A2M

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La actriz porno Melissa Lauren ha realizado escenas de ATM.

A2M o ATM (del inglés ass to mouth: del culo a la boca) es un acrónimo utilizado en las prácticas sexuales propias del cine pornográfico, que consiste en introducir el pene dentro de la boca de otra persona (felación), justo después de haberlo sacado del ano de esta misma persona o de otra y sin interrupción visual en el desarrollo de la escena como garantía de la veracidad de la acción.

Se trata de una práctica sexual de riesgo,poco corriente en la vida sexual íntima, y casi limitada a la función de puro exhibicionismo de cara al espectador. A menudo se realiza en los filmes X de temática heterosexual, en el que la mujer es penetrada por uno o más hombres, con el objetivo de provocar la excitación del observador.

Práctica sexual[editar]

En toda la pornografía convencional las infecciones bucales o digestivas por la presencia de bacterias y materia fecal en el pene es muy limitado, ya que, generalmente, las actrices que intervienen en A2M haciendo sexo anal cuidan su higiene con enemas aplicados antes de filmar estas escenas. Es por lo que no se debe confundir con la coprofagia (ingesta de materia fecal).

El contacto sin protección oral genital implica la posibilidad de contraer enfermedad de transmisión sexual, como el herpes genital, parásito intestinal y una infección de Hepatitis A.[1] Limpiar el área anal y la aplicación de un enema consigue reducir el riesgo de enfermedad. Las actrices porno a menudo usan enemas antes de la filmación de secuencias anales sexuales; el objetivo es eliminar la posibilidad de que cualquier materia fecal pueda aparecer en la película.[2]

Notas al pie[editar]

  1. "A community-wide outbreak of hepatitis A: risk factors for infection among homosexual and bisexual men"., US Centers for Disease Control and Prevention, Epidemiology Program Office, PMID: 7625417
  2. Dan Savage, Savage Love column, The Portland Mercury (2003-07-03). Quoting Ben Scuglia, editor of Inside Porn magazine: "[The performers] clear the pipes with a nice, relaxing douche.... Porn buttholes are so clean-clean-clean you could eat off them. Porn is all about squeaky-clean fantasy; even the 'dirty' stuff is supervised and choreographed".