The Changeling

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Al final de la escalera»)
Saltar a: navegación, búsqueda
The Changeling
Título Al final de la escalera (España)
Ficha técnica
Dirección
Ayudante de dirección Fred Frame, Fiona Jackson, Irby Smith
Dirección artística Reuben Freed
Producción Garth H. Drabinsky, Joel B. Michaels
Guion William Gray, Diana Maddox
Música Rick Wilkins
Fotografía John Coquillon
Montaje Lilla Pedersen
Protagonistas George C. Scott, Melvyn Douglas, Trish Van Devere, John Colicos, Jean Marsh, Barry Morse
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Canadá
Año 1980
Género Terror
Duración 109 minutos
Compañías
Productora Universal Pictures
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

The Changeling (titulada Al final de la escalera en España y El impostor en Argentina) es una película canadiense dirigida por Peter Medak.

Argumento[editar]

John Russell (George C. Scott), un destacado compositor y profesor de música, pierde a su mujer y su hija en un trágico accidente. Para recuperarse, abandona su residencia y acepta un puesto académico en Chicago en una fundación que posee, entre otras, la propiedad sobre una vieja mansión que ha permanecido desocupada durante largos años, con la condición de utilizarla como espacio de práctica profesional para los alumnos, además de vivienda.

En la casa, la presencia de John parece despertar la manifestación paulatina de una presencia sutil, que empieza a desvelarse con diminutos incidentes. Así, esas manifestaciones empiezan a presentarse bajo la forma de extraños acontecimientos que parecen indicarle que algo para él intangible, quiere revelarle un secreto. A base de investigar obsesivamente sobre el pasado, Russell descubre el rastro de algo terrorífico, un hecho de sangre que ha permanecido oculto hasta ese momento, durante casi siete décadas.

El asesinato del pequeño Joseph Carmichael, heredero único y directo de la enorme fortuna de su abuelo materno, crimen cometido por su padre, nunca fue descubierto, hasta que John Russell, en medio de su duelo interior, se hace cargo de desvelar el misterio, incluyendo una sesión de espiritismo en el que se desvela toda la verdad (excelente rigurosidad en los pasos de psicografía, grabación de psicofonías e instrumental de canalización), que llegará incluso hasta un senador de los Estados Unidos.

Suspenso, misterio, terror y un excelente reparto hacen de esta película uno de los clásicos del cine de terror. Mención aparte merece considerar, salvo en los minutos finales, la ausencia de efectos especiales, la graduación delicada del tema de lo paranormal, que hace sucumbir al espectador en la trama, así como las vistas urbanas de una ciudad como Chicago en escala humana, a fines de los 70.

Enlaces externos[editar]