Medicina ortomolecular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Nutrición ortomolecular»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La medicina ortomolecular[1][2]​ es una medicina alternativa orientada a mantener la salud humana a través de la suplementación nutricional. El concepto se basa en la idea de un medio bioquímico óptimo en el cuerpo y sugiere que las enfermedades reflejan sus deficiencias. El tratamiento de las enfermedades, según ella, involucra intentos para corregir "desequilibrios o deficiencias basadas en la bioquímica individual" a través de sustancias "naturales" como vitaminas, minerales, aminoácidos, elementos traza y ácidos grasos.[3][4][5]​ Las nociones detrás de la medicina ortomolecular no están apoyadas por evidencia médica sólida y la terapia no está demostrada que sea efectiva;[6][7]​ incluso ha sido cuestionada desde los años 1970s la rigurosidad de utilizar el término ortomolecular para adjetivar una forma de medicina.[8]

El consenso médico y científico sostiene que las amplias afirmaciones de eficacia propuestas por los defensores de la medicina ortomolecular no están adecuadamente probadas como las terapias farmacológicas.[6]​ Se ha descrito como una forma de moda alimentaria y quackery.[9]​ Mientras que los practicantes apuntan a fuentes convencionales que han publicado investigaciones apoyando los beneficios de la suplementación nutricional[10][11]​ e instancias en que la medicina usa vitaminas como tratamiento para algunas enfermedades.

Algunas vitaminas en grandes dosis se han asociado a un riesgo aumentado de enfermedad cardiovascular, de cáncer y muerte.[12][13][14]​ El consenso científico es que para los individuos normales, una dieta balanceada contiene todas las vitaminas y minerales y la suplementación rutinaria no necesariamente está libre del diagnóstico de deficiencias específicas.[15]

Historia y desarrollo[editar]

A principios del siglo xx algunos investigadores formularon hipótesis en las que se apuntaban que las vitaminas podían curar enfermedades; a partir del año 1930, los suplementos vitamínicos comenzaron a ser prescritos en masivamente. Sus efectos en la salud fueron decepcionantes y, entre los años 1950 y 1960, la nutrición fue desacentuada en los currículos estándares de medicina. La organización de Riordon cita figuras de este periodo como fundamentos de su movimiento,[16]​ aunque la palabra “ortomolecular” fue inventada por Linus Pauling en 1967.

Entre los individuos descritos como “ortomolecularistas” se encuentran Max Gerson, quien desarrolló una dieta que según él, podía curar enfermedades, que fue descrita como inefectiva por la asociación médica americana en el consejo de farmacia y química de 1949. Los hermanos Shute también intentaron tratar enfermedades cardiovasculares con vitamina E. Muchos conceptos citados ahora por los ortomolecularistas, incluyendo la variación bioquímica de cada individuo y los errores congénito del metabolismo, debutaron en trabajos científicos durante el siglo XX.

En 1948, William McCormick expuso la teoría de que la vitamina C tenía un papel muy importante en muchas enfermedades y comenzó a usarlo con sus pacientes en grandes dosis. En 1950, Fred R. Klenner también usó la vitamina C en dosis masivas para intentar curar una gran variedad de enfermedades, incluyendo la polio. Irwin Stone estableció que los organismos que no sintetizan su propia vitamina C, debido a una mutación de pérdida de función, tienen la enfermedad conocida como “hypoascorbemia”.

A finales de 1960, Linus Pauling introdujo la expresión “ortomolecular” para expresar la idea de “las moléculas correctas, en la cantidad correcta”. A partir de las primeras reivindicaciones de los avances médicos de Pauling y otros con la vitamina C, los descubrimientos sobre los efectos en la salud de la vitamina C han sido polémicos y contradictorios. Las reivindicaciones de Pauling han sido criticadas como excesivas.

En investigaciones posteriores se incluyeron nutrientes además de la niacina y vitamina C, incluyendo los ácidos grasos esenciales.

