Provincia de Aragón - San Rafael de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Provincia de Aragón - San Rafael de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios es una de las tres provincias en las que se divide organizativamente la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) en España. Abarca las comunidades autónomas de Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Región de Murcia y Navarra. Al igual que las otras dos provincias españolas, la Bética y la de Castilla, la Provincia de Aragón - San Rafael también tiene presencia en la Comunidad de Madrid. En Extremadura, Aragón - San Rafael comparte la gestión de un centro asistencial conjuntamente con la Provincia Bética.
La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, de acuerdo a su Carta de Identidad,[1]​ actúa bajo el concepto de hospitalidad, a partir del cual se cuida la acogida, la promoción de la salud, el acompañamiento y el compromiso en las realidades más vulnerables de cada época y sociedad, desde un concepto amplio de universalidad.

Historia de la Provincia[editar]

Tras la muerte de Juan de Dios, en Granada, el Hermano Mayor Antón Martín emprende un viaje que culmina con la fundación, en Madrid y Còrdoba, de nuevos hospitales. La labor de Juan de Dios encoraja a edificar nuevos centros asistenciales, como el de Sevilla y Lucena, y su obra se extiende por toda España, Italia y otros países europeos y muy especialmente en América del sur. En sus inicios, la familia hospitalaria no dispone de requisitos documentales, actúa sin regla ni legislación. Será en 1571 cuando el Papa Pio V promulgue la bula Licet ex debito por la que erige la Congregación de los Hermanos de Juan de Dios. En 1586 el Papa Sixto V, mediante el breve Etsi pro debito, concede el grado de Orden a los hermanos y se constituye la Orden hospitalaria de los hermanos de Juan de Dios. En el capítulo general convocado inmediatamente se designa el hospital de San Juan de Calibita (Roma) como sede de la Orden, se decide la división de la misma en dos provincias, España e Italia, y es elegido prior general el padre Pedro Soriano. Pero en 1592 el Pontífice Clemente VIII suspende la categoría de Orden y vuelve a los Hermanos de San Juan de Dios a su situación legal anterior "por ser los afiliados a la institución personas de condición modesta y de escasa cultura"[2]
A principios del siglo XVII las congregaciones hospitalarias de España e Italia adquieren la categoría definitiva de Orden.[3]​ A fines del siglo XVIII existen en la península ibérica cuatro extensas provincias: Granada, Castilla, Sevilla y Portugal, con 75 hospitales, más de 2.000 camas y cerca de 700 religiosos a su cuidado).
Pero en España el siglo XIX será funesto para la institución, iniciando un declive absoluto, hasta su desaparición total. Las causas del descenso son políticas y empiezan a principios de siglo con la guerra de la Independencia y continúan con un definitivo viraje hacia el liberalismo anticlerical a partir de 1834 en plena regencia de María Cristina, madre de Isabel II. En 1836 el Gobierno expropia los bienes pertenecientes a las corporaciones religiosas y en 1850 muere el último prior general español, el padre José Bueno. Así, a lo largo de sus casi cinco siglos de historia, la Orden Hospitalaria ha sido suprimida por motivos políticos y ha resurgido en diversas ocasiones. La última restauración de la Orden en España[4]​ fue a cargo de san Benito Menni, religioso hospitalario que vino de Italia enviado por el Papa Pío IX y el General de la Orden Juan María Aliferi. Esta restauración comienza con la fundación del primer hospital de San Juan de Dios en Barcelona en el año 1867 y le siguen diversos centros dedicados al servicio de los enfermos mentales y niños con discapacidades. En 1934 la Orden gestiona más de veinte hospitales y en menos de treinta años llega a contar con cerca de ochenta centros en España, Latinoamérica y África.
La Provincia de Aragón, dedicada a San Rafael Arcángel, tiene una doble fecha de nacimiento: una antigua, en 1738, cuando dirige 19 institutos con 230 religiosos; y una reciente en 1934 después de un siglo de extinción. En 1934 Roma aprueba, en el Capítulo general, la Provincia de Aragón y América Central de San Rafael Arcángel. La división provincial es bendecida por el Pontífice Pío XI. En esta segunda restauración la provincia está compuesta por los asilos-hospitales de San Juan de Dios de Barcelona y Valencia, el sanatorio psiquiátrico de San Baudilio de Llobregat, el Instituto San José de Carabanchel Alto, los psiquiátricos de Cholula y Zapopan (México) y los sanatorios de Calafell y Manresa. Con el transcurso de los años, la Orden Hospitalaria va asumiendo la gestión, participación o presencia en nuevos centros por toda la geografía de la provincia. La división de la demarcación hispanoamericana en provincias obedece a distintas razones, entre las cuales la imposibilidad de que un solo provincial la gobernara solo y el deseo de restaurar las tres provincias históricas que habían existido en España. La provincia de Aragón tendrá capitalidad en Barcelona por la fundación del padre Menni en los primeros pasos de su obra restauradora en el siglo pasado.

