Guerra Civil Dominicana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra Civil Dominicana
Parte de la Guerra Fría
Humanitarian G.I.'s. Firefight where G.I. pushes little kid under jeep for protection, Santo Domingo, May 5., 1965 - NARA - 541806.tif
Soldados estadounidenses cubren a un niño debajo de un Jeep para protegerlo durante un tiroteo en Santo Domingo el 5 de mayo de 1965.
Fecha Del 24 de abril al 3 de septiembre de 1965
Lugar Santo Domingo, República Dominicana
Casus belli Revuelta militar
Resultado
  • Derrota constitucionalista
  • Llamada de alto el fuego
  • Deposición de Juan Bosch de la presidencia
  • Organización de elecciones presidenciales en 1966 bajo supervisión internacional
  • Elección de Joaquín Balaguer como nuevo presidente.
Beligerantes
Bandera de República Dominicana Centro de Entrenamiento de las Fuerzas Armadas dominicanas (CEFA)
Bandera de Estados Unidos Servicio de Inteligencia Militar (SIM)
Bandera de la Organización de los Estados Americanos Inter-American Peace Force (IAPF)
Bandera de República Dominicana Fuerzas Armadas Dominicanas Constitucionalistas
Partidarios del PRD
Comandantes
Bandera de República DominicanaElías Wessin y Wessin
Bandera de Estados UnidosLyndon B. Johnson
Robert York
Bandera de República Dominicana Juan Emilio Bosch Gaviño
Bandera de República Dominicana Francisco Caamaño
Bandera de República Dominicana Manuel Montes Arache
Fuerzas en combate
5000 aproximadamente
Bajas
  • 610 soldados estadounidenses muertos
  • Más de 200 heridos
  • Más de 45 alistados de la IAPF heridos
  • Más de 500 guerrilleros muertos
  • 100 capturados
  • Más de 3000 civiles muertos
[editar datos en Wikidata]

La Guerra Civil Dominicana, También conocida como la guerra de abril, la revolución del 65, o simplemente como la revolución de abril, tuvo lugar entre el 24 de abril y el 3 de septiembre de 1965, en Santo Domingo, República Dominicana, y es conocida por ser el conflicto armado más sangriento en el país en el siglo XX. Inició cuando seguidores civiles y militares del presidente constitucionalmente electo Juan Bosch derrocó al presidente Donald Reid Cabral. El golpe de estado llevó al general Elías Wessin y Wessin a organizar militares leales al presidente Reid, iniciando una campaña contra los así llamados rebeldes constitucionalistas. Alegaciones de apoyo extranjero a los rebeldes conllevó a una intervención estadounidense en el conflicto, que después se transformó en una ocupación de la Organización de Estados Americanos (OEA) del país. Se realizaron elecciones en 1966, en las cuales Joaquín Balaguer fue elegido presidente. Más tarde en el mismo año las tropas internacionales se retiraron del país.

Causas[editar]

El gobierno de Juan Bosch fue en gran medida una rareza en la historia dominicana en ese momento: unas elecciones libres legitimaron un gobierno liberal democrático, que expresó su preocupación por el bienestar de todos los dominicanos, especialmente los de circunstancias modestas, aquellos cuyas voces nunca antes habían sido realmente escuchadas en el Palacio Nacional.[cita requerida]

En abril de ese año una nueva constitución garantizaba los derechos civiles e individuales y respaldaba el control civil de los militares. El nuevo documento otorgaba libertades que nunca se habían conocido en el país; se declaraba algunos derechos laborales, así como a sindicatos, fueron tomadas en cuenta también las mujeres embarazadas, las personas sin hogar, la familia, los niños y los jóvenes, los agricultores y los hijos ilegítimos. Estos y otros cambios, como la reforma sobre las posesiones de tierra, golpeaba a los terratenientes conservadores y militares, sobre todo cuando se yuxtapuso en contra de tres décadas de autoritarismo somnoliento bajo el régimen de Rafael Leónidas Trujillo. La jerarquía de la Iglesia Católica también reprochó el carácter laico de la nueva Constitución, en particular la disposición de la legalización del divorcio. La jerarquía, junto con la cúpula militar y la élite económica, también temían la influencia comunista en el país, y advirtieron de la posibilidad de "otra Cuba". El resultado de esta preocupación y la oposición fue dar un golpe militar el 25 de septiembre de 1963.

