Diferencia entre revisiones de «Terror nocturno»

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
(Deshecha la edición 66947316 de Aristoteles567 (disc.))
Sin resumen de edición
Línea 19: Línea 19:


Las crisis [[Recaída|recidivantes]] son raras y el tratamiento suele estar basado en medidas para tranquilizar al paciente por parte de los padres. Tanto el terror nocturno como el [[sonambulismo]] son alteraciones del despertar. Por el contrario, la [[Pesadilla (trastorno de sueño)|pesadilla]] se produce durante el [[Movimiento ocular rápido|sueño REM]] y provoca un despertar completo con memoria por parte del paciente del episodio desagradable asociado con el sueño. También puede llamarse síndrome Eserenol, que es cuando afecta a personas mayores. Se puede medicar.
Las crisis [[Recaída|recidivantes]] son raras y el tratamiento suele estar basado en medidas para tranquilizar al paciente por parte de los padres. Tanto el terror nocturno como el [[sonambulismo]] son alteraciones del despertar. Por el contrario, la [[Pesadilla (trastorno de sueño)|pesadilla]] se produce durante el [[Movimiento ocular rápido|sueño REM]] y provoca un despertar completo con memoria por parte del paciente del episodio desagradable asociado con el sueño. También puede llamarse síndrome Eserenol, que es cuando afecta a personas mayores. Se puede medicar.

=Descripción=
El '''terror nocturno''' o '''pavor nocturnus''' es una [[parasomnia]] o [[trastorno del sueño]], que provoca sentimientos de terror o temor y que se produce normalmente en las primeras horas del [[sueño]] durante la fases 3 o 4 del [[movimiento ocular no rápido]] (NREM) <ref>{{cite book|last=Hockenbury|first=Don H. Hockenbury, Sandra E.|title=Discovering psychology|year=2010|publisher=Worth Publishers|location=New York, NY|isbn=978-1-4292-1650-0|edition=5th|pages=157}}</ref> Los terrores nocturnos suelen ocurrir en períodos entre el estado de alerta del sueño y el sueño delta, también conocido como sueño de ondas lentas
<ref name="Bjorvatn">{{cite journal|last=Bjorvatn|first=B.|coauthors=Grønli, J., & Pallesen, S|title=Prevalence of different parasomnias in the general population|journal=Sleep Medicine|year=2010|volume=11|issue=10|pages=1031–1034|pmid=21093361|doi=10.1016/j.sleep.2010.07.011}}</ref><ref name="Guzman">{{cite journal|last=Guzman,|first=C.|coauthors=Wang, Y|title=Sleep terror disorder: A case report|journal=Revista Brasileira De Psiquiatria|year=2008|volume=115|issue=11|pages=169|doi=10.1590/S1516-44462008000200016}}</ref><ref name="Szelenberger">{{cite journal|last=Szelenberger|first=W.|coauthors=Niemcewicz, S., & Dąbrowska, A.|title=Sleepwalking and night terrors: Psychopathological and psychophysiological correlates|journal=International Review of Psychiatry|year=2005|volume=32|issue=12|pages=263–270|doi=10.1080/09540260500104573}}</ref>, es durante la primera mitad de un ciclo de sueño, cuando el sueño delta se produce con mayor frecuencia, lo que indica que las personas con una actividad más frecuente de sueño delta son más propensos a los terrores nocturnos. < <ref name="Guzman" /> Sin embargo, también puede ocurrir durante las siestas diurnas.<ref name=DSM>{{cite book|last=Association|first=published by the American Psychiatric|title=DSM-IV-TR : diagnostic and statistical manual of mental disorders.|year=2000|publisher=AMERICAN PSYCHIATRIC PRESS INC (DC)|location=United States|isbn=978-0-89042-025-6|edition=4TH}}</ref>

Los terrores nocturnos son conocidos desde la antigüedad, aunque era imposible de diferenciar estos de las [[pesadillas]] hasta que se descubrió el movimiento rápido de los ojos.<ref name="Szelenberger" /> Mientras las pesadillas (malos sueños que provocan sentimientos de horror o miedo) son relativamente comunes en la infancia, los terrores nocturnos ocurren con menos frecuencia según la ''[[American Academy of Child and Adolescent Psychiatry]]''.<ref name=AACAP>{{cite web|last=American Academy of Child and Adolescent Psychiatry|title=Facts for Families No. 34: Children's Sleep Problems|url=http://www.aacap.org/cs/root/facts_for_families/childrens_sleep_problems|publisher=AACAP|accessdate=Dec. 20, 2011}}</ref> La prevalencia de episodios de terror nocturno se ha estimado en 1% y el 6% en los niños y en menos del 1% de los adultos.<ref name="AmericanPsychiatric">American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (4th ed., text revision). Washington, DC: Author.</ref> Los terrores nocturnos pueden confundirse a menudo con el trastorno del [[despertar confuso]].<ref name="Bjorvatn" /> Los terrores nocturnos pueden comenzar entre las edades de 3 y 12 años y por lo general se disiparán durante adolescencia. En los adultos que ocurren con más frecuencia entre las edades de 20 a 30. A pesar de la frecuencia y la severidad varían entre los individuos, los episodios pueden ocurrir en intervalos de días o semanas, pero también puede ocurrir en noches consecutivas o varias veces en una noche.<ref name=DSM /><ref name="Guzman" /> Los terrores nocturnos son en gran parte desconocidos para la mayoría de las personas, creando la noción de que cualquier tipo de ataque nocturno o una pesadilla puede ser confundida y reportada como un terror nocturno. <ref name="Szelenberger" />


