Trusted Computing

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La computación confiable (en inglés Trusted Computing) ha sido una estrategia de varias compañías entre las que destacan Intel y Microsoft para realizar el control de lo que se permite o no hacer con un computadora, o, por extensión, cualquier equipo con un microchip que permita esas capacidades.

Junto a la gestión de derechos digitales, se proporciona un entorno perfecto para evitar los denominados como usos no autorizados de material con copyright, especialmente, aunque no limitado a, películas de vídeo y música.

Introducción[editar]

Básicamente la idea se promociona, como su nombre indica, como un sistema que permite confiar en él para que todo sea más fiable. No obstante, si bien eso podría ser cierto desde el punto de vista del fabricante de software o de contenidos, resulta completamente inverso desde el punto de vista del usuario del ordenador.

Esto se debe a que el sistema realiza un control de las actividades del usuario, impidiendo cualquier posibilidad de que haga algo que no le hayan permitido explícitamente las compañías. Por ejemplo, para evitar que se haga una copia de un vídeo de alta resolución que la compañía vendedora haya prohibido en la gestión de derechos digitales, el sistema impedirá que se reproduzca con esa calidad, o incluso por completo (según lo especificado por el vendedor del contenido) si, por ejemplo, existiera una salida no certificada y controlada por dicho sistema.

Como se puede imaginar, esto desata la discusión de ¿a quién obedece —debe obedecer— la computadora?. Evidentemente, un usuario normal no desea comprar un equipo que va a hacer las funciones de policía hacia él, vigilando todas sus acciones, y penalizando además el rendimiento y el coste del sistema.

Computación confiable y el software libre[editar]

Otro tema a mencionar es el software libre. Evidentemente, un sistema cuya finalidad es el control absoluto del usuario, la implementación de restricciones y, como origen y final, el aumento de beneficios de diversas compañías (especialmente las de contenidos) entra en conflicto con la idea de software libre. De hecho, en el plan original parece haber la intención de dar un golpe al software libre (actualmente haciendo bastante competencia a grandes compañías como Microsoft) para "librarse" de él.

Algunas versiones de la computación confiable requerirán que el sistema operativo esté específicamente autorizado por una compañía particular. Los sistemas operativos libres no podrán ser instalados. Además, requerirán que cada programa sea específicamente autorizado por el desarrollador del sistema operativo. No podrá ejecutar aplicaciones libres en tales sistemas.

Otro asunto es que, según las leyes de cada país, si usted averigua cómo deshacerse de las restricciones y usar el sistema a su antojo y se lo comunica a alguien, eso podría constituir un delito. Frente a ello, fundaciones como la Electronic Frontier Foundation y la Free Software Foundation han levantado la voz y se oponen de múltiples formas a la restricción de derechos de los usuarios.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]