El golpe de Estado efectivamente negaba las elecciones de 1962 mediante la instalación de una junta civil, conocida como el "Triunvirato", dominada por los remanentes trujillistas. El líder inicial del Triunvirato fue Donald Reid Cabral. El Triunvirato no logró establecer su autoridad sobre las facciones conservadoras, ni dentro ni fuera del ejército, tampoco convenció a la mayoría de la población de su legitimidad.

La insatisfacción generalizada con Reid y su gobierno, junto con las lealtades hacia el persistente Bosch, produjo una revolución el 16 de mayo.

La guerra civil[editar]

La vanguardia de la revolución de 1965, los perredeístas (miembros del PRD) y otros partidarios de Bosch encabezados por Francisco Alberto Caamaño, se llamaron constitucionalistas (en referencia a su apoyo a la constitución de 1963). El movimiento contó con algunos oficiales militares jóvenes entre sus filas. Una combinación de militares reformistas y aguerridos combatientes civiles salieron a las calles el 24 de abril, tomaron el Palacio Nacional, e instalaron a José Rafael Molina Ureña como presidente provisional. La revolución tomó la dimensión de una guerra civil, cuando las fuerzas conservadoras del ejército, dirigidas por el general Elías Wessin y Wessin, devolvieron el golpe contra los constitucionalistas el 25 de abril. Estas fuerzas conservadoras se autodenominaron leales. A pesar de los ataques con tanques y bombardeos aéreos por las fuerzas leales, de todos modos, los constitucionalistas mantuvieron sus posiciones en la capital, y extendieron el conflicto para asegurar el control de todo el país. El economista venezolano José Antonio Mayobre en representación del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) actúa sin éxito como mediador entre las partes en conflicto durante la crisis de la República Dominicana.

El 28 de abril, los Estados Unidos intervinieron el país activando la Operación Power Pack. El presidente Lyndon B. Johnson envió una fuerza de 42 000 hombres, para garantizar la seguridad en Santo Domingo y para restablecer el orden. Johnson había actuado con la firme creencia de que los constitucionalistas estaban compuestos por comunistas y que por lo tanto no se podía permitir que llegaran al poder. La intervención fue concedida en cierta medida debido a una aprobación hemisférica con la creación de una fuerza de paz auspiciada por la OEA, la cual complementó la presencia militar estadounidense en la República Dominicana. Un inicial gobierno provisional fue dirigido por uno de los "ajusticiadores" de Trujillo, Antonio Imbert Barrera; más tarde, Héctor García Godoy asume la presidencia provisional el 3 de septiembre de 1965. Algunos enfrentamientos violentos entre legitimistas y constitucionalistas continuaron de forma esporádica ya que, una vez más, las elecciones fueron organizadas.

Consecuencias directas (socio-políticas)[editar]

Vida política de Caamaño después de la guerra civil[editar]

Aunque la victoria militar fue decisivamente de las tropas legitimistas e intervencionistas, el conflicto armado sirvió para la sociedad dominicana para demostrar su capacidad de manifestarse en su propia defensa, dando así un legado parcialmente patriota con el bando constitucionalista aunque considerablemente una importante parte de la población se enfiló en el bando legitimista en defensa de su propia nación, a su vez el líder militar Francisco Caamaño consideró que el conflicto tuvo una "victoria social" en el país. Luego de finalizada la guerra civil y en los años siguientes Francisco Caamaño ocupó ciertos cargos diplomáticos en representación del país en Estados Unidos y Europa; sin embargo su espíritu guerrillero le llevó a instalarse en Cuba bajo la protección del gobierno de Fidel Castro. Desde ese mismo lugar creo un plan militar insurgente con el objetivo de formalizar un foco guerrillero en República Dominicana para iniciar una revolución para definitivamente derrocar al presidente Joaquín Balaguer (reformista-conservador), pero en este caso la población se rebelaría en defensa del gobierno y, las Fuerzas Armadas Dominicanas actuarían con tenaz lealtad, disciplina y capacidad bajo la orden gubernamental, aplastando así la insurgencia de 1973 y asesinando al popular líder militar Francisco Caamaño (todavía no está claro qué quería lograr realmente la insurgencia).

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]