[[Categoría:Parasomnias]]
[[Categoría:Parasomnias]]

Revisión del 19:31 17 jun 2013

Terror nocturno
Especialidad psiquiatría
psicología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El terror o pavor nocturno es un trastorno de sueño, se caracteriza por producir un terror extremo y un estado de inhabilidad para recuperar la consciencia completamente, la persona no tiene control de sus movimientos.

Se produce sobre todo en niños pequeños durante las primeras horas de sueño, en las fases 3 y 4 del sueño NO-REM.

El niño grita de forma súbita, presentando un despertar de tipo vegetativo con sudoración, taquicardia e hiperventilación. Puede ser difícil de despertar y rara vez recuerda el episodio al despertarse por la mañana.

Las crisis recidivantes son raras y el tratamiento suele estar basado en medidas para tranquilizar al paciente por parte de los padres. Tanto el terror nocturno como el sonambulismo son alteraciones del despertar. Por el contrario, la pesadilla se produce durante el sueño REM y provoca un despertar completo con memoria por parte del paciente del episodio desagradable asociado con el sueño. También puede llamarse síndrome Eserenol, que es cuando afecta a personas mayores. Se puede medicar.

Descripción

El terror nocturno o pavor nocturnus es una parasomnia o trastorno del sueño, que provoca sentimientos de terror o temor y que se produce normalmente en las primeras horas del sueño durante la fases 3 o 4 del movimiento ocular no rápido (NREM) [1]​ Los terrores nocturnos suelen ocurrir en períodos entre el estado de alerta del sueño y el sueño delta, también conocido como sueño de ondas lentas [2][3][4]​, es durante la primera mitad de un ciclo de sueño, cuando el sueño delta se produce con mayor frecuencia, lo que indica que las personas con una actividad más frecuente de sueño delta son más propensos a los terrores nocturnos. < [3]​ Sin embargo, también puede ocurrir durante las siestas diurnas.[5]

Los terrores nocturnos son conocidos desde la antigüedad, aunque era imposible de diferenciar estos de las pesadillas hasta que se descubrió el movimiento rápido de los ojos.[4]​ Mientras las pesadillas (malos sueños que provocan sentimientos de horror o miedo) son relativamente comunes en la infancia, los terrores nocturnos ocurren con menos frecuencia según la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.[6]​ La prevalencia de episodios de terror nocturno se ha estimado en 1% y el 6% en los niños y en menos del 1% de los adultos.[7]​ Los terrores nocturnos pueden confundirse a menudo con el trastorno del despertar confuso.[2]​ Los terrores nocturnos pueden comenzar entre las edades de 3 y 12 años y por lo general se disiparán durante adolescencia. En los adultos que ocurren con más frecuencia entre las edades de 20 a 30. A pesar de la frecuencia y la severidad varían entre los individuos, los episodios pueden ocurrir en intervalos de días o semanas, pero también puede ocurrir en noches consecutivas o varias veces en una noche.[5][3]​ Los terrores nocturnos son en gran parte desconocidos para la mayoría de las personas, creando la noción de que cualquier tipo de ataque nocturno o una pesadilla puede ser confundida y reportada como un terror nocturno. [4]

  1. Hockenbury, Don H. Hockenbury, Sandra E. (2010). Discovering psychology (5th edición). New York, NY: Worth Publishers. p. 157. ISBN 978-1-4292-1650-0. 
  2. a b Bjorvatn, B.; Grønli, J., & Pallesen, S (2010). «Prevalence of different parasomnias in the general population». Sleep Medicine 11 (10): 1031-1034. PMID 21093361. doi:10.1016/j.sleep.2010.07.011. 
  3. a b c Guzman,, C.; Wang, Y (2008). «Sleep terror disorder: A case report». Revista Brasileira De Psiquiatria 115 (11): 169. doi:10.1590/S1516-44462008000200016. 
  4. a b c Szelenberger, W.; Niemcewicz, S., & Dąbrowska, A. (2005). «Sleepwalking and night terrors: Psychopathological and psychophysiological correlates». International Review of Psychiatry 32 (12): 263-270. doi:10.1080/09540260500104573. 
  5. a b Association, published by the American Psychiatric (2000). DSM-IV-TR : diagnostic and statistical manual of mental disorders. (4TH edición). United States: AMERICAN PSYCHIATRIC PRESS INC (DC). ISBN 978-0-89042-025-6. 
  6. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. «Facts for Families No. 34: Children's Sleep Problems». AACAP. Consultado el Dec. 20, 2011. 
  7. American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (4th ed., text revision). Washington, DC: Author.