Tratado de Saint-Clair-sur-Epte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Ducado de Normandía entre 911 y 1050. Rayados, los territorios originales concedidos a Rollon.

El Tratado de Saint-Clair-sur-Epte fue firmado el 11 de julio de 911 por Carlos III de Francia y el caudillo vikingo Rollon. En él se autoriza el establecimiento de los Normandos en Neustria a fin de proteger el reino de Carlos III de las invasiones de otras incursiones vikingas.

No se sabe de ninguna copia de este tratado por el que se crea el Ducado de Normandía.

En virtud de este tratado, Carlos III entrega a Rollon la región comprendida entre los ríos Epte y Oise, exceptuando el Vexin Français, es decir, los condados o abadías de Ruan, Évreux y Lisieux lo que correspondería a las actuales regiones francesas de Alta Normandía y Pays d'Auge. A cambio, Rollon se comprometía a abrazar la fe cristiana, casarse con Giselle, hija ilegítima de Carlos III, rendiría vasallaje al rey y defendería Normandía contra los ataques piratas de otros vikingos. En relación a este punto, la historia dice que las cosas se complicaron cuando Rollon se negó a arrodillarse ante Carlos III para besarle los pies, como era tradicional durante el acto de vasallaje. Para resolver este inconveniente se llegó a una solución de compromiso, así que sería uno de los guerreros de Rollon el que debía besar los pies del rey; pero el guerrero, tan orgulloso como su señor, sin arrodillarse si quiera, agarra el pie del rey y lo eleva tan alto que Carlos III acaba rodando por los suelos[cita requerida].

La región se convirtió entonces en un ducado llamado Normandía, de Northmanorum o Nortmanni que significa "Hombres del norte", nombre con el que se denominaba a los invasores vikingos. Rollon fue nombrado primer duque de Normandía con el nombre de Roberto I.

Bibliografía[editar]

Timothy Baker. The Normans. New York: MacMillan. 1966.