Campo de aplicación[editar]

Numerosos científicos y organizaciones de consumidores advierten de que es una terapia nada aconsejable.[17]

Psiquiatría ortomolecular[editar]

Hoffer creía que algunos nutrientes particulares  podían curar enfermedades mentales. Sobre 1950, intentó tratar la esquizofrenia con niacina, aunque los defensores de la psiquiatría molecular creen que las ideas que siguen preceden a Hoffer. De acuerdo a Hoffer y otros que se consideran “psiquiatras ortomoleculares”, los síndromes psiquiátricos son resultados de deficiencias bioquímicas, alergias, toxicidades y numerosas contribuciones hipotéticas. Estas causas implicadas han sido encontradas a través de estudios de la elaboración bioquímica individual y tratados con terapia megavitiminica y cambios dietéticos incluyendo el ayuno. Estos diagnósticos y tratamientos no están aceptados por la medicina basada en la evidencia.

Principios[editar]

De acuerdo a Abram Hoffer, las personas “primitivas” no consumen comida procesada y no tienen enfermedades degenerativas. En contraste, la típica dieta occidental está considerada como insuficiente para la salud a largo plazo, necesitando el uso de suplementos en  vitaminas,  minerales,  proteínas,  antioxidantes,  aminoácidos,  ácidos grasos,  triacilglicéridos,  fibra alimentaria, lipotrópicos, enzimas sistémicas y  digestivas, otros factores y  prohormonas  para evitar hipotéticas anomalías del  metabolismo  en una etapa temprana, antes de causen enfermedades.

Los ortomolecularistas dicen que ofrecen prescripciones para cantidades de micronutrientes óptimas después del diagnóstico individual basado en análisis de sangre e historial personal. Los hábitos de vida y los cambios en la dieta, también pueden ser recomendados. La batería de exámenes ordenados incluye varios que no son considerados útiles por la medicina.

Prevalencia[editar]

La medicina ortomolecular es practicada por pocos médicos.

Una encuesta realizada en mayo de 2004 por el Centro Nacional de Medicina Alternativa que se centró en aquellos que usaban medicina alternativa, en cómo se usaba y por qué se usaba en los Estados Unidos por adultos de 18 años de edad durante el 2003. La encuesta informó de los usos en los doce meses previos, relacionados con el uso ortomolecular de productos naturales no vitamínicos y no minerales en un 18,9%, terapias basadas en dietas en un 3,5% y terapias megavitamínicas en un 2,8%.

Otra encuesta CAM informó de que el 12% de las enfermos de hígado usaron el antioxidante silimarina, más de un 6% usaron vitaminas. Un 74% además reveló que usó CAM en adición con los medicamentos prescritos por su especialista, pero un 26% no informó a su especialista del uso de CAM.

Pese a que los beneficios sobre la salud no están establecidos, el uso de grandes dosis de vitaminas es también común en personas a las que se les ha diagnosticado de cáncer. De acuerdo a estudios sobre el cáncer realizados en el Reino Unido, los pacientes deben buscar recomendaciones de profesionales antes de consumir estos suplementos y usarlos como sustitutos de los tratamientos convencionales "podría ser dañino para su salud y reducir drásticamente la posibilidad de cura o control de su cáncer".

Recepción médica y científica[editar]

Metodología[editar]

Las terapias ortomoleculares han sido criticadas de tener  insuficiente evidencia para su uso clínico: sus fundamentos científicos son muy débiles, los estudios realizados escasos y muy abiertos a interpretación y los resultados favorables de estudios de observación son contradictorios respecto a otros estudios con ensayos clínicos más rigurosos. Por consiguiente “no hay evidencia de que la medicina ortomolecular sea efectiva”. Los que están a favor, rebaten estos argumentos mediante la cita de estudios que demuestran la efectividad de los tratamientos que involucran vitaminas, aunque esto ignore la creencia de que una dieta normal aporta los nutrientes necesarios para evitar deficiencias y que los tratamientos ortomoleculares, no están actualmente relacionados con la deficiencia de vitaminas. La falta de estudios científicos rigurosos acerca de la medicina ortomolecular lleva a que esta sea clasificada junto con otras formas de medicina alternativa y considerada como no científica. Ha sido descrita como una dieta de moda y quackery, con críticas que establecen que está basada en creencias exageradas acerca de los efectos de la nutrición en relación con la salud y las enfermedades. Los practicantes de la medicina ortomolecular a menudo utilizan métodos dudosos para definir qué sustancias son las “correctas”, por ejemplo el análisis de cabello, el cual lleva a falsos resultados cuando se usa en esta moda.

