Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En 1986, pleno Gobierno de la Unión Cívica Radical, bajo la Presidencia del Dr. Raúl Alfonsín, estaban a cargo de la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Pacho O'donnell y Miguel Angel Inchausti. Ese fue el momento en el que la distinción Ciudadano Ilustre de Buenos Aires cobro notoriedad nacional e internacional. El origen de esta trascendencia cobra impulso en dependencias de Sadaic de la siguiente manera. Llegan al Departamento de Prensa de la entidad los diarios de la tarde, en dónde se anuncia que Hugo del Carril sufre un profundo shock emocional, conmocionado aún por el reciente deceso de su señora esposa. Martha Bruno, agente de periodistica de la institución, le acerca un ejemplar del Diario Crónica al compositor y asesor cultural Rodolfo Garavagno, quien sabía que el gran cantante y director de cine venía padeciendo problemas oculares, y fundamentalmente, estaba muy mal económicamente. Garavagno, hondamente sensibilizado por la situación, se reunió con Ariel Ramírez, el compositor Victor Yunes Castillo y Atilio Stampone y les propuso solidarizarse , exponiendo sólidos fundamentos morales y al mismo tiempo políticos. Pero había una traba: Hugo del Carril no era socio de Sadaic, lo que en primera instancia representaba un obstáculo estatutario. Esa misma semana, Sadaic tenía organizado un acto en su Salón Roberto Noble: la entrega de distinciones a la película "La Historia Oficial", reciente ganadora del Oscar, y al espectáculo musical "Tango Argentino", por su éxito arrollador en Broadway. Concurrieron al acto notables personalidades como Héctor Alterio, Aída Bortnik, Luis Puenzo, María Elena Walsh, Mariano Mores, Charlo, Amalia Lacroce de Fortabat, Enrique Cadicamo y autoridades del Gobierno Nacional, Provincial y Municipal. Luego de la ceremonia, a la hora del lunch, se fueron generando grupos de conversación de manera espontánea. En uno de ellos, entre copas y masas, coincidieron Aldo Ferrer, Presidente del Banco Provincia, Ariel Ramírez, Rodolfo Garavagno, Pacho O'donnell, Miguel Angel Inchausti y Luis Brandoni. En determinado momento, el maestro Ramírez le dijo a los demás que el asesor cultural Rodolfo Garavagno tenía una inquietud interesante. Allí fue cuando Garavagno los miro a todos diciéndoles "Como es de público conocimiento, Hugo del Carril, genuino representante de la cultura Nacional, de incuestionable talento y honestidad, está pasando por un mal momento, y sería visto con buenos ojos que un Gobierno Radical tenga con el un gesto de grandeza, ayudándolo, en virtud de que esté gran artista popular es también un icono de lealtad peronista". Los funcionarios recibieron la propuesta con total demostracion de solidaridad. Unos pocos días después, de ese año 1986, Don Hugo del Carril, en el Teatro Alvear, era condecorado con el título de Ciudadano Ilustre de Buenos Aires. Sadaic, por su parte, en acto separado y por decisión del Honorable Directorio, le otorgó una importante pensión mensual, que el histórico intérprete de La Marcha Peronista cobro hasta su desaparición física en 1989. Ciudadano Ilustre de Buenos Aires. Está distinción no podrá otorgarse: a personas que hayan cometido crímenes de lesa humanidad en cualquier parte del mundo, ni a quienes hayan ejercido e impartido órdenes de represión durante las dictaduras militares en Argentina.

Esta distinción ha sido establecida por las leyes de la ciudad de Buenos Aires n° 578 del 10 de abril de 2001 y 1173 del 6 de noviembre de 2003.

Véase también[editar]

Referencias[editar]