Oneca de Pamplona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Oneca de Pamplona
Reina consorte de León
926-921
Información personal
Otros títulos Infanta de Pamplona
Fallecimiento Junio de 931
Entierro Basílica de San Isidoro de León
Familia
Dinastía Dinastía Jimena
Padre Sancho Garcés I de Pamplona
Madre Toda de Pamplona
Cónyuge Alfonso IV de León
Descendencia Véase Matrimonio y descendencia
[editar datos en Wikidata]

Oneca de Pamplona (m. junio de 931)[1]​ fue una reina consorte de León, hija del rey Sancho Garcés I de Pamplona y de su esposa, la reina Toda. Contrajo matrimonio, en el año 925,[2]​ con el rey Alfonso IV de León, hijo del rey Ordoño II de León.

Fue la madre de Ordoño IV,[a]rey de León entre los años 958 y 960.

Biografía[editar]

Se desconoce su fecha de nacimiento. Contrajo matrimonio, en el año 925,[2]​ con el rey Alfonso IV de León, hijo del rey Ordoño II de León y de la reina Elvira Menéndez. En el año 924 falleció su suegro, el rey Ordoño II de León, y fue sucedido por su hermano, Fruela II de León.

Un año después, en 925, falleció el rey Fruela II a quien sucedió en el trono su hijo Alfonso Froilaz el Jorobado, aunque los hijos de Ordoño II, Alfonso, Sancho Ordóñez y Ramiro, intentaron apoderarse del trono leonés y desencadenaron una guerra civil.

Alfonso IV, esposo de la reina Oneca, fue coronado rey de León el día 12 de febrero del año 926. Él y sus hermanos se repartieron el reino de León en el año 926. Al hermano mayor, Sancho Ordóñez, que contrajo matrimonio con una dama gallega, Goto Núñez, le correspondió el reino de Galicia, que se extendía desde la costa cantábrica hasta el río Miño. Al infante Ramiro, hermano menor de Alfonso IV de León, le correspondió el gobierno del territorio portucalense, con capital en Viseo. Por su parte, Alfonso Froilaz continuó refugiado en territorio asturiano, en el que había permanecido desde que había sido expulsado de Galicia por Sancho Ordóñez, hermano de Alfonso IV.

Falleció en el año 931, aunque se desconoce su fecha exacta de defunción. No obstante, debió fallecer en el mes de junio del año 931[1]​.

Sepultura[editar]

Sus restos mortales fueron trasladados después al desaparecido monasterio de Ruiforco (Ruiforco de Torío), donde también había sido enterrado su esposo, el rey Alfonso IV de León.[3]​ Posteriormente, el rey Alfonso V de León ordenó trasladar los restos mortales de todos los miembros de la realeza sepultados en el monasterio de Ruiforco, incluidos los de Alfonso IV y su esposa, a la basílica de San Isidoro de León, donde fueron depositados en una fosa común ubicada en un rincón de una de las capillas del lado del Evangelio junto a los de otros monarcas leoneses. Sobre la fosa común, el rey Alfonso V ordenó erigir un altar dedicado a san Martín de Tours, obispo y confesor.[4]​ En la actualidad resultaría imposible la identificación e individualización de los restos de la reina Oneca, aunque se cuenta entre los individuos sepultados en la basílica de San Isidoro de León.

Matrimonio y descendencia[editar]

Fruto de su matrimonio con el rey Alfonso IV de León, hijo de Ordoño II de León, nació un hijo[5]​:

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b Existe una teoría minoritaria que atribuye la paternidad a Alfonso Froilaz el Jorobado basándose en al menos en dos fuentes: el cronista leonés Sampiro menciona que el padre y los tíos de Ordoño fueron cegados, algo que no ocurrió con los hermanos de Alfonso IV pero sí con Alfonso Froilaz y sus hermanos; y el cronista árabe Ibn Idari llama al padre de Ordoño Alfonso el Jorobado.[6]​ Algunos historiadores como Sánchez-Albornoz respaldan esta teoría[7]​ mientras que otros como Justiniano Rodríguez Fernández[8][5]​ o Gonzalo Martínez Díez la niegan.[7]

Referencias[editar]

  1. a b Rodríguez Fernández, 1997, pp. 208-209.
  2. a b Rodríguez Fernández, 1997, p. 207.
  3. Arco y Garay, 1954, pp. 54, 151, 162 y 165.
  4. Pérez Llamazares, 1953, pp. 346 y 349.
  5. a b c Rodríguez Fernández, 1997, p. 220.
  6. Ceballos-Escalera, 2000, pp. 112-113.
  7. a b Martínez Diez, 2005, pp. 409-410, Tomo I
  8. Rodríguez Fernández, 1987, p. 138.

Bibliografía[editar]