Los defensores de la medicina ortomolecular, afirman que, al igual que en otras formas de medicina alternativa como la homeopatía, sus ideales por lo menos están basados en evidencias biológicas y no en pensamiento mágico, y son capaces de generar hipótesis testables. Ortomolecular, no es un término médico estándar y el uso clínico de nutrientes específicos está considerado como una forma de quimioprevención (como forma de prevenir o retrasar el desarrollo de una enfermedad) o de quimioterapia (para tratar y extinguir).

A pesar de la ausencia de evidencia de su eficacia, el interés por terapias de altas dosis de vitamina C no se ha extinguido del todo y algunos grupos de investigación continúan estudiando si tiene algún efecto como posible terapia contra el cáncer.

Críticas[editar]

La comunidad científica la considera como peligrosa debido a las grandes cantidades de vitaminas y minerales, además de otras sustancias, que la medicina ortomolecular administra a sus pacientes. Ya que puede causar hipervitaminosis u otras patologías. Además, es ineficaz.[18]

En 2012, el grupo de revisión, estudio y posicionamiento de los dietistas y nutricionistas españoles calificó a la nutrición ortomolecular como peligrosa por recomendar dosis extremadamente altas de muchos nutrientes lo que, teniendo en cuenta la evidencia científica existente, puede poner en riesgo la salud provocando patologías como las hipervitaminosis. También indica además que no existe ninguna evidencia sobre su eficacia.[19]​ Lo mismo declaran muchas otras organizaciones internacionales, como la EFSA, la IOM, el comité de nutrición de la academia americana de pediatría o la sociedad americana de oncología. El Ministerio de Sanidad español, la cataloga dentro de las llamadas terapias naturales. La equipara a otras pseudociencias, como la orinoterapia o la abrazoterapia y la diferencia de la terapéutica nutricional que si está avalada por la ciencia y es ampliamente utilizada dentro de la medicina.[19]

Los investigadores ortomoleculares exponen que solo existen 27 casos probados de muerte debido al exceso de vitaminas en 10 años, pero eso no implica que el exceso de vitaminas no pueda ser perjudicial para la salud, ya que puede ser causa de hipercalcemia, cefaleas y náuseas.[20]​ En 2017, un caso de muerte presuntamente provocada por esta práctica se examinará en el sistema judicial español.[21]

Según un estudio, la terapia de megavitaminas era la novena terapia de CAM más generalizada (2.8%) en los Estados Unidos durante 2002. En conformidad con estudios anteriores, este mismo estudio encontró que la mayoría de los individuos (54.9%) utilizaban terapias de CAM conjuntamente con la medicina convencional (página 6):[22]

El hecho de que solamente el 11.8% de adultos buscaran los cuidados de un médico alternativo licenciado o certificado sugiere que la mayoría de los individuos que utilizan terapias alternativas se autorrecetan o automedican.

Referencias[editar]

