de 2010.
  43. «News from Cambridge UK». Cambridgenetwork.co.uk. Consultado el 8 de julio de 2010.
  44. Clark AT, Islam S, King Y, Deighton J, Anagnostou K, Ewan PW (August 2009). «Successful oral tolerance induction in severe peanut allergy». Allergy 64 (8):  pp. 1218–20. doi:10.1111/j.1398-9995.2009.01982.x. PMID 19226304. http://www3.interscience.wiley.com/resolve/openurl?genre=article&sid=nlm:pubmed&issn=0105-4538&fecha=2009&volumen=64&número=8&spage=1218. 
  45. «Peanut Sublingual Immunotherapy». ClinicalTrials.gov. Consultado el 8 de julio de 2010.
  46. Charlie Cooper. «A tough nut cracked? Scientists discover new treatment for peanut allergy sufferers». The Independent. Consultado el 24 de julio de 2014. 
  47. «Assessing the efficacy of oral immunotherapy for the desensitisation of peanut allergy in children (STOP II): a phase 2 randomised controlled trial». The Lancet. 2014. doi:10.1016/S0140-6736(13)62301-6. http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(13)62301-6/abstract. Consultado el 24 de julio de 2014. 
  48. «Dallas Allergy». Dallas Allergy. Consultado el 8 de julio de 2010.
  49. «Dallas Allergy». Dallas Allergy. Consultado el 24 de julio de 2014.
  50. «Oral immunotherapy for food allergy in children». Current Opinion in Allergy and Clinical Immunology 8 (6):  pp. 553–6. 2008. doi:10.1097/ACI.0b013e32831952c8. PMID 18978471. 
  51. H Morrow Brown (2007). «Would Oral Desensitization for Peanut Allergy Be Safer Than Avoidance?». Annals of Allergy, Asthma & Immunology 98 (2):  p. 203. doi:10.1016/S1081-1206(10)60701-6. PMID 17304895. 
  52. a b c d e f g Stacie M. Jones, MD; A. Wesley Burks, MD; Christophe Dupont, MD. «State of the art on food allergen immunotherapy: Oral, sublingual, and epicutaneous». J Allergy Clin Immunol. 
  53. a b c Cox, L.S.; Linnemann, D.L.; Nolte, H.; Weldon, D.; Finegold, I.; Nelson, H.S. «Sublingual immunotherapy: A comprehensive review». J Allergy Clin Immunol 117 (5). pp. 1021–1035. 
  54. a b c d «Epicutaneous immunotherapy using a new epicutaneous delivery system in mice sensitized to peanuts». Int Arch Allergy Immunol 154 (4):  pp. 299–309. 2011. doi:10.1159/000321822. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20962535. 
  55. «Epicutaneous immunotherapy (EPIT) blocks the allergic esophago-gastro-enteropathy induced by sustained oral exposure to peanuts in sensitized mice». PLoS One 7 (2). 2012. doi:10.1371/journal.pone.0031967. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22363776. 
  56. «Intact skin and not stripped skin is crucial for the safety and efficacy of peanut epicutaneous immunotherapy (EPIT) in mice». Clin Transl Allergy. doi:10.1186/2045-7022-2-22.
  57. «Follow-up of the VIPES Study to Evaluate Efficacy and Safety of Viaskin Peanut in Adults and Children (OLFUS-VIPES)». Clinicaltrials.gov. Consultado el 24 de julio de 2014.
  58. Kimberly Railey. «A patch to treat peanut allergies in works». USA Today. Consultado el 24 de julio de 2014.
  59. North Carolina A & T State University Press Release, July 23, 2007

Enlaces externos[editar]