Actuación de la OHSJD en la Provincia[editar]

La realidad actual de la Provincia se visualiza a partir de centros asistenciales, hospitales, centros de salud, servicios sociales, y comunidades de religiosos. Se trata de centros plurales con un compromiso social compartido en muchos casos con otras Instituciones de carácter público, eclesial o privadas con las que existe una afinidad en la motivación y una visión compartida. Los centros de la Provincia por ámbitos:

Ámbito asistencial

Ámbito social

Ámbito tutela e integración sociolaboral

CET Intecserveis - San Baudilio de Llobregat – CET El Pla - Almacellas

Ámbito docente e investigador

Líneas Transversales

Casa de espiritualidad

La Orden Hospitalaria[editar]

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, cuyo origen se remonta al siglo XVI, está presente en más de 50 países de los cinco continentes. Está formada por más de 1.200 Hermanos, unos 40.000 profesionales, 8.000 voluntarios y 300.000 benefactores-donantes. Desde sus inicios los Hermanos de San Juan de Dios desarrollan y transmiten un proyecto de asistencia que ha variado mucho en sus formas y expresiones, pero que mantiene como eje central la acogida y atención a personas enfermas y necesitadas en todo el mundo. Esta predilección por las personas más vulnerables, sea a causa de su enfermedad o por su limitación de recursos, ha permitido la puesta en marcha y desarrollo de programas internacionales de acción social y de salud.
El valor central de la Orden Hospitalaria es la hospitalidad. Los valores asumidos por todos los centros de la Orden Hospitalaria en el mundo son: hospitalidad, calidad, respeto, responsabilidad y espiritualidad.

El fundador: San Juan de Dios[editar]

Juan Ciudad nació en 1495, en un pequeño pueblo portugués: Montemor o Novo. Hasta los cuarenta años vivió diversas aventuras y trabajó en diversos oficios: pastor, soldado, albañil y librero. Su conversión religiosa y su enfervorizada opción por los más pobres le lleva a ser considerado como un loco, por lo que es trasladado al Hospital Real de Granada, en el que Juan experimenta en su propia carne el cruel trato que recibían los enfermos. Es en este momento cuando nace la vocación de Juan de Dios de servir a los pobres cuando se encuentran en condiciones de máxima debilidad, carentes incluso de la salud física y mental.[5]

Entre 1538-1539 Juan de Dios funda en Granada su primer hospital, un hospital revolucionario para su época, no sólo por el trato y calor humano que los enfermos reciben de Juan y sus compañeros, sino también por los criterios que introduce, innovadores en aquella época como es la superación en atención al tipo de enfermedad y la atención a medidas higiénicas y de cuidados.
Poco a poco comienza a contar con colaboradores que le permiten extender su actividad caritativa a otros ambientes, fuera de lo propiamente hospitalario. Se ocupa de los pobres y las prostitutas. En éste período comienzan los discípulos, entre los primers Pedro Velasco, Simón de Ávila, Domingo Piola, Juan García y Antón Martín, que, después de su muerte, será cabeza visible y ejecutora del grupo hospitalario. Muere el 8 de marzo de 1550 en el Palacio de los señores Pisa, que no permiten que muera en el Hospital de Gomeles, como era su ánimo, junto a sus pobres. En 1630 fue beatificado, y canonizado en 1690.
En 1886 fue proclamado Patrono de los Hospitales y de los Enfermos. En 1930, Patrón de los Enfermeros y de sus Asociaciones. También Patrono del Cuerpo de Bomberos por su actuación durante la extinción de un incendio declarado en el Hospital Real de Granada, del que consiguió sacar ilesos a cuantos enfermos se encontraban en su interior.

Referencias[editar]

  1. Carta de identidad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios
  2. Papa Clemente VIII. Ex omnibus (1592)
  3. Papa Pablo V. Romanus pontifex (1617)
  4. De la Torre Rodríguez, Francisco (2010). Perfil histórico de la Congregación Española.
  5. De la Torre Rodríguez, Francisco (2010). Perfil Biográfico de San Juan de Dios

Bibliografía[editar]

Cruset, José (1971). Crónica Hospitalaria. Barcelona: Editorial Hospitalaria. Depósito Legal: B.9489-71. 
Cruset, José (1959). Una aventura iluminada. Barcelona: Editorial Hospitalaria. p. 325. 
Martínez Gil, Luis (2002). San Juan de Dios. Fundador de la Fraternidad Hospitalaria. Madrid: Biblioteca de autores cristianos. ISBN 84-7914-614-1. 

Enlaces externos[editar]