  1. Saul AW; Hoffer A (2008). Orthomolecular Medicine For Everyone: Megavitamin Therapeutics for Families and Physicians. Laguna Beach, California: Basic Health Publications. ISBN 1-59120-226-4. OCLC 232131968. OL 16944688M. 
  2. McMichael AJ (enero de 1981). «Orthomolecular medicine and megavitamin therapy». Med. J. Aust. 1 (1): 6-8. PMID 7207301. 
  3. Hoffer A, Walker M (2000). Smart Nutrients. Avery. ISBN 0-89529-562-8.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  4. Skinner Patricia (2004). «Gale encyclopedia of alternative medicine: holistic medicine». Thomson Gale. 
  5. «Orthomolecular medicine». orthomed.org. Consultado el agosto de 2013. [verifica la fuente]
  6. a b Aaronson S, etal (2003). «Cancer medicine». En Frei Emil; Kufe Donald W; Holland James F. Cancer medicine 6. Hamilton, Ontario: BC Decker. p. 76. ISBN 1-55009-213-8. «There is no evidence that megavitamin or orthomolecular therapy is effective in treating any disease.»  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  7. «NIH state-of-the-science conference statement on multivitamin/mineral supplements and chronic disease prevention». NIH Consens State Sci Statements 23 (2): 1-30. 2006. PMID 17332802. 
  8. Lipton M, etal (1973). Task Force Report on Megavitamin and Orthomolecular Therapy in Psychiatry. American Psychiatric Association.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  9. Jarvis WT (1983). «Food faddism, cultism, and quackery». Annu. Rev. Nutr. 3: 35-52. PMID 6315036. doi:10.1146/annurev.nu.03.070183.000343. 
  10. Research Newsletter-Fall/Winter 2009. Linus Pauling Institute. Cites research by Gesch summarized in Science magazine's The Theory? Diet Causes Violence. The Lab? Prison.
  11. Gesch CB, etal (2002). «Influence of supplementary vitamins, minerals and essential fatty acids on the antisocial behaviour of young adult prisoners. Randomised, placebo-controlled trial». Br J Psych 181: 22-28. PMID 12091259. doi:10.1192/bjp.181.1.22.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  12. Satia JA, Littman A, Slatore CG, Galanko JA, White E (abril de 2009). «Long-term Use of β-Carotene, Retinol, Lycopene, and Lutein Supplements and Lung Cancer Risk: Results From the VITamins And Lifestyle (VITAL) Study». Am. J. Epidemiol. 169 (7): 815-28. PMC 2842198. PMID 19208726. doi:10.1093/aje/kwn409.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)Plantilla:Unreliable medical source
  13. Brody, Jane (23 de marzo de 2009). «Extra Vitamin E: No Benefit, Maybe Harm». New York Times. Consultado el 24 de marzo de 2009. 
  14. «High dose vitamin E death warning». BBC. 11 de noviembre de 2004. Consultado el 24 de marzo de 2009. 
  15. Duff, Roberta Larson: American Dietetic Association Complete Food and Nutrition Guide, ISBN 0470912073
  16. Historia de la medicina ortomolecular http://www.orthomolecular.org/history/index.shtml
  17. M. Manera. Nutrición ortomolecular, una terapia desaconsejada Los expertos en nutrición desaconsejan la nutrición ortomolecular porque no se sustenta en datos científicos y puede ser peligrosa. Eroski Consumer, 24 de febrero de 2012
  18. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK12354/?depth=2
  19. a b http://fedn.es/docs/grep/docs/ortomolecular.pdf
  20. R. Rizzoli, C. Stoermann, P. Ammann, J.-P. Bonjour. «Hypercalcemia and hyperosteolysis in vitamin D intoxication: Effects of clodronate therapy». ScienceDirect. 
  21. J. Arroyo. Mi hijo murió por culpa de la pseudociencia. Redacción Médica, 15 de abril de 2017
  22. More Than One-Third of U.S. Adults Use Complementary and Alternative Medicine, According to New Government Survey

Bibliografía[editar]

  • Abram Hoffer (1998) Putting It All Together: The New Orthomolecular Nutrition, McGraw-Hill, ISBN 0-87983-633-4
  • Abram Hoffer, M.D. with Linus Pauling (2004) Healing Cancer: Complementary Vitamin & Drug Treatments, CCNM Press, ISBN 1-897025-11-4
  • Pauling, Linus (1986) How to Live Longer and Feel Better, W. H. Freeman and Company, ISBN 0-380-70289-4
  • Roger J. Williams, Dwight K. Kalita (1979) Physician's Handbook on Orthomolecular Medicine, Keats Publishing, ISBN 0-87983-199-5
  • Melvyn R. Werbach, Jeffrey Moss (1999) Textbook of Nutritional Medicine, Third Line Press, ISBN 0-9618550-9-6
  • Joseph E. Pizzorno, Jr., Michael T. Murray (November 2005) Textbook of Natural Medicine, 3rd edition, Churchill Livingstone, ISBN 0-443-07300-7 · 2368pp
  • Alberto L. Dardanelli (2010) Salud y Reequilibrio de los Minerales. Vitaminas, Enzimas, Suplementos, Dieta. Editorial IMO, Buenos Aires, Argentina.

Enlaces